sábado, 26 de diciembre de 2009

GRACIAS POR SU VISITA

Retazos de la vida les desea a sus lectores y amigos un año 2010 lleno de salud, prosperidad y muy buenas lecturas.


FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2010 en Yahoo! Vídeo


lunes, 21 de diciembre de 2009

EL COMITÉ II

Hipócrates vivió en el siglo IV antes de Cristo. Hasta entonces, el médico cumplía una doble función; una era curar…¡la otra matar!

La gran contribución de Hipócrates, que pasó a la era Cristiana y guió la profesión de médico durante los siguientes dos milenios, fue la de separar la función de curar y la de matar del médico. A partir de entonces, el médico solo curaría. A través de los siglos, el juramento hipocrático ha contenido la frase, primun non nocere, "en primer lugar, no hacer daño".


En la actualidad, los médicos que se gradúan ya no toman el juramento hipocrático. Con el aborto y el apresuramiento para legalizar la eutanasia, los médicos, trágicamente, han vuelto a asumir esa doble función

http://www.vidahumana.org/vidafam/eutanasia/medico.html




Había olvidado decirles que me llamo William Geiger, mis abuelos llegaron de Polonia a Colombia en los tiempos de la segunda guerra mundial y a través del río de la Magdalena arribaron a Puerto Berrío en medio de un sofocante calor y de una nube apocalíptica de mosquitos. Allí en un hotelucho nació mi madre Tesia, una partera nativa atendió el parto.

Mi abuelo Tomasz resolvió pronto emigrar a tierras más templadas por lo que tomaron el tren que los llevaría a Medellín, una ciudad de clima más amable, según le habían contado en sus caminatas por el pueblo.

Mi madre entonces creció en esta bella ciudad, mientras que mi abuelo prosperaba con su industria de lápidas de granito español Grissal.

En conclusión y para no alargar esta historia, somos unos desplazados más de los que llegaron a esta Villa. Aquí vine yo al mundo y tuve la suerte de estudiar en la mejor facultad de medicina de la ciudad y luego especializarme como oncólogo en el campus de la Universidad Johns Hopkins.

Una mañana durante uno de mis recorridos dentro de la clínica donde ahora laboro, visitaba a varios pacientes que por su condición serían trasladados al día siguiente a sus casas con todos los soportes técnicos y médicos, como lo estipula el CC (Comité científico), enfermera permanente, aparato de inyección de líquidos, visitas médicas domiciliarias, etc., en conclusión una atención 1A.

La condición de ellos era estable. Berta mostraba una notable recuperación y de seguir el tratamiento religiosamente podría tener varios años de vida de gran calidad, yo estaba muy contento con su evolución y hasta había surgido una gran empatía con tan bella señora.

Al entrar a su cuarto vi inclinado sobre ella a un enfermero, que al percatarse de mi presencia se irguió rápidamente y guardó con presteza algo en el bolsillo de su chaqueta.

- ¿Que hace enfermero? , le pregunté extrañado.
- Le revisaba las sondas doctor…, me respondió inseguro mientras se retiraba.

Berta me contó luego que la había despertado el enfermero al inyectarle algo en el estómago.
Yo la convencí de que el solo le había revisado las sondas, que eso solo lo había soñado pues nadie le había prescrito tal cosa. Como ya caía la noche y mi turno terminaba, me despedí de Berta prometiéndole que al día siguiente la visitaría antes de que dejara la clínica, ella soltó una risotada de alegría mientras me decía:


- Yo veré, yo veré.


Al día siguiente regresé a la clínica y lo primero que hice fue dirigirme al cuarto de Berta, la puerta estaba abierta y había más personas de lo acostumbrado, algunos sollozaban. Alarmado apuré el paso y al entrar Berta ya no estaba, solo su cuerpo pálido y cadavérico yacía en la cama.

Tuve que retirarme al salón de espera para que nadie descubriera las lágrimas que mojaban mi cara.




CAPÍTULO III


La muerte inesperada de Berta me había conmovido en grado sumo, ahora comprendía el porqué de mi especial afecto hacia ella, me recordaba a mi abuela Ewa, con su temperamento dulce y jovial, me hacía revivir esos bellos momentos cuando al lado de su cama y aún estando ya enferma nos divertía con las historias de su juventud en Kielce, de la increíble forma en que conoció a mi abuelo durante la persecución antisemita al final de la segunda guerra que los obligó a huir juntos como polizones ocultos en un gran barril a bordo de un desvencijado camión de mudanzas.

Sentado en el cafetín de la clínica estos recuerdos se convirtieron de pronto en elucubraciones sobre el motivo del fallecimiento de Berta. Vino a mi mente la imagen del enfermero en su cuarto, de la historia de Berta, de la “coincidencial” muerte de otros pacientes de esa ala en la misma semana. Parecía que algo anormal estaba sucediendo y yo tenía que descubrirlo.

Tenía que ser muy prudente en esto, por eso acudí a Luisa, una empleada de archivo que me inspiraba una gran confianza. Le pedí que revisara las historias de los pacientes fallecidos esa semana y que me facilitara sus copias, no sin antes rogarle que el asunto quedara entre nosotros.

Muy pronto Luisa me llevó personalmente estos informes a mi oficina y me comentó que el doctor Franco, jefe de piso se había enterado del asunto al entrar al cuarto de copias. Después de agradecerle su gestión eché seguro al cerrojo y me dispuse a estudiar los documentos.

Cada vez me preocupaba más el asunto, Todos los pacientes fallecidos superaban los sesenta años, estaban prontos a ser remitidos a sus casas por recomendación del CC con todos los servicios ofrecidos por su plan de salud.
Ninguno de ellos estaba hasta el día de su fallecimiento en estado crítico, todos habían muerto en las horas del amanecer, justo cuando cogía turno el extraño enfermero. Ahora debía enfocar mi investigación sobre ese siniestro personaje.
Alguien llama a mi puerta…

- ¿Quién es?, pregunté, mientras metía presuroso las carpetas en el cajón del escritorio.
- El doctor Franco, quisiera hablar algo importante con usted.




CAPÍTULO IV


Me gusta vivir solo, mi apartamento es pequeño pero acogedor, tengo pocas cosas pero presto gran importancia a mi reproductor de sonido, poseo una completa colección de música de Vivaldi, Chopin y de Bach, me desconecto del mundo en las noches dejándome transportar con sus obras, esta noche estoy disfrutando de la tocata y fuga en re menor de…, me interrumpe el repique del teléfono, lo descuelgo con pereza y escucho:

- Doctor Geiger, habla con el doctor Franco, espero que haya estudiado el disco que le entregué esta tarde, estoy en el barcito tabaco y ron, esto no podemos discutirlo por teléfono, sin decir más colgó. Ahora tenía que acudir a la cita inmediatamente, esto se está poniendo muy desagradable.

A esa hora en el bar había poca gente, entré en busca de Franco oteando por todo el salón, lo vi en la barra apurándose un escocés.


- Tome asiento por favor William, el asunto es serio y tenemos que buscarle solución…

Yo me acomodé y me dispuse a escucharlo con atención, presentía que este hombre sabía todo lo que yo estaba buscando.

- Me he dado cuenta que usted ha detectado los inusuales casos de defunciones en el ala 3A…
Al notar mi estupor el doctor Franco con voz calmada continuó:

- No se angustie Geiger, en realidad desde su llegada presentí que por fin había llegado el indicado para confiarle esto, hace varios años el CC cayó en manos de unos accionistas sin escrúpulos, políticos e inversionistas de dudosa moral que lograron incrustar en la junta a varios médicos y financistas de su camada personal, absorbieron a las otras empresas de salud del país con la figura de alianzas estratégicas. Ellos mismos no son autónomos pues solo siguen las consignas del verdadero pulpo internacional de la salud mundial o sea la OSM.

- ¿La OSM?, está seguro de esto, sería monstruoso…

- Segurísimo, esta agencia es un lobo vestido de cordero, consiguió acomodarse en la organización de naciones del globo para legitimarse y obtener buen nombre. En realidad ellos convirtieron la noble carrera médica en una industria del dolor.

No solo piensan en el lucro vendiendo caras sus medicinas, sino que ahora planean producir en masa las enfermedades para multiplicar sus ganancias.

En nuestro caso, estamos presenciando la práctica, según ellos, de ayudar al paciente a morir con dignidad, mientras que el propósito verdadero es el de evitar la prestación de servicios onerosos a pacientes que en su opinión omnisciente ya cumplieron su ciclo productivo.

- Franco, esto ni siquiera podríamos considerarlo como eutanasia, esto es una masacre, le dije sin titubeos.



Mar adentro, cuando es el paciente quien tiene la opción


video



William, en la información contenida en el disco usted debió ver los puntos que clasifican a los pacientes como tratables, controlables y desechables. Han convertido la salud en un mercado salvaje. A pesar de que esto va contra mis principios, he logrado infiltrarme en la junta directiva, moviendo influencias aquí y allí, ellos creen que soy uno de ellos, por eso es importante que manejemos esto con mucha discreción, en ello nos va la vida.

- ¿Y que puedo hacer yo contra tal poder?.

- Mucho mi estimado Geiger, pronto por recomendación mía, usted será nombrado nuevo miembro de la junta del CC, su objetivo será enterarse de los nuevos planes y sugerencias que en este fin de período llegan del poder central…

- ¿La OSM?


- Exacto William, mejor me retiro, no es bueno que en adelante nos vean juntos.


CAPÍTULO V


Tal como me lo dijo Franco, mi nombramiento para integrar la junta del CC llegó a la semana siguiente, yo había seguido sistematizando todas las historias de los pacientes que habían pasado por el ala 3A de la clínica y al terminar cada jornada de esta labor, borraba todos los registros de mi portátil y guardaba cuidadosamente el disco entre un resquicio que había entre las piedras de la chimenea.

También tenía en mi poder la hoja de vida del misterioso enfermero, su nombre era Vilmer Sarai Muñoz, su diploma de enfermería era falso pues en la escuela de salud de la universidad donde rezaba había sido expedido no tenían ningún registro de este individuo, tenía 27 años y llevaba 5 años trabajando como voluntario recomendado por el CC. El rompecabezas comenzaba a armarse y a confirmar mis sospechas.

Luisa en el archivo se había convertido en una gran colaboradora en eso de conseguirme cuanto dato le pedía.

Llegó al fin el día de mi iniciación en la junta del CC, ese jueves había amanecido frío y lluvioso, las luces de los semáforos se reflejaban en el espejo del pavimento mojado y me recordaron mi primer día de universidad, viré mi auto y entré al parqueadero de la clínica, si, la sensación era la misma de mi primer día de clase de anatomía, solo que ahora cualquier error pondría en peligro mi vida.

Caminé hasta el fondo del pasillo que conducía al salón de juntas, allí estaban ya todos los otros veinte integrantes del sombrío grupo, todos con bata de blanco impoluto, sepulcros blanqueados. Al mirarlos nadie imaginaría que aquellas personas tan pulcras y perfumadas podrían albergar un alma tan sucia.

Se abrió la puerta e ingresamos cual párvulos a su aula de clase, tomamos asiento y comencé a descubrir entre el grupo a muchos conocidos de la profesión médica del país, varios representaban a otros hospitales y clínicas de la ciudad y de la capital.

Ya les había explicado antes la mecánica de estas reuniones por lo que pasaré a otra cosa.

CAPÍTULO VI

DOCUMENTO SECRETO

En el disco que me dio el doctor Franco encontré las últimas recomendaciones de la OSM, verán que no son otra cosa que el control total de la salud del pueblo. Recomiendan urgentemente fusionarse en alianzas estratégicas con todos los centros hospitalarios del país, mientras ellos tratan de apoderarse de la mayoría de las acciones que estén puestas en la bolsa.

También está la recomendación especial de fluorizar los acueductos de todas las ciudades y municipios. Ya este procedimiento fue introducido desde 1969 con éxito y goza de la aprobación general, se vende como un anti bacterial y protector de los dientes. Yo tengo información de buena fuente que contradice esto:



Cospiración fluor 1




video


“Hay una enorme cantidad de estudios que dicen que la fluorización del agua es perjudicial para la salud.

Además que no hace ningún efecto a la salud bucal, La fluorización del agua es perjudicial para la salud. Además es MENTIRA, que los países que tienen el agua fluorizada tengan menor índice de caries dentales. Para que el Flúor haga efecto debe ser aplicado directamente en el diente y en mínimas dosis.”

El Flúor se usa como complemento en varios venenos (ejemplo: veneno para ratas). La ingestión de flúor es muy perjudicial.”

Hay mucha bibliografía al respecto, pero ahora no es el momento de extendernos en ello.

Otra perla es el listado de fármacos sugeridos para entregar a los pacientes de las prestadoras de salud afiliadas al CC., figuran muchas que ya fueron retiradas de Norte América y Europa, por causar graves efectos secundarios.

Los financistas de la OSM dictaminan que deben ser negados los servicios onerosos que vayan en detrimento de las ganancias de los inversionistas de la CC.

Y aquí la tapa: Los pacientes de avanzada edad y altos costos de tratamiento, deben ser tratados con paliativos genéricos y ayudados a salir lo más pronto posible de su lamentable estado de la manera más discreta, siguiendo el procedimiento SM_666. Que tal, aquí estaba la joya del tesoro.
Otro punto aterrador: En cumplimiento al contrato suscrito con el SAD y estando de acuerdo con el principio de la seguridad de nuestro sistema, serán subrayados en amarillo todos los pacientes señalados por el SAD en la base de datos y en su posología serán incluidas medicinas calmantes y aminorantes de la voluntad y la creatividad, Fluoroxedina será una de ellas, en el manual C 27 encontraran lista de recomendaciones. Así siguen otros puntos más de este documento, al que obviamente no tendrá acceso sino el personal especial de la organización, Hasta ahora me ha sido imposible conseguir ese listado.

En la secundaria hice muy buenos amigos, entre ellos J.J., quien tiene actualmente un programa de televisión a nivel nacional de enorme sintonía y credibilidad. Ya conversé telefónicamente con el y acordamos que nos veríamos en la capital en tres días, no le adelante nada siguiendo la recomendación de Franco, veremos si por ahí se puede desenmascarar este complot. Mientras tanto estoy borrando los rastros en mi PC para esconder el disco en su sitio.



CAPÍTULO VII

Ya han pasado tres meses desde comenzó todo este lio, tres reuniones a las que he asistido y presiento que estoy en el ojo del huracán, trato de actuar con naturalidad, pero comienzo a sentirme algo paranoico. Siento como si un ojo me vigilara y me siguiera a todas partes. Cada vez que me reúno con Franco en el cafetín a cotejar nuestro avance en la investigación me parece que nos observan.

Franco aún no había llegado y me preocupó su retraso, pues era de los que llegaban con adelanto a sus citas. Pedí un trago para esperarlo y solo llegó cundo estaba comenzando el tercero.
Llegó pálido y nervioso, nunca lo había visto así, se sentó mirando hacia todos lados y me dijo:

- William, parece que comenzamos a alborotar el avispero, debemos cambiar nuestro punto de reunión, un auto rojo me estuvo siguiendo por un largo trayecto, tardé mucho en perderlo…

- De acuerdo, yo también estoy algo perturbado, tenemos que redoblar nuestras precauciones.

- He conseguido parte de la lista de los verdugos de la ciudad, hay varios médicos y personal de enfermería, entre ellos, Vilmer Sarai. También están los nombres de varios políticos y gente muy importante del mundo financiero.

Al terminar de decir esto deslizó un mini CD al bolsillo de mi chaqueta.

- Guárdalo bien pues no queda copia de estos datos, creo que ya tenemos suficiente para que tu amigo periodista inicie la denuncia en su programa, que Dios nos ampare.

Después de retiro mientras me decía que al día siguiente lo visitara en su consultorio para entregarme el resto de los informes.
Esa noche en el apartamento no dormí estudiando esas impresionantes revelaciones, en efecto vi en la lista los nombre de personas muy importantes de la sociedad, la política, la banca y la industria.

Las primeras luces del amanecer entraron por los cristales del balcón y el rumor del metro se escuchaba como el zumbido de una enorme abeja…

Esa tarde debía viajar a Bogotá a entregarle a J.J., ese arrume impresionante de información, sería la batalla de David contra Goliat, solo que en estos tiempos mi arma ya no era una honda, sino una memoria USB.
El agua de la ducha alivió un poco el malestar del trasnocho, me apuraba a bajar al parqueadero del edificio cuando sonó el teléfono justo antes de cerrar la puerta, tomé la bocina y era Franco que con voz entrecortada me decía:

- William, apúrate que algo está pasando aquí… Biiii…Se colgó la llamada.

- Corrí como loco rumbo a la clínica y por poco choco contra un camión en un cruce, la adrenalina corría por mis venas y me daba el valor adicional que requería ante esta zozobra.

Sin darme cuenta llegué al parqueadero de la clínica, corrí al ascensor y subí al piso 10, donde Franco tenía su consultorio, que le estaría pasando…, la puerta estaba entreabierta y había poco movimiento en el piso.

Empujé la puerta y vi a Franco sentado en su silla, como mirando por el ventanal que estaba atrás de su escritorio.

Hola Franco, que alivio verte, ahora dígame por favor cual era el apuro.

Cuando me acercaba para ver que le pasaba, sentí un tremendo porrazo en la cabeza y caí al piso mientras escuchaba como alguien salía corriendo del lugar. Como pude me levanté apoyándome de Añadir imagenuna silla pude acercarme a Franco.
Añadir imagen
El permanecía inmóvil y solo cuando giré su silla pude ver esa palidez cadavérica a la que tanto nos enfrentamos los galenos. Noté que su mano derecha estaba empuñada como asiendo algo, se la abrí con dificultad y descubrí en ella un botón blanco.

Tambaleante aún salí hasta el puesto de enfermería del piso y les informé lo sucedido. Miré mi reloj y me retiré rápidamente hacia el apartamento a recoger mi equipaje y los valiosos soportes que entregaría a J.J. De nuevo mi auto parecía compitiendo en Daytona.

La puerta de mi apartamento estaba abierta y la chapa forzada, tomé una varilla que estaba recostada en el carrito de aseo y entré. Accioné el citófono y le pedí al portero que llamara a la policía y subiera, todo estaba en desorden, los muebles patas arriba, los cajones volcados sobre la cama, los cuadros arrancados de las paredes y rasgados atrás. Me acerqué a la chimenea y por suerte la USB y los CD estaban en su sitio, empaqué lo que pude y salí hacia el aeropuerto al tiempo que el portero entraba, le entregué las llaves y le pedí que se encargara del asunto cuando llegara la policía.

El viaje al aeropuerto tarda normalmente una hora, pero yo llegué en 40 minutos, estaba como loco. El avión despegó 20 minutos después y ahí iba yo, rumbo a una misión que parecía más bien para un James Bond.
En el aeropuerto de El Dorado me esperaba mi amigo J.J. y sin tardanza tomamos su auto y nos dirigimos en medio de un tremendo embotellamiento.

Llegar a su oficina nos tomó casi el mismo tiempo que mi vuelo desde Medellín, el lugar era amplio y moderno, tenía una recepcionista, una secretaria y varios colaboradores que revoloteaban en torno a ordenadores y máquinas de fax.

Cerró bien la puerta de su habitáculo y me dijo mientras extendía su mano:

- ¿Muy bien Geiger, que me traes de aguinaldo?

Lo puse al tanto de todos los detalles y miramos juntos los soportes en su PC, le conté sobre la impresionante muerte del doctor Franco, artífice de la investigación, le advertí de los riesgos que correríamos al denunciar todo esto, pues tras este asunto se mueven miles de millones de pesos.
El me prometió total discreción y pronto cubrimiento del asunto en su programa.

- Las rocas saltarán con este informe amigo William.

Me despedí entonces de J.J., y me encaminé hasta un conocido hotel de la ciudad. Después de registrarme subí a la habitación y me tiré a la cama exhausto. Tomé el control de TV y encendí el aparato. Pasaban una desabrida telenovela, me dispuse a dormir un poco para recuperarme del ajetreo del día y casi lo había conseguido cuando me perturbó el inconfundible sonido de una noticia extraordinaria:

- Noticia de última hora, el conocido hombre de televisión Juan José Posada acaba de ser asesinado en su oficina situada al norte de la ciudad, los testigos dicen que…

Apagué el televisor y encendí mi portátil, comencé a escribir una reseña de lo que me había ocurrido en los últimos tres meses, debía enviarle esto a mi primo Kamil, que trabajaba con la fiscalía, era tiempo de que el supiera en que andaba yo, no saldría de esta madriguera hasta terminar los datos que aún tenía en mi memoria.

“Estimado Kamil, te pido que pongas mucha atención a esto, en los últimos tres meses he estado involucrado en una investigación interna de la clínica en que trabajo, quiero que guardes este mensaje en caso de que algo llegue a ocurrirme, trataré de sintetizar los hechos y datos que ahora solo reposan en mi memoria, pues las dos personas que estaban conmigo en esto han sido asesinadas, como verás es un asunto muy grave:

El comité científico se reúne todos los jueves en secreto, aún no sé por que el doctor Franco me invitó a participar en sus deliberaciones a pesar de la oposición de varios de sus miembros. El salón es amplio y frío, sus paredes, piso y cielo son de un blanco tan puro, que las uniones curvas entre unos y otros no se distinguen. Las luces deben ser de una nueva tecnología pues no se ven lámparas ni plafón alguno, simplemente la luz es emitida a través de todas las superficies del salón de manera armónica. Pareciera que estamos en un espacio blanco abierto infinito….

Ahora campea la eutanasia escondida tras un grupo de enfermeras y enfermeros comprados por el comité e infiltrados en las instituciones hospitalarias. El comité científico es quien decide quien merece vivir o morir, sus conciencias se alivianan pensando en el derecho de morir dignamente, aún sin consultar ni a las familias ni a quienes en justicia merecerían decidir: Los pacientes, digo mal sus clientes.

Ya hospedado en este hotel estoy a punto de enviarte este correo querido primo para que lo publiques si algo me ocurre, Están golpeando fuertemente la puerta, creo que la tumbarán”…

Envío el mensaje al tiempo que siento que la puerta cae con estrépito e irrumpen en la habitación, agarré mi pc y corrí hacia el baño cerrando con seguro la puerta, descubrí una segunda puerta que comunicaba al cuarto contiguo, giré el picaporte sin mucha fe y aterrorizado pude pasar corriendo hacia el. Una enorme mujer gorda estaba acomodada en la cama acompañada por un hombre mucho más joven que ella, se tiró del lecho desnuda y tomó de la mesita un adorno metálico en forma de falo con el que me atacó errando el primer envión, en eso dos tipos mal encarados entraron tras de mi y el joven que seguía en el lecho comenzó a gritar como alma en pena, lo que enardeció a la gigantona desnuda que ahora la emprendía contra los nuevos intrusos, aprovechando toda esta confusión y los aterradores gritos del efebo acerté a salir de ese sitio y gané el elevador cuando ya su puerta se estaba cerrando.


CAPÍTULO VIII


Había 11pisos hasta el sótano y el tiempo de descenso se me hizo eterno cuando al fin sonó la campanilla que indicaba que ya estábamos en el parqueadero, solo cuando corrí hacia el auto recordé que llevaba puesta la piyama. Que contrariedad, el auto estaba abierto y las llantas pinchadas, seguí corriendo hacia la salida y pasé por el puesto de control ante la mirada sorprendida del encargado, de repente estaba mezclado con el maremágnum de la ciudad sin saber que camino tomar.

Recordé que en el sector de Toscana vivía un sobrino al que no veía desde hacia muchos años, las noches Bogotanas son muy frías y me esperaba una larga caminata.

No tengo idea de cuanto tiempo tardé en llegar frente a la casa de Estanislao, mi sobrino, toqué el timbre mientras me invadía un sentimiento de vergüenza pues me había alejado mucho de mi familia.

Me abrió una rubia y pecosa adolescente.

- A la orden señor, ¿a quien necesita?, me preguntó con la puerta entreabierta.

- ¿Esta es la casa de Estanislao?, me contestó al tiempo llegaba el propio sobrino que abrió la puerta totalmente.

- William, pero que te pasa, por que andas de piyama, pasa, pasa que está helando.

Ya acomodado en la sala y reconfortado por el calorcito de la chimenea y de una exquisita copa de coñac conversamos buena parte de la noche, obviamente no podía decirle la verdad sobre mi situación actual y le salí con el cuento de que unos amigos me habían hecho una broma pesada. Me llevaron al cuarto de huéspedes donde pasé la noche en vela confundido y atemorizado por todo lo que estaba ocurriendo.

Al día siguiente me levanté con las primeras luces del día, mi primo me facilitó ropa y algo de dinero. Más tarde llamé a la clínica y pregunté por Luisa, me dijeron que la noche anterior había fallecido de un infarto fulminante al miocardio, me quedé atónito y colgué el teléfono. Este asunto realmente era muy grave, me despedí y fui a resolver lo de mi cuenta bancaria, me alojé en un hotelito de bajo perfil en la zona de Chapinero para tomarme un respiro y planear mis próximos pasos.

Dos días después me dirigí al ministerio de salud y tuve la fortuna de que me atendiera el propio ministro, al que había conocido un seminario internacional de oncología al que asistí como conferencista en Cartagena.

- Le informé todo lo que sabía del caso del CC y de los alcances insospechados de este asunto, le facilité todos los soportes y documentos que había acumulado, el se mostró sorprendido y prometió adelantar la investigación pertinente con la fiscalía, igualmente me dijo que pondría al tanto de todo al presidente con el que se encontraría esa misma tarde..Se despidió afablemente no sin antes prometerme total reserva.

Cinco años han pasado desde que empezó mi pesadilla, aún me parece que lo he soñado. Comprendo que fue una batalla perdida, veremos si el tiempo y la justicia logran ganar al final.



Estoy con mi esposa Katarzyna y mi pequeño Tomasz en el mercado de paños en el centro de Cracovia, aquí se comercializan muchos artículos y en varias de sus plantas hay estupendos museos. La ciudad es más pequeña que Medellín, pero está llena de edificios y castillos medievales que me recuerdan las ilustraciones de mis libros de cuentos infantiles. Es un gran centro académico y cultural. Aquí nació Chopin y se escucha muy buena música en los teatros.

Podría decirse que aquí he encontrado mi felicidad y que nada me falta, pero no es así, en las esporádicas llamadas que le hago a mi primo Kamil el me cuenta que la investigación nunca caminó y que aún permanece en el archivo del olvido, esto me frunce el corazón, Tendré que hacerme el loco y dejar que las aguas del Vístula corran, no nadar más contra la corriente. Salimos al enorme parque y no puedo dejar de emocionarme con la graciosa forma de caminar de Tomasz sobre la espesa y blanda capa de nieve que cubre el piso.

Cualquier parecido con la realidad es solo eso.

EL DERECHO A SER VIEJO.

video

IR AL COMITE PARTE FINAL

viernes, 11 de diciembre de 2009

EL COMITÉ

Capítulo I

El comité científico se reúne todos los primeros jueves de mes en secreto, aún no sé por que el doctor Franco me invitó a participar en sus deliberaciones a pesar de la oposición de varios de sus miembros. El salón es amplio y frío, sus paredes, piso y cielo son de un blanco tan puro, que las uniones curvas entre unos y otros no se distinguen. Las luces deben ser de una nueva tecnología pues no se ven lámparas ni plafón alguno, simplemente la luz es emitida a través de todas las superficies del salón de manera armónica. Pareciera que estamos en un espacio blanco abierto infinito.

Una mesa rectangular de ébano está en el centro del salón y veinte mullidas sillas están distribuidas de a diez en cada lado del gran rectángulo y otra parecida a un gran trono está frente a la cabecera de la mesa. Es un recinto estanco, allí no penetra ningún sonido del exterior y supongo que menos sale.

Esta es la tercera reunión a la que asisto y creo que no resistiré a la cuarta, algunos me miran con recelo. Estoy aterrorizado con las cosas que he escuchado en estas extrañas tertulias, con la presencia de estos espantosos e insensibles seres; olvidaba contarles que conmigo somos quince hombres y seis señoras, todos vestidos igual con una larga bata blanca.

El hombre en el trono se acomoda mientras hace sonar una campanilla que invita a que todos nos sentemos, una señora gorda nos pasa a cada uno unas carpetas.
El hombre del trono cuyo nombre omito, comienza diciendo con su voz gutural:
Estimados doctores, como verán esta semana tenemos que resolver más casos que en la anterior reunión…, en la carpeta blanca está la lista de los pacientes que hasta ahora son considerados tratables, en la carpeta amarilla los que requieren mayor atención y en la roja los pacientes terminales.

Verán que sus historias clínicas ya fueron analizadas previamente en razón de costo beneficio. Sabrán que algunos ameritan la “inversión” así su tratamiento sea oneroso dado su estatus y alto nivel de productividad, otros en cambio solo merecen ser descartados pues son una carga para la sociedad, su familia y obviamente para nuestras instituciones. Les pido mirar en especial la lista de la carpeta roja para que nos den sus conceptos, esta es la que más gastos nos genera y de la cual debemos descartar, según opinión de nuestros financistas, un 30 % .

Presten atención a la carpeta amarilla pues en esta lista hay un alto porcentaje de casos crónicos y pacientes ancianos, que aunque no son mortales si nos están dando grandes pérdidas y mermando nuestras ganancias. Se recomienda sustituir las drogas de sus tratamientos por genéricos de bajo costo. Igualmente tenemos que negar más o menos un 70% de sus peticiones de prótesis, stents u otros artefactos solicitados.

Los pacientes subrayados en amarillo son los recomendados por el SAD para recibir drogas especiales para mermar sus ímpetus contrarios al sistema, la fluoroxetina sigue siendo la indicada.

Los subrayados en rojo son los que abiertamente son un lastre para el sistema por muchos motivos, seguirán siendo tratados con drogas especiales de dudosos efectos secundarios, en especial con las que generan cánceres en poco tiempo, debe ser desechados cuanto antes… Todos soltaron estruendosas carcajadas y aplaudieron.

Ya no resistía más este maquiavélico y grotesco espectáculo, tenía náuseas y todo me daba vueltas, tenía que disimular mi asco y enojo, ya estaba comprendiendo el por qué estaba en este lugar, yo había sido elegido para desenmascarar el ruin manejo de la salud del pueblo en el país, que digo, en el mundo, más de una vez se mencionaron nombres y recomendaciones de gobiernos y laboratorios internacionales.

- ¿Le sucede algo doctor?, me preguntó el enjuto hombrecillo sentado a mi lado al notar mi inocultable palidez.
- Oh, nada, solo que ayer no dormí bien.

Vino a mi mente el recuerdo de mi abuelo, que murió de un cáncer luego de cinco años de habérsele diagnosticado, cinco años en los que gozamos de su presencia y de sus increíbles historias, entonces aún no existía el comité científico y era el boticario del pueblo quien trataba a todos los enfermos con sus drogas magistrales. Hoy día a quien le detectan un cáncer es atendido por el nuevo sistema de salud y dura dos o tres meses si acaso.

Ahora campea la eutanasia escondida tras un grupo de enfermeras y enfermeros comprados por el comité e infiltrados en las instituciones hospitalarias. El comité científico es quien decide quien merece vivir o morir, sus conciencias se alivianan pensando en el derecho de morir dignamente, aún sin consultar ni a las familias ni a quienes en justicia merecerían decidir: Los pacientes, digo mal sus clientes.

Ya hospedado en este hotel estoy a punto de enviarte este correo querido primo para que lo publiques si algo me ocurre, Están golpeando fuertemente mi puerta, creo que la
tumbarán…, pulso enviar...

En este video Juan Andrés Salfate nos habla de la conspiración flúor.

video

IR A CAPÍTULOS II Al VIII


miércoles, 2 de diciembre de 2009

jueves, 17 de septiembre de 2009

NAVIDAD EN EL TIEMPO DE UPA


Los niños del tiempo de upa contábamos los días que faltaban para la navidad. Soñábamos con ella añorando su alegría, el olor de la natilla, los buñuelos y las hojuelas.  Comenzaba la expectativa de la llegada del niño Dios cargado de regalos, los cuales en forma inexplicable y mágica metía debajo de las almohadas de los niños sin despertarlos.

Una noche de navidad yo estaba resuelto a conocer al niño Dios cuando entrara a mi cuarto a dejarme sus regalos, para lograr esto elaboré un plan que no podía fallar y se lo conté a mis padres. Extendí por toda la habitación delgados hilos atados a tarros y latas, de manera que el ruido delatara a quien entrara al sitio y así yo pudiera verlo. Me acosté aferrado a mi almohada por si lo primero fallaba entonces el menor movimiento de esta me despertara.

La posibilidad de quedarme en vela la descarté. En ese entonces los niños estábamos diseñados con algún tipo de circuito que nos desconectaba a más tardar a las 9 de la noche. Pero analizando el plan que tenía, veía que era perfecto, ese año iba a ver al niño Dios frente a frente y de solo imaginarlo se me erizaban los pelos.

Los mayores estaban muy contentos y no paraban de cantar y bailar, el vino y los manjares mostraban que ese año la cosecha había sido buena. No eran más allá de las 8:30 de la noche cuando mi madre nos llevó a mi hermano y a mí a nuestro cuarto. Entramos léntamente, cuidándonos de no activar la rudimentaria alarma. Me acomodé en mi lecho según lo planeado ocupando el mayor espacio posible, las piernas abiertas extendidas y aferrando mi almohada con todas mis fuerzas, Niño Dios este año te pillo.

Como les dije, los niños de entonces nos dormíamos con solo poner la cabeza en la almohada.
Afuera en el patio sonaba la música y las risas y estallaban los petardos navideños, pero eso no era óbice para conciliar el sueño.

El otro día llegó en un instante, abrí los ojos incrédulo, el niño Dios tenía que ser muy avispado pues había burlado todas mis trampas, revisé presuroso bajo la almohada y no hallé nada, mi hermano desde su lecho me aconsejó que buscáramos debajo de la cama, me dijo que a veces los regalos no caben debajo de un pequeño almohadón. Nos tiramos emocionados al piso casi seguros de que este sería el caso y tampoco hayamos nada.

Por poco me pongo a llorar, yo había espantado al niño Dios con mis bobadas y ese año no tendríamos regalos, con nuestro aspaviento entraron nuestros padres haciendo sonar estrepitosamente la singular alarma. Corrí a abrazar a mi mamá con lágrimas en mis ojos: Mamá, por mi culpa el niño no nos trajo nada..., ella me interrumpió diciéndo: Como se te ocurre, lo que pasa es que él este año los dejó en la poltrona del corredor. Allí estaban como nos dijo mamá; a mi hermano le trajo un hermoso trencito rojo de cuerda y a mi un triciclo rojo mas grande que yo.

Tardé muchos años en comprender porqué en esa inolvidable navidad el niño Dios nos dejó los regalos en el corredor de la casa y no en la cama.

Ahora el viejo Noel es quien trae los regalos, y los niños cada vez más pequeños lo descubren con solo jalarle la barba.
Que tiempos aquellos.

* ¿De donde viene el dicho: más viejo que el tiempo de upa?

Buscando un poco encontré que este dicho lo usamos no solo en Colombia, si no en otros paises latinoamericanos como Costa Rica, en un diccionario de Colombianismos encontramos:

Tiempos de Upa: En el tiempo del rey perico, en época muy antigua, es decir, cuando todavía se creía en la existencia del "upa", árbol fabuloso al que se le atribuían poderes.


miércoles, 16 de septiembre de 2009

GOLONDRINAS

No pude evitar después de escribir el cuento "Viaje fantástico", evocar el recuerdo de las golondrinas que visitaban a Medellín cuando terminaba el invierno, llegaban por millares a disfrutar la primavera de la Bella Villa, se posaban en los alambres de la energía, en las ramas de esos árboles, entonces llenos de grises melenas, surcaban los cielos en grandes grupos en acrobáticos vuelos circulares.

Algunos decían que venían escapando del gélido frío de Canadá, otros que de África, eso se lo dejo a los expertos, lo cierto es que siempre llegaban en primavera a deleitarnos con su presencia.

Hacían en los huecos de los muros sus temporales nidos y año tras año nos confirmaban que todo estaba bien, que la naturaleza estaba en armonía con el hombre. El cielo de aquella época aún era claro y limpio, la ciudad gozaba de un clima más templado y en algunas zonas podría decirse que era frío, Muchos hombres usaban ruana y las damas sueter.

El ruido todavía no llegaba a Medellín y el estrés era solo una palabra en el diccionario.

Por eso las golondrinas se veían tan contentas y "amañadas" en esta ciudad que entonces estaba repleta de árboles y zonas agrestes, de quebradas cristalinas en las que cogíamos bellos pescaditos de colores que metíamos en frascos de mermelada.

Los sapos y los renacuajos abundaban en las quebradas de todo el valle de aburrá y eran nuestros compañeros de juego, en la quebrada Ana Diaz pescábamos corronchos (Ancistrus caucanus), pez emparentado con el bagre y los fritábamos ahí mismo, a la orilla de la quebrada en un fogoncito de leña.

A pocas calles de nuestras casas había grandes terrenos con mangos, pomos, moras silvertres y ochuvas, abundaba una mata que llamábamos adormidera, de hojas tan sensibles que se cerraban al tocarlas. En lo que hoy es el barrio Santa Mónica había varias lagunas y quebradas y solo había fincas con cultivos de tomate.

Como verán el solo recuerdo de las viajeras golondrinas ha rescatando un montón de retazos de la vida que parecían perdidos en algún rincón de mi mente. Donde andarán las bellas golondrinas, tan diminutas, alegres y hermosas. A donde irían, ya no encuentran esa paz y sosiego que antaño les ofrecíamos.


Las golondrinas
Gustavo Adolfo Becker


















Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán;


pero aquellas que el vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha al contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres,
ésas… ¡no volverán!


Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde, aún más hermosas,
sus flores se abrirán;


pero aquellas cuajadas de rocío,
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer, como lágrimas del día…
ésas… ¡no volverán!


Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará;


pero mudo y absorto y de rodillas,
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido… desengáñate,
¡así no te querrán!


Gustavo Adolfo Becquer


También es bueno recordar esta bella canción de Narciso Serradell:

La Golondrina

A donde irá veloz y fatigada
la golondrina que de aquí se va.
No tiene cielo, se halla extraviada
buscando abrigo y no lo encontrará.
Junto a mi pecho
Le pondré yo su nido
en donde pueda
la estación pasar.
También yo estoy
en la región perdida
¡Oh cielo santo!
y sin poder volar.
A donde irá veloz y fatigada
la golondrina que de aquí se va
¡Oh, si en el viento, se hallara extraviada!
buscando abrigo y no lo encontrará.
Junto a mi pecho hallará su nido
en donde pueda la estación pasar
también yo estoy en la región perdida
¡oh, cielo santo! y sin poder volar.
Dejé también mi patria adorada,
esa mansión que me miró nacer,
mi vida es hoy errante y angustiada
y ya no puedo a mi mansión volver.
Ave querida, amada peregrina,
mi corazón al tuyo estrecharé,
oiré tus cantos, bella golondrina,
recordaré mi patria y lloraré.





Gracias a un amable lector agrego estos datos sobre el compositor de esta hermosa canciòn:

D. Narciso Seradell Sevilla (Alvarado, Veracruz, 1843 – Ciudad de México, 1910).Después de iniciar sus estudios como seminarista sacerdotal, los abandonó y continuó estudiando Medicina y Música. Durante la llamada 2ª intervención francesa en México fue seguidor del general mexicano D. Ignacio Zaragoza, siendo capturado y exiliado a Francia.D. Narciso regresó a México en 1896, ejerciendo entonces su profesión de médico, al mismo tiempo que seguía componiendo música y dirigiendo bandas militares. Murió en la Ciudad de México a los 67 años.

VIAJE FANTÁSTICO


Recuerdo un agosto de hace muchos años, cuando las golondrinas aún venían a pasear Medellín y las melenas se aferraban a los árboles y hasta a los alambres de la energía. Entonces éramos niños y hacíamos nuestro trabajo: Jugar y jugar. Voy a contarles la historia de lo que le pasó entonces a un amigo de infancia al que apodábamos “Minuto”, por ser muy delgado y pequeño.

Minuto era muy inquieto y soñaba conocer el mundo. Era hiperactivo y jocoso, siempre estaba riendo y corriendo por el vecindario.

Un día, como de costumbre salió a jugar con sus amigos sin imaginar lo que le esperaba. Don Carlos, cometero profesional y padre de nuestro amigo Alonso construyó su gran obra, una cometa “media mesa” de descomunal embergadura, lo acompañamos jubilosos hasta el barranco para ver como la volaba. A Minuto se le iluminaron los ojos al ver la imponente estructura y la templada lona caqui que ya vibraba con el viento..

Ya Don Carlos la estaba elevando al borde del barranco, y la impresionante fuerza de la “pequeña cometa” sorprendía a toda la gente que se arremolinaba para ver el inusual espectáculo, como planeaba el enorme papalote elevándose cada vez mas y más en ese cielo azul de mi ciudad. Don Carlos se zarandeaba y difícilmente se tenía en pié.

Como era de esperarse, Minuto quería sostenerla y sentir la brutal fuerza de empuje en sus propias manos, Préstemela, préstemela Don Carlos, gritaba sin parar nuestro pequeño amigo. Don Carlos, hombre serio y responsable, le negaba lógicamente a Minuto tal petición ya que sabía que no podría aguantarla. El insoportable berrinche del chico logró su objetivo y Don Carlos supervisándolo le entregó a Minuto el carretel del gigantesco ingenio.

A duras penas y ante la fuerza del viento Don Carlos le ayudaba a Minuto a sostener la cometa, de repente una fortísima ráfaga de aire le hizo perder el control al improvisado instructor de vuelo y Minuto tuvo que enfrentar solo el impresionante empuje de la cometa que lo arrebató del barranco llevándoselo por los aires como si fuera parte de la piola. Todos vieron como Minuto se iba perdiendo en el horizonte rumbo al sur. Se hacía cada vez más y más pequeño hasta perderse por completo.

La angustia de sus amigos que inútilmente corrían tras él, contrastaba con la felicidad de Minuto que aferrado con todas sus fuerzas al carrete emprendía la gran aventura de su vida, conocer el mundo.

Minuto nunca regresó, pero todos estábamos felices porque sabíamos que se había cumplido el gran sueño de nuestro querido amigo Minuto: Conocer el mundo...

Cuando escribo esto ya han pasado muchos años y a veces pienso que estos recuerdos son solo sueños o fantasías de una feliz infancia, pero no, esculcando en los viejos cajones encontré un pedazo de hoja de cuaderno con un dibujo que hice de Minuto emprendiendo su vuelo hacia el infinito y fechado en agosto 10 de 1963...

D.Z.R.

domingo, 16 de agosto de 2009

EMBERA, LA GENTE DEL MAÍZ

Primero estaba el mar
Todo estaba oscuro.
No había sol, ni luna, ni gente, ni plantas.
El mar estaba en todas partes.
El mar era la Madre.
Ella era espiritu de lo que iba a venir.
Y ella era pensamiento y memoria.
Hermosa historia de los Embera sobre el origen de la vida.
-
Los conocí desde niño cuando en vacaciones me llevaban a Dabeiba, en el occidende de Antioquia, Colombia, desde entonces sentí un profundo respeto por este pueblo que reflejaba una gran dignidad y sobrevivía a la invasión de sus tierras por los"blancos".
Varias veces los ví en las misiones de La Madre Laura en Medellín y en el corregimiento de San Cristobal, aún conservaban la pureza de su etnia, una mirada algo desafiante y una actitud de desconfianza, un pueblo milenario que ha habitado estas tierras desde el occidente de Colombia hasta el sur de Panamá hace más de 10.000 años. Son por derecho propio los dueños de esas tierras fértiles y paradisíacas, que poco a poco les han sido arrebatadas desde la conquista y la colonia.
Nakí Bailarín, una extraorinaria voz que se abre camino por mérito propio a los horizontes de la música universal, descendiente de este pueblo nativo de Colombia, ha compuesto e interpreta este tema con el cual he editado este video en homenaje al pueblo Embera.
-
Danubio.
-
PRINCESA EMBERA

video

NAKÍ: La que calma.

LOS EMBERA SEGÚN WikipediA

Los Embera son un pueblo amerindio del occidente de Colombia y el oriente de Panamá. Son unas 60 mil personas. Se conocen como emberá katío a los que habitan en el alto Sinú y el alto San Jorge, departamento de Córdoba y en Urabá en Colombia, embera chamí a los que viven en las cordilleras occidental y central de los Andescolombianos, departamentos de Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío y Valle; Chocoes o simplemente Emberá a los que habitan las cuencas del río Baudó y del bajo San Juan, municipios de Itsmina, Alto Baudó y Pizarro; el río Curiche, municipio de Juradó en el Chocó (Colombia); y en la comarca Emberá - Wounaan en el Darién (Panamá); y como eperara siapidara o epená, a los de la costa Pacífica de los departamentos de Valle, Cauca y Nariño en Colombia.
En Panamá se les acostumbra llamar emberá (con tilde), siguiendo la tendencia del español panameño de convertir las palabras en agudas. Emberá significa literalmente: "La gente del maíz".

Más información en: http://es.wikipedia.org/wiki/Embera

domingo, 2 de agosto de 2009

EL CLUB DEL CLAN PARTE 2

EL CLUB DEL CLAN 43 AÑOS DESPUÉS

Como pasa el tiempo, parece que fué ayer que los adolescentes del 66 corríamos a encender la televisión, entonces en blanco y negro, para ver el fabuloso programa El Club del Clan, ahí aparecían nuestros primeros amores platónicos: Claudia, Emilce, Mariluz, Vicky y otras nuevas cantantes que nos embelezaban con sus juveniles canciones, bailes y minifaldas de la nueva ola .

Todos queríamos ser como Beto, Jairo Alonso, Oscar Golden, Rodolfo, Hernado Casanova, sobre todo como Oscar Golden que con sus canciones y pinta hechizaba a todas las muchachas del país. Nos peinábamos y vestíamos como el.

Nos identificamos con este movimiento musical, era algo nuevo, diferente, algo que rompía ese adormilado ambiente que flotó sobre Colombia y Latinoamérica por tantos siglos, era el inevitable coletazo que inició el grupo Inglés de los Beatles y que nos hacía sentir una especie de mezcla de libertad y rebeldía y nos hacía uno con el resto de los jóvenes del mundo.

Ya en la primera parte de El Club del clan publicada en este blog, contamos que Guillermo Hinestroza Isaza fué el gestor de este exitoso programa de televisión que ya se estaba haciendo en Argentina con estrellas como Palito Ortega y Violeta Rivas.

Guillermo Hinestroza era entonces tan popular y famoso como Jota Mario Valencia hoy día, por poner un ejemplo, pero sobre todo entre esa juventud que descubría que era parte del mundo.

Han pasado 43 años y las cosas han cambiado, los jóvenes de hoy no son tan contestatarios ni tan comprometidos con los ideales de libertad y cambio a nuevas tendencias progresistas. La tecnología los ha llevado a apoltronarse y a buscar siempre los caminos que exijan el menor esfuerzo. Siempre sentados manipulando sus videojuegos, aclaro que las excepciones existen y son maravillosas.

Sin querer me desvié del tema que traía, resulta que después de más de 43 años nos enteramos que este gran genio de las comunicaciones de los años sesentas, creador del equipo de fútbol Atlético Nacional, del Baby fútbol y por supuesto de El Club del Clan y muchas otras cosas, está en el más completo abandono, enfermo a sus 82 años vive con sus dos perros en una humilde vivienda en la ciudad de Medellín.

Hoy me levanté con el firme propósito de visitarlo, de llevarle mi mensaje de agradecimiento por todos esos ratos tan felices que nos brindó con ese programa que marcó una época tan
importante de nuestras vidas, lo peor que podría pasar era que no estuviera en ese momento o que no me abriera la puerta, pero estaba decidido, nada me disuadiría de encaminarme en busca de la dirección que amablemente me facilitó mi amigo de facebook Roosevelt Castro, un notable periodista de la ciudad.





Empaqué mi cámara bloguera y tomé el autobus que me llevaría a un punto cercano de la morada del personaje, solo tuve que caminar unas cuantas calles bajo el intenso sol que calentó este domingo a más de 30° C., llegué frente al número que llevaba apuntado en un papelito que saqué de mi billetera, era una construcción de tres pisos algo deteriorada, saqué entonces mi primera foto de su fachada antes de llamár a la puerta, golpeé con mis nudillos la puerta metálica: Tun, tun, sonó en tono sordo, nadie respondió a mi primer llamado, volví a golpear y entonces Don Guillermo salió al balcón pidiéndome esperarlo a que bajara para abrir su puerta.

Con la puerta entreabierta y luego de escuchar con atención el motivo de mi visita me invitó a pasar, lo seguí mientras el subía lentamente las escalas, ya arriba me invitó a sentarme en una silla de plástico, ahí estaba yo, frente a ese gran hombre lleno de experiencias y conocimientos, siempre con sus fieles perros tendidos como guardianes a sus pies, un hombre que estaba más allá del bien y del mal, que conocía la gloria y el éxito, la pobreza y la soledad. Un hombre que conocía el dulce sabor de los elogios y la hiel de la ingratitud, pero ante todo había descubierto su genialidad y don de palabra.


Gracias Don Guillermo por toda esa felicidad que nos brindó en su época dorada y por todo lo que aún nos puede dar porque todavía se percibe en su espíritu un tumulto de ideas y proyectos maravillosos que se pueden cristalizar, dos horas duró nuestra conversación luego de la cual me invitó a conocer su pequeño tesoro, luego de abrir una puerta contigua a su cuarto pude distinguir apilados en el piso una gran cantidad de cuadros producto de su inspiración artística y de los que me dejó tomar fotografías, me enseñó entre ellos una serie muy apreciada por él y que me abstengo de publicar por petición de Don Guillermo, sus cuadros están firmados con el nombre de GUILLO y al descubrirlos uno por uno no dejaron de sorprenderme, aquí les presento algunos.
EXPOSICIÓN.
Don Guillermo está buscando un lugar donde realizar una exposición con sus obras para compartir su talento pictórico, se reciben sugerencias en el espacio de comentarios, es tiempo de retribuirle "En vida", a este hombre que tanta alegría le ha dado a Colombia.



ENTREVISTA CON GUILLERMO HINESTROZA.
Datos de WikipediA:
El Club del Clan empezó en 1966 como espacio radial en Todelar bajo el nombre de "Sus primeros Aplausos". Al pasar a la TV y por sugerencia de el duo Los Caminantes, integrado por Carlos Alberto"Beto" Donoso y Eduardo "Lucero" Villafane procedentes de Argentina,se cambia el nombre y allí nace "El Club del Clan.
Gracias a este programa surgieron figuras como Mariluz Vicky ,Oscar Golden, quien no se inició con el club, sino en el programa radial "Radio Quince" de Alfonso Lizarazo y Carlos Pinzón. El director del programa era Guillermo Hinestroza, quien también le abrió la puerta a otras voces como Claudia de Colombia (Gladys Caldas) y Emilse, quien contrajo matrimonio con Beto Donoso y juntos emigraron a Argentina. Este grupo de artistas hacían parte de lo que se conoció como la generación ye-yé. El programa de televisión era simplemente el complemento al programa radial ya que conservaba el formato de nuevas figuras y estas se intercambiaban saliendo en ambos medios.
Se mantuvo hasta 1969 emitiéndose cuatro veces a la semana presentado por los hermanos Eduardo Sarmiento y Álvaro Sarmiento. En el programa televisivo se presentaban figuras como Los Flippers, The Speakers, Lyda Zamora, Harold, Billy Pontoni y Jairo Alberto Bocanegra Peña junto a los que habían surgido del programa radial.

Finalizado el programa y la onda ye-yé, los artistas que habían nacido a raíz del El Club del Clan se disgregaron y comenzaron carreras independientes. Muchos de ellos se inclinaron principalmente por un nuevo movimiento llegado de Europa, principalmente de España e Italia llamado la balada romántica y tal vez fue allí en donde algunos como Claudia de Colombia encontraron su máxima fama, Otros como artistas como Jairo Alberto Bocanegra siguiendo este mismo movimiento grabaron con la CBS o como es el caso de Los Speakers se redirigieron hacia el rock que era una corriente musical menos influyente en el panorama nacional.

Roosevelt Castro Bohorquez publicó este video.

El 28 de diciembre de este año (2015) se conmemoran los cuatro años de la muerte de Guillermo Hinestroza Isaza. Nota publicada en Noticias Telemedellin a raíz de este acontecimiento.

video


EL SOBRINO DE GUILLO COMENTA.


Ricardo Hinestroza Montoya, sobrino de Guillermo Hinestroza Isaza nos ha hecho llegar algunas precisiones sobre el estado de su tio:
(Llego así, con mayúsculas)

Ricardo Hinestroza M. El 18 de diciembre a las 1:28


BUENAS NOCHES, EXCELENTE LABOR LA QUE ESTÁN HACIENDO! ALMENOS SE QUE HAY OTRAS PERSONAS QUE SE PREOCUPAN APARTE DE NOSOTROS (LA FAMILIA HINESTROZA MONTOYA, CARLOS - ANA CECILIA - RICKY - JUANCHO Y MARIANA) ES VERDAD QUE EL ESTADO EN QUE SE ENCUENTRA MI TIO ES DEPLORABLE PERO ÉL MISMO ES EL QUE QUIERE VIVIR ASÍ, LOS PONGO AL TANTO PORQUE TAMPOCO QUIERO QUE SE PIENSE QUE A GUILLO LO DEJO TIRADO SU FAMILIA.- TIENE UNA PENSIÓN DE $950.000 MENSUALES, LA CUAL SE LA ROBA UN JOVEN QUE SE LE APARECE EL PRIMERO DE CADA MES, HEMOS TRATADO EN REPETIDAS OCASIONES DE BLOQUEARLE LA TARGETA, PERO EL JOVEN SE SALE CON LAS SUYAS Y SE LE LLEVA EL DINERO (AUNQUE EN CIERTA PARTE HAY COMPLICIDAD DE GUILLO PORQUE EL LO PERMITE).- EL LUGAR DONDE EL VIVE EL CUAL ÉL LO LLAMA LA CALDERA DEL DIABLO ES UN LUGAR QUE ÉL MISMO ESCOGIÓ Y QUE DICE NO QUERER SALIR DE AHI, SE LE HAN DADO VARIAS OPCIONES DE VIVIENDA CON BALCÓN PORQUE ES FUNDAMENTAL PARA ÉL DICE, INCLUSO LA DE UN HOGAR GERIATRICO CON UN COSTO DE 5.5 MILLONES MENSUALES PAGADOS POR MI PADRE Y MI TIO ALBERTO AL CUAL TAMPOCO A ACCEDIDO.- EL NO PAGA ALQUILER, NI SERVICIOS NI NADA POR EL ESTILO, ESO LO PAGA MI PADRE.- LOS PERRITOS Y LOS GATICOS SE VEN EN OPTIMAS CONDICIONES PORQUE MI PADRE PAGA TODA SU MANUTENCION, ES DECIR CUIDO, LECHE Y VETERINARIO POR ESO EN LAS FOTOS SE VEN GORDITOS Y VIGOROSOS, TODO LO CONTRARIO AL ESTADO DE GUILLO.COMO VEN, GUILLO ESTA ASÍ PORQUE ÉL MISMO LO QUIERE ESTAR! YA INTENTAMOS DE TODAS LAS MANERAS Y CADA MES ES LO MISMO, SE LE LLEVAN LA PLATA DE SU PENSIÓN, LUEGO DE ESO NO TIENE NADA PARA COMER Y LLAMA A MI MADRE (ANITA, COMO ÉL LE DICE) SUPLICANDO POR AYUDA PORQUE NO TIENE NADA PARA COMER, LA MISMA ESCENA SE REPITE DESDE HACE MAS DE 3 AÑOS.A GUILLO NO LE FALTABA NADA Y NO LE FALTARÍA NADA SI DEJARA DE ENTREGAR SU DINERO A UNA PERSONA QUE DICE ESTIMAR MUCHO, USTEDES LE PREGUNTARAN...QUIERO CON ESTO HACERLES SABER QUE EL ESTADO DEPLORABLE COMO USTEDES LO LLAMAN EN EL GRUPO ES "AUTO-PROPICIADO" ES ÉL EL QUE QUIERE VIVIR Y MORIR, SOLO QUERIA HACERLES SABER QUE EN NOMBRE DE MI FAMILIA AGRADECEMOS SU AYUDA, PERO QUE LAS FOTOS QUE TIENEN DE REFERENCIA LO UNICO QUE HACEN ES UNDIRLO CADA VEZ MÁS, SI QUIEREN CON MUCHO GUSTO LES AYUDO CON FOTOS DE SUS BUENAS EPOCAS Y NO DE LAS MALAS, PORQUE CON ESO LO UNICO QUE ESTAN HACIENDO ES DEJANDO POR DEBAJO AL TIO GUILLO.MUCHAS GRACIAS Y AGRADECERÍA QUE TUBIERAN EN CUENTA ESTE COMENTARIO SOBRE LAS FOTOS DEPRIMENTES DE MI TÍO.SALUDOS CORDIALES, RICARDO HINESTROZA MONTOYA.
Obviamente mi respuesta tenía que ser de absoluta compresión ante la preocupación de su familia ante el estado de GUILLO.

RESPUESTA

Retazos de la vida: El 18 de diciembre a las 7:24
Hola Ricardo, queda muy claro todo respecto a su tio Guillermo, el si me había contado que le ayudaba mucho un hermmano suyo. Lo único que me ha motivado a publicar algunas cosas sobre Guillermo Hinestroza es el profundo respeto y admiración que me despierta por esos hermosos programas que deleitaron nuestra niñez y juventud. Entiendo también que para usted es triste ver el estado en que se encuentra su tío, yo me di cuenta lo dificil que es tratar de mejorar sus condiciones de vida, pues al ofrecerle un servicio de limpieza para su casa se puso algo molesto y me dijo que a el le gustaba vivir asi, son caprichos de la edad. Por mi parte si me gustaría tener esas fotos de sus buenos tiempos, pues en internet solo encontré pocas. Mi correo es: xxxxxx@xxxx muchas gracias por sus comentarios.