lunes, 2 de febrero de 2009

El berraco de Guaca

EL BERRACO DE GUACA

Sal de guaca

Doña Débora es una de esas matronas antioqueñas que levantó a sus hijos trabajando duramente, cocinando y lavando ropa en las casa de los ricos del pueblo. Pasó bastante tiempo en su tierra natal Heliconia, más conocido entonces como “Vieja Guaca”, Guaca era una población que basaba su economía en las minas de sal, producto que en esa época tenía un gran valor.

La sal de Guaca, era reconocida por su calidad y se vendía empacada en hojas de plátano con amarres de cabuya, aún el plástico no se había inventado. En la región vivía Ángel María Álvarez del Pino Gaviria*, hombre que había amasado una inmensa fortuna comercializando la sal de sus minas; tenía también otras propiedades, ganado y negocios. Me contó Doña Débora que aquel hombre era muy enamorado y que andaba siempre a la caza de las mozas más bonitas. Dentro y fuera de su matrimonio se le conocieron 82 hijos.

Doña Débora lavó ropa en la casa de los Álvarez durante algún tiempo, y fué testigo de un hecho que corroboró hasta el final de sus días, la bien ganada fama de tenorio de Don Ángel María, más conocido como: “El berraco de Guaca”.

Estando ya muy anciano y casi inválido, el Berraco recibió la visita de su bisnieto, sacerdote Ángel María, quién se había ordenado en los Estados Unidos. Sentado al lado de su moribundo bisabuelo, y vestido con la tradicional sotana comenzó a orar entre susurros; el berraco de Guaca que estaba ya muy ciego comenzó a sobarle los muslos con morbo, sobe que sobe. - ¿Quién sos vos?, le preguntó al padre con voz trémula. – Pués el padre Uribe, tu bisnieto, le contestó este. Al escuchar esto el viejo retiró su mano malhumorado y disgustado le increpó… - ¡He...! Y yo que pensé que eras una vieja. 

DZR 

De tiempo en tiempo aparece una polémica acerca de por qué los paisas, incluyendo los cultivadores del idioma, como el presente servidor de ustedes, preferimos escribir berraco con b de burro, si el diccionario sólo lo permite con v de vaca. La última aparece como consecuencia de una columna de don Ernesto Samper que lamentablemente no he tenido oportunidad de leer y en la que, según entiendo, nos concede la razón a los partidarios de la b, y de una notica de mi columna pasada. 

El caso es muy sencillo y trataré de sintetizarlo para no hacerme cansón con el tema: berraco y verraco no son lo mismo, aunque el segundo dio origen al primero en la población paisa de Heliconia que antes se llamaba Guaca. Allí un campesino tenía un verraco al que nada lo detenía para ejercer las funciones asignadas en el Diccionario (ver www.rae.es). Talanqueras y cultivos eran poca cosa para el verraco cuando iba tras su elegida. 

La fama del verraco de Guaca superó las fronteras del pueblo, de tal manera que cuando algo se consideraba imposible de realizar, se decía que eso no lo hacía ni el verraco de Guaca. Poco a poco el sustantivo se fue volviendo adjetivo de lo que se quería expresar como en grado superlativo. Se fue dejando a un lado el significado de cerdo y el lugar de origen. Los paisas no hemos podido diferenciar los sonidos de b y v, por lo que al aparecer el verbo con la preposición en, llegó como emberracar, donde la m se escucha perfectamente diferenciada de cómo pronunciamos Envigado, en la que el sonido de n sí alcanza a percibirse antes del de la v. Con esto, para los paisas no hay duda de que la grafía berraco es la correcta. Y mientras verraco no deja de ser un cerdo padrón, berraco tiene más significados que un berraco.

Si es el Alcalde, es de Apía,Si es el Tigre, es de Amalfi,Si es el Verraco, es de Guaca,Si es el Putas , es de Aguadas,y el Guapo, es de la Tebaida.


Origen del berraco de Guaca (municipio de Heliconia, Antioquia)


Cuentan los heliconienses que en las noches se aparece el "Verraco de Guaca", un Cerdo padrón de tamaño descomunal que ahora es mito en el municipio y hace parte de sus tradicionales fiestas. Reza la leyenda que luego de separar este cerdo de su camada, se dedicó a entrar a predios ajenos a hacer destrozos, asustando a niños y señoras. Los pobladores emprendieron cacería del mismo, logrando capturarlo y sacrificarlo. Ese día se hizo fiesta en el pueblo y se repartió carne a todos los pobladores. Desde este día, algunos dicen verlo en las noches.Uno se puede ir caminando a conocer las antiguas chimeneas de las salinas, que ahora son parte de su historia. Otro de los atractivos recomendados es ir a conocer la ruta de Murgia, que era la vía arriera que comunicaba con el municipio de Medellín entrando por lo que ahora es Belén aguas frías. Este camino es un bello sendero y una excelente opción para los que gustan de las caminatas ecológicas. VER VIDEO* Agradecimiento a Don Orlando Ramirez Casas por compartir su investigación sobre la genealogía de Ángel María Álvarez del Pino, "El berraco de Guaca".


10 comentarios:

Anónimo dijo...

felicitacines

Anónimo dijo...

Felicitaciones muy sinceras Darío por este estupendo libro que pone a volar nuestra imaginación , nos recrea y nos hace recodar nuestra infancia.
Estaba en mora de existir una página tan interesante como ésta.
Sigue adelante en esta gran empresa que te has propuesto.
Abrazos.

danubio dijo...

O.K., gracias por los comentarios.

Anónimo dijo...

Felicitaciones; todos habíamos oído hablar del ´´berraco de guaca ´´pero ignórabamos de que se trataba.
Que agradable esta lectura.

Anónimo dijo...

es el Berraco de Guacas... no Guaca.

danubio dijo...

Al anterior lector Anónimo, gracias por su comentario.

Hola estimado lector anónimo, en cuanto al nombre de este pintoresco personaje hay algunas discrepancias, algunos lo escriben "Berraco" y otros "Verraco". Verraco sabemos que es un cerdo padrón , Y Berraco es un Colombianismo que describe a las personas valientes y emprendedoras, me incliné por esta que describe al personaje en cuestión mas certeramente. En cuanto a Guacas encontré que existe en la imaginería popular un fantasma o espanto como les decimos en Colombia, llamado el Verraco de Guacas. Es diferente al personaje de esta entrada, pues se le dió el nombre de berraco de Guaca por haber vivido en un pueblo que tenía ese nombre y que luego fué cambiado por el de Heliconia. Me queda si la duda si lo correcto es Verraco o Berraco, pues este señor tenía ambas cualidades: Padrón y Valiente.
Saludos y gracias por leer el blog

Francisco M. Velásquez A. dijo...

La sal de guaca también venía empacada en capachos de arroba, envueltas en hojas.

danubio dijo...

Saludos Francisco, yo también recuerdo eso en mi época de infancia, era empacada esa sal al estilo tamal en hojas ammarradas con cabuya, al sacarla siempre se veía húmeda. Gracias por el apunte. Feliz día.

Frank Eduard Pérez Sandoval dijo...

Cordial saludo.
A propósito de esta historia agradecería si también referencia otra versión del "Verraco de Guaca" la cual versa que e este mismo lugar de Helicoia existía un cerdo padrón tan bueno para sus oficios que su fama le concedió que le llevaran cerdas desde la parte sur del Valle de Aburrá (Envigado, Sabaneta, Itagüí y Caldas) y que fue tanta su fama que al perecer se convirtió en leyenda y por esto mismo entre los hombres que gozaban de servirse de varias hembras se les calificó con este adjetivo al que luego, la sociedad moralista de la época, para aceptar el término y opacarle el significado inicial le cambiaron la escritura con la letra "b" y se le asignaron las virtudes hoy conocidas de persona que vence en sus empresas a pesar de las adversidades.
Le agradezco si me puede ampliar la historia y además referenciar fuentes para la misma.

danubio dijo...

Hola Frank, muy buena su información sobre el motivo de haber cambiado la V por la B en Verraco, vale su petición y pronto estaré agregando la historia del cerdo padrón como origen de esta historia. Muchas gracias.