jueves, 19 de febrero de 2009

Visita del alcalde de Mede York a Nuevallín

El día que ya casi se anuncia, el señor Eduardo Koch visitará a Colombia con el fin de conocer la “sister city” de la gran manzana, de nombre Nuevallín.

Dicho día, para las 3:30 P.M., hora de U.S.A. y las 15:30 hora militar, se calcula la llegada de la nave del amor, en la que viajan el Sr. Alcalde de Mede York y su comitiva.

En el aeropuerto J.F. Córdova, le darán la bienvenida el gobernador de Antioquia, los alcaldes de Rionegro, Marinilla , Guarne y Nuevallín, el arzobispo Cardenal Alfonso, el comandante de la IV Brigada y nuestra reina de belleza.

Una representación de las escuelas y colegios públicos y privados, monjas de las Carmelitas descalzas, un grupo del seminario de vocaciones tardías de La Ceja y distinguidas damas de asociaciones piadosas tendrán a su cargo la interpretación del Himno Nacional.

Un coro conformado por las más autorizadas voces del departamento y profesores y alumnos del Centro Colombo Americano, cantarán el Himno de Los Estados Unidos.

Un selecto grupo de comerciantes, industriales, banqueros y miembros de la inmensa colonia Judío-paisa, los “Greiffenstein, Gómez, Echavarrías, Lalindes, etc.”, y por supuesto sus respectivas esposas acompañarán la comitiva de recepción.

El número de personas será muy reducido y las vías de acceso al aeropuerto estarán cerradas desde el día anterior para garantizar la seguridad de tan distinguido personaje.

La sociedad de mejoras públicas y las damas voluntarias se encargarán de los arreglos florales.

El programa será agotador, por lo que citaremos solo una parte; por supuesto está sujeto a cambios y añadijos de color político de última hora.

4:00 P.M. – Nuestro alcalde William ofrecerá una elegante taza de aguapanela caliente con sopa de chócolo y quesito en las oficinas de Fomento y Turismo del aeropuerto.

4:30 P.M. – Las comitivas de Eduardo y William se trasladarán en helicóptero al aeroparque de Nuevallín “Juan Pablo dos”, antiguo Olaya Herrera, donde habrá una concentración popular con gente de todos los barrios y municipios vecinos.

Banderas de Antioquia y Mede York estarán unidas por sus astas en forma de V, simbolizando la unión entre estas dos ciudades hermanas que se estrechan en vínculo de amor fraterno y progreso.

El pueblo cantará el Himno Antioqueño y Marta Senn con Claudia de Colombia, acompañadas por guitarristas de Envigado y coros de ADECOL, interpretarán “New York, New York”.

Extractado del artículo “Lejos del nido” de Nacho Martínez.


Nacho Martinez viajó hace muchos años a Nueva York y con ese espíritu emprendedor de los paisas abrió un restaurante en esa ciudad, publicaba una amena revista comparable a los blogs de hoy día llamada El Triángulo, precisamente de esa publicación copié la presentación de este blog, su revista en la carátula rezaba: "publicación ecléctica cadapuedaria", al preguntarle lo de cadapuedaria, el respondía: - Con lo difícil que es sostener una revista, esta no es semanal ni mensual ni semestral..., la saco cada que puedo.

No he vuelto a saber nada de el ni de su restaurante, llamado también El Triángulo, publiqué este artículo en la revista Radio Ondas # 14 de mayo de 1988.

Sus escritos picantes e imaginativos se asemejan mucho a los actuales de Tola y Maruja. El momento histórico de este relato se ubica en la difícil situación que vivió Colombia y en especial Medellín en esos años y en la animadversión que le profesaba el entonces alcalde de Nueva York Eduard Koch a nuestra tacita de plata (Medellín).


D.Z.R.


ÑAPA:

Extracto del libro Serie de televisión MEDELLÍN ACTAS DEL 2000 de la Corporación Región:

Video Muros en el corazón
Dirección: Jorge Mario Betancur, Carlos Mario Guisao

En una de sus líneas refrescamos la memoria, insólito que el alcalde de una ciudad de tanta importancia mundial espete tal comentario.

Recordemos los finales de la década de los 80, cuando el alcalde de Nueva York, Edward Koch, propuso bombardear a Medellín. La noticia le dió la vuelta al mundo. Los Medellinenses aterrados vieron en los periódicos la idea del gobernante de la gran urbe. Todo tenía una causa: el narcotráfico.

Encontré esta interesante reseña sobre Nacho Martinez en Nueva York en: http://www.archivogeneral.gob.pe/galeriaa24.htm

ETERNOS VIAJANTES DENTRO DEL "SUEÑO AMERICANO"

Por: Renandarío Arango - New York

Nacho Martínez vendía unas empanadas encomiables. No se podía descontar tampoco con la gracia de la sazón casera de otros platos típicos, en donde se veía la enorme fuerza que ejercen los sabores, sobre todos aquellos que se alejaban de la patria, y por una o por más de mil razones llegaban a este Nuyork.

Con esa deslumbrante astucia de la simple explotación de la nostalgia estomacal, por allá en los mediados de los 70's, en el distríto de Queens, Nacho montó un chuzo; nació El Tríangulo.
Reaprendimos allí, conversando y comiendo en "El Tríangulo", eso de que emigrar no era verbo conjugable, en casa de los pudientes. Todos ellos, o salían, o viajaban a estudiar, o vacacionaban; siempre con las opciones de un pronto regreso, los otros por fuerza de las circunstancias, simplemente “se iban”, “se largaban”.

Tomar la decisión de “irse, o largarse”, no era asunto fácil, ya que la diferencia entre "viajar" e "irse" estaba en la capacidad de absorber los gastos del proyecto, con intenciones de un pronto o bien planeado regreso; o quedaba esa, la otra y muy difícil decisión de largarse, hasta aceptar la forzada readaptación definitiva al lugar donde se llegara, nostalgias y desarraigos incluidos, y asi fuera sin un sólo peso.

Cuando por fuerza del inevitable impulso de la nostalgia estomacal, se llegaba a un restaurante típico, o a un bar, en cualesquiera de los reductos de emigrantes Colombianos, o de los otros, siempre se notaba la diferencia entre los que "viajaron", pocones al principio; o se "vinieron", y en abundancia mucho tiempo después.
Sólo bastaba escucharles la forma eufemística de narrar con ese: "Cuando yo me vine...mientras otros menos desaforntunados decían: Cuando yo viajé...Entre" vivir" y "estar", también se notaban la diferencias.

Aquí vivían los que tenían un empleo estable, con o sin documentos, los otros "estaban", como de paso, y así se quedaban por largos años en una espera; en donde era común escucharles decir que ya iban comprando su últimas cositas, porque en el próximo Diciembre, definitvamente sí se iban.

Esos eran las víctimas fáciles de todos aquellos que en medio del chapucero rebuzque, comenzaron a venderles chucherias, desde antes y en cada Diciembre, que como regalos anticipados se fueron acumulando hasta el día de ningún retorno: Eran, y aún perxisten atemporales, esos eternos viajantes dentro del “sueño americano”.