jueves, 19 de enero de 2012

EL CELULAR

AUTISMO ELECTRÓNICO

La tecnología nos invade y queramos o no somos absorvidos por ella. A los que nos tocó el surgimiento de la tecnología electrónica fuimos testigos de las grandes maravillas que llegaban como por arte de magia. El artefacto rey de los hogares por mucho tiempo fue el radio, este ocupaba el lugar principal de los hogares y alrededor de el se reunía la familia, para escuchar noticias, música y radionovelas; familia que escucha radio unida, permanece unida. Esos aparatos eran grandes y pesados, trabajaban con válvulas electrónicas y al comienzo estaban en muebles de madera, hasta que con el descubrimiento de la vaquelita y el plástco tomaron un aspecto más moderno.

Pero las sorpresas apenas comenzaban, el radio tan pesado y
obligado a permanecer en el sitio de su conexión eléctrica cedió el paso al radio transistor, mucho más pequeño y completamente inalámbrico y móvil, equivalente inicialmente al teléfono inalámbrico que nos permitió una relativa movilidad y luego al teléfono celular.

El radio a transistores permitió que cada quien tuviera uno, inicando la desaparición de esas amenas veladas alrededor del radio grandote de la sala principal, unas por otras.

Pero la afición a la radio cayó dramáticamente con la invención de la televisión, que no es otra cosa que un radio con imágen. A Colombia la tele llegó en junio de1954. Todos queríamos tener un televisor en la casa, aunque entonces por su alto costo muy pocos podían lograrlo. Por suerte, en mi casa tuvimos el primer televisor de la calle en que vivíamos, desde entonces y por mucho tiempo se convirtió en el teatro improvisado de todos los niños de la cuadra, uno a uno llegaban, tocaban la puerta y con ojos de ternero huérfano decían: ¿“Me deja entrar a ver tilivisión?”.

Igual que los radios, los televisores funcionaban con grandes válvulas electrónicas e inicialmente sus muebles eran metálicos o de madera, hasta que la vaquelita les díó formas más bonitas y el transistor los hizo más livianos, la tv digital ya nos permite llevar el televisor, el radio y el teléfono en el bolsillo,
adios a las reuniones familiares.


EL VERDADERO NOMBRE DEL CHAVO DEL 8
JUEGOS DE LA CALLE

Los juegos que disfruté en la niñez eran los de la calle, al estilo de los que vemos en el Chavo del 8, que a propósito descubrí recientemente su verdadero nombre, lo dice a media voz en uno de sus capítulos. Cuando Don Ramón se lo pregunta, el responde casi inteligiblemente: “Filiberto”, Don Ramón al no entender bien le replica: ¿Fili qué? y el chavo para ocultar lo dicho dice que más bien le dicen "Chente", que ese es su amigo invisible, es una buena estrategia para tratar de ocultar su nombre. Coincide esto con algo que acabo de ver en Google: "El nombre verdadero del Chavo era Rodolfo Pietro Filiberto Raffaelo Guglielmi, se lo puso Roberto Gomez Bolaños", más curioso es que de ser así, este es el nombre de Roberto Valentino, parece que el misterio se devela. Pero esa será otra historia.

Siguiendo con los juegos de la calle, jugábamos hasta el cansancio, chucha (En otros sitios llamado “La lleva”), estatua, canicas, escodidijo, a elevar cometas (Papalotes), tirar el tropo, valero (Pirinola), yoyo, etc., eran innumerables las opciones y de verdad que los disfutábamos, al tiempo que desarrollábamos mente y cuerpo.

De repente llegó el primer juego electrónico, el telebolito, se enloqueció la chiquillada y todos nos volvimos teleboloadictos, a pesar de que era muy sencillo este videojuego nosotros lo veíamos como lo último en guaracha, adios a los juegos de la calle. El desarrollo de estos nuevos juegos fue vertiginoso, llegó el atari, con cartuchos que daban la posibilidad de más juegos y con mejores graficos, el playstation , el xbox y el wii, ahora son impresionantes por su calidad de video y audio.

Todo lo expuesto anteriormente, más un computador, un GPS, una grabadora de audio, una cámara fotográfica y de video, se puede llevar en él bolsillo de la camisa, y lo olvidaba, también sirve de teléfono. Si, es el móvil, en un pequeño artefacto que se ha convertido en el rey de los cachivaches. Se supone que sirve para comunicar a sus usuarios sin importar la distancia, pero parece que logra todo lo contrario, escuché esto: “El celular sirve para acercarnos a los que están lejos y alejarnos de los que tenemos cerca”, el autismo electrónico.

Nada más incómodo que hablarle a alguien que con un celular en la mano finge escucharnos, sin dejar de teclear mensajes. Se sorprende uno al ver personas que gastan su salario para adquirir el equipo más sofisticado con el plan más costoso, y seguramente con la nevera vacía. Como decía un niño en la película "La vendedora de rosas": Pa que zapatos si no hay casa.


Este video de argentuzo colgado en youtube me gustó mucho.




video

2 comentarios:

el drummondvillano dijo...

Falto poner en el articulo que el blog retazos de la vida tambien se adapto a los celulares y ahora podemos leerlo comodamenter desde estos aparatos gracias a su formato para celulares. Saludos.

danubio dijo...

Jajaja, cierto Daniel, nunca podemos decir jamás, es inevitable nadar en esta maraña de avances científicos. Tambien habría que mencionar a horizontes tv que sin esta tecnología actual no podría existir.

Saludos desde la Bella Villa.