domingo, 19 de mayo de 2013

LA VIDA ES UN DÍA


No te asustes, alégrate. Te voy a contar un misterio, la vida es un día y el tiempo es un sueño.

Un sueño de continuos amaneceres y despertares, lleno de días grises,  de días soleados, de días para sembrar,  de días para cosechar, unos para luchar, otros para reír y  otros para llorar.

Pero al fin y al cabo solo sueños y despertares en el interior de tu crisálida material.

No te asustes, vinimos para aprender igual de nuestros aciertos y de nuestros errores, de nuestros triunfos y de nuestros fracasos, no te angusties, es el proceso normal de la vida. 

Y si el dolor a veces te acompaña como una sombra es para enseñarte a valorar la plenitud, para que tengas la certeza de que no hay sombra sin que haya luz.

Puedes estar seguro de que al final encontrarás el amor que te permitirá entenderlo todo, entonces se romperá la crisálida y saldrá tu verdadera esencia, libre y pura, para emprender su vuelo hacia la el resplandor del cosmos.

Esto fue lo que me  dijo el anciano sabio en mi sueño, no temas, la vida es un día.