martes, 28 de enero de 2014

EL PASADO SI IMPORTA

Divagaciones no autorizadas sobre el tiempo.

Lo que pienso que escribiré viene del pasado y se plasmará en el futuro, lo que digito en el teclado son chispazos de un presente que una vez tecleados ya serán pasado, caramba esto es complicado.

"Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir por siempre."
Mahatma Gandhi.

Escuchando una conferencia que trataba como idea central al pasado como un lastre y al futuro como algo que no debe preocuparnos porque aún no existe, algo se movió en mi mente.

 ¿Acaso el pasado es un lastre?, ¿Y el futuro algo que solo debemos esperar sentados a que llegue como las aguas de un río?

Sentía que algo no andaba bien en el enunciado central de la conferencia, estaría mejor decir que el pasado no debe convertirse en un lastre, y que el futuro no debería causarnos constante temor y angustia.

El pasado es un presente que ya pasó, el futuro será un presente que encontraremos, y el presente es el constante viaje del consciente en el eterno fluido de la vida. Unos y otros inevitablemente tienen una carga de acontecimientos buenos y malos, deseables e indeseables.

El pasado es valioso y sí debe importarnos, es la fuente de referentes que influyen directamente en el presente y la guía a partir de la cual deberíamos vivir el presente para construir el futuro.

En tres tiempos se divide la vida: Presente, pasado y futuro. De éstos, el presente es brevísimo; el futuro, dudoso; y el pasado, cierto”.
Lucio Anneo Séneca.

El pasado de hecho ya pasó, como fue es y es inmutable, él nos ofrecerá recuerdos agradables o desagradables, no importa como sean, siempre será el pasado algo que si importa, pues nada más y nada menos contiene todos los archivos de nuestra existencia a los cuales acudimos cada instante del presente para dirigir nuestro viaje, sin él sucumbiríamos y nos perderíamos en la nada, en el no ser.

La vida humana representa, la mayor parte de las veces, una ecuación entre el pasado y el futuro”.
José Ingenieros.

El tiempo de la acción es el presente, es la etapa de la construcción del futuro a partir del pasado. El presente es la aventura, el goce, el sufrimiento, la risa y el llanto. El hoy es también el tiempo de la creación del software que guardamos en el disco del pasado y que dirigirá nuestra vida del hoy hacia el mañana.

El mejor profeta del futuro es el pasado”.
Lord Byron.

Tratemos pues de vivir en concordancia con la naturaleza que es la esencia del milagro de la vida, preparémonos y aprendamos como si fuéramos a vivir para siempre, vivamos como si fuéramos a morir mañana.