sábado, 3 de enero de 2015

GUAYABO NEGRO

AÑO NUEVO



Las malas costumbres siguen imperando en eso de recibir el año nuevo en Colombia. La quema de pólvora en el amanecer del 2015 volvió a ser uno de los lunares negros pese a las campañas del gobierno municipal. La gente cree que es una bella tradición, sin percatarse de que solo es una pésima costumbre. El párroco del barrio Santa Mónica lo expresó muy acertadamente en la misa de año nuevo cuando dijo: La pólvora la inventaron en China y la queman en Medellín.

El alcoholismo es otra de las cosas negativas y por eso las celebraciones se extienden hasta el dos de enero en jornada continua. El aguardiente y la cerveza se consumen de forma desmesurada y son causa de miles de riñas y heridos en la noche nueva.

El triste saldo al empezar el año son muchos quemados por  pólvora, muchos de ellos niños, y por causa del alcohol centenares de riñas con heridos a bordo.

Las consecuencias del gasto desmedido en época de navidad y año nuevo exceden el exiguo presupuesto de muchas familias y pasa su factura en el inicio del año.

Nos preguntamos el por qué de esto, y sin pensarlo mucho llegamos a la conclusión de que todo se debe a la mala educación. Y no solo a la que se imparte en las escuelas y colegios, sino a la que se recibe, o mejor no se recibe en los hogares.

Los niños desde su más tierna infancia son testigos de primera mano de los desmanes de estas celebraciones y asumen que las cosas son así, por lo que de adultos replican las malas costumbres de sus familias.


Definitivamente se debería retomar la instrucción cívica con énfasis en el comportamiento social. Nunca es tarde para empezar, amanecerá y veremos.

Imágen en Facebook