domingo, 8 de marzo de 2015

EL PELIGRO DE SER VIEJO

COLUMNISTA 
RAÚL E. TAMAYO GAVIRIA
PUBLICADO EN EL COLOMBIANO 07 DE MARZO DE 2015

Cuentan los biógrafos de Mark Twain, que un día viajaba el escritor en un tren interestatal de Estados Unidos. Con los años, el novelista se había vuelto un tanto desmemoriado. Cuando el revisor de los tiquetes le pidió el suyo, mister Twain no lo encontraba ni en su billetera ni en sus bolsillos. El empleado de los ferrocarriles, muy comedido le dijo:

--Yo sé que usted es el autor de Tom Sawyer, no se preocupe que su tiquete debe estar por ahí.

- Sí hombre, pero es que si no lo encuentro, no voy a saber para dónde voy.

Pero los colombianos sí sabemos para dónde vamos con este gobierno de la Prosperidad. Mi amiga Alicia Rubiano se encontró un artículo publicado en El Espectador en abril del 2012 en el que Alejandro Gaviria, el actual ministro de Salud, demuestra lo caro que resulta para el país mantener a los viejos en pensiones y salud. Este artículo fue escrito hace tres años, cinco meses antes de ser nombrado ministro, pero en él, Gaviria Uribe hace pronósticos de lo costoso que sale sostener a los viejos y habla de cifras esperadas para el 2015.

“El riesgo de envejecimiento es la principal amenaza para la sensibilidad fiscal del mundo”. (dice ) “una persona de 65 años debería vivir otros 17 años. Pero los estimativos se quedaron cortos. La gente está viviendo tres años más de lo esperado, con consecuencias fiscales desastrosas. Tres años más de vida implican un costo fiscal a largo plazo del orden del 50 % del PIB”.

Y continúa el ministro: “El riesgo de envejecimiento no solo constituye una amenaza para la sostenibilidad de los sistemas de pensiones. También afecta la sostenibilidad de los sistemas de salud. En 2015, según las proyecciones disponibles, el costo de atención a los enfermos de alzhéimer le costará a Estados Unidos 189 mil millones de dólares. En 2050, el costo superaría los 950 mil millones de dólares”.

Más adelante el economista expresa: “Si los beneficios son inferiores a los costos, el uso de recursos públicos debería prohibirse. (...) Las personas de, digamos, ochenta o más años deberían vivir por su cuenta y riesgo. (...) los más jóvenes no deberían pagar por el exceso de años de vida de una generación privilegiada”.

Es decir, que el ministro actual, Alejandro Gaviria, puede proponer que se acabe la Seguridad Social para los ancianos de más de ochenta años y que las pensiones vitalicias se acaben, porque la edad promedio ha subido. Como si las pensiones y la seguridad en salud no la hubiéramos pagado los que ahora somos viejos, con nuestros aportes durante toda nuestra vida laboral y seguimos pagando la salud. ¿Ahora sí sabe el lector para dónde va este tren? ¿Y los millones de la mermelada de dónde los sacan? Mientras el Santo Padre Francisco pide respeto y atenciones para los viejos, ¿nuestro ministro de Salud quiere acabarlos? Y eso que Alejandro es el bueno, ¿Cómo será Pascual Rabo de Ají?

ÑAPA: Con todo respeto, no marcharé mañana en la manifestación contratada y pagada al profesor Antanas Mockus. Me reservaré para el 14 de marzo en una marcha voluntaria por la paz con justicia, reparación a las víctimas y entrega de armas. Con sometimiento de los terroristas a la justicia nacional e internacional.