lunes, 22 de agosto de 2016

LIBRES

"Por eso hay que decir NO, porque aun cuando nos dan opciones para escoger, después de quitar el envoltorio, resulta que los juguetes siempre son iguales"…
(Alberto López)




Ser libre, es estar libre
Libre de la atadura social
De manera natural
Como el fluir de la sangre
Como el respirar
No subordinarse a nada 
Ni a credo, ni a idea, ni a profesión
Que nos encarcele
Ni a amor que nos espose
Ni a familia que nos sofoque
No dominarnos por la ambición
Ni sentir orgullo por la perfección
O por la certeza
Tan libres de los otros 
Como de nosotros
Tan libres de la esperanza
Como de tener que esperar
Porque no hay nada que esperar
Que no es este ya en nosotros.


SOBRE MI POEMA : LIBRES

Luchar para ser libre, es luchar contra las hipotecas que nos plantea el vivir diariamente en sociedad, tales como: la de las falsas formas sociales con las que unos imponen su voluntad a otros; la de idea de dominación con que se concibe el amor; la de la dictadura del trabajo alienante; la de la familia patriarcal que no educa en libertad sino que, como la escuela, impone a los niños su destino; la de la dependencia de los infinitos objetos prescindibles que nos ofrece la sociedad de consumo; la de la falta de tiempo libre para nosotros mismos; la de las obligaciones para con una patria que nunca es nuestra; la del pecado que no existe más que como otra forma de culpa y dominación; la del orden y ritmo de la vida que nos imponen y que no nos deja tiempo para disfrutar del placer de no hacer nada; la de la obligación de tener que votar y elegir, cuando lo que queremos es no tener que elegir; la de la responsabilidad de tener que ser corresponsales de las decisiones de unos gobiernos que nunca son los nuestros; la de la obligación de tener que estudiar lo que no deseamos estudiar y de no poder estudiar lo que en verdad deseamos; la de la obligación de tener que ser buenos, aun sabiendo que eso nos convierte en ovejas gregarias destinadas al matadero; la del derecho social que nos impide el derecho natural a poder ser malos; la de la obligación a pagar impuestos cuando sabemos que su destino es en su mayor parte para alimentar al animal que nos devora: la de las llamadas por el poder obligaciones morales de una moral que es la de ellos.... 

Todo ello y mucho más es a lo que nos tenemos que negar para poder ser libres, en esta sociedad donde el engaño está extendido como una verdad incuestionable y asumida por unas mayorías alienadas que escogen a sus carceleros corruptos al grito de ¡vivan las cadenas!... y es que el poder perverso que nos domina se aplica sibilinamente con las formas blandas de la mano de acero en guante blanco... Por eso hay que decir NO, porque aun cuando nos dan opciones para escoger, después de quitar el envoltorio, resulta que los juguetes siempre son iguales…

Y que no se me malinterprete, esto no es una defensa irreductible del individualismo (aunque en cierta manera también lo es) porque estoy convencido que nuestra libertad pasa por el hecho de que nunca seremos libres, mientras los demás no lo sean.
(Alberto López).