martes, 23 de agosto de 2016

MOLIENDO MAÍZ

En el tiempo de upa no se compraban las arepas, se hacían en casa con maíz sin trillar, el mucharejo era el encargado de ayudar a la mamá en la pesada labor de la molienda.



Cada día en las mañanas
iba el maíz a la olla
hasta que bien cocinado
se comenzaba a moler

Era ceremonia diaria
girar una manivela
para triturar el grano 
y la masa así obtener

Una máquina muy vieja
adosada en una mesa
que chirrido tras chirrido
cumplía bien su labor.

Cuando el día ya aclaraba
mi madre armaba telitas
con la masa conseguida
y las comenzaba a asar.

Así nacen las arepas
en esta tierra antioqueña
humeantes, deliciosas
son ellas un gran manjar

Mantequilla, buen quesito
y chocolate espumoso
era el desayuno diario
bendición de nuestro hogar.

Las del del desayuno telas, para el almuerzo y comida redondas siempre han de ser. Y para la bandeja paisa tiene que ser la redonda que es la arepa original.