martes, 14 de febrero de 2017

EL COLOR DEL AMANECER

Lapislázuli 5:54 A.M.


Cuando la noche no es noche
ni el día aún es día,
entorna sus ojos el cielo 
aún sin despertar.

El profundo negro cambia a lapislázuli,
y las nubes flotan como leve tul.

Los pájaros cantan y vuelan alegres
esperando ansiosas a que salga el sol.
El buen campesino se toma sus tragos
Para salir luego a su diaria labor.

Colores del aire, que duran instantes,
negro a lapislázuli, cual joyas etéreas
por siempre en mi mente
yo quiero grabar.

lunes, 30 de enero de 2017

ASTROPUERTA FEBRERO 2017

Hola:
El XX Festival de Astronomía en Villa de Leyva, Colombia, el evento de astronomía aficionada más importante del hemisferio sur, tendrá lugar el 3, 4 y 5 de febrero. Asistencia libre, no requiere inscripción previa.

Nos vemos en la Plaza Mayor de Villa de Leyva.

Enseguida los eventos del mes.
Saludos
Germán Puerta
Astropuerta. com
@astropuerta
cel 315-3473859
FB: Germán Puerta Restrepo

Principales eventos celestes de Febrero 2017

Viernes 3 – Ocultación del planeta enano Ceres por la Luna visible en Siberia, Alaska y el norte de Canada
Sábado 4 – Luna en cuarto creciente
Domingo 5 – Ocultación de la estrella Aldebaran por la Luna visible en Colombia, Centroamérica, el Caribe, norte de Africa y el sur de Europa
Sábado 11 – Luna llena
Sábado 11 – Eclipse penumbral de Luna visible en Brasil, Africa y Europa
Sábado 11 – Ocultación de la estrella Regulus por la Luna visible en Australia
Sábado 18 – Luna en cuarto menguante
Domingo 26 – Luna nueva
Domingo 26 – Eclipse anular de Sol visible en el sur de Argentina y Chile, y en Angola

Principales efemérides históricas de febrero 2017

Miércoles 1 – 2003: El transbordador espacial Columbia se desintegra y mueren siete astronautas
Viernes 3 – 1966: La sonda Lunik 9 efectúa el primer descenso controlado en la Luna
Viernes 3 – 2009: Irán lanza su primer satélite artificial
Sábado 4 – 1906: Nace Clyde Tombaugh, descubridor del planeta enano Plutón
Domingo 5 – 1974: La nave Mariner 10 envía las primeras imágenes cercanas de Venus
Lunes 6 – 1971: Alan Shepard en la misión Apolo 14 golpea la primera bola de golf en la Luna              
Martes 7 – 1984: El astronauta Bruce McCandles efectúa la primera salida al espacio sin cable
Miércoles 8 – 1828: Nace Julio Verne
Sábado 11 – 1970: Japón lanza su primer satélite artificial
Domingo 12 – 2001: La sonda NEAR-Shoemaker, primera nave en posarse sobre un asteroide, Eros
Martes 14 – 1963: Lanzamiento del Syncom 1, primer satélite geoestacionario
Miércoles 15 - 1564: Nace Galileo Galilei, astrónomo, físico y matemático de Pisa
Jueves 16 – 948: Gerard Kuiper descubre a Miranda, luna de Urano
Viernes 17 – 1600: Giordano Bruno es ejecutado en Campo dei Fiori en Roma
Sábado 18 – 1930: Clyde Tombaugh descubre el planeta enano Plutón
Domingo 19 – 1473: Nace Nicolás Copérnico
Domingo 19 – 1986: Lanzamiento de la estación espacial MIR
Lunes 20 – 1962: John Glenn, primer americano en orbitar la Tierra
Viernes 24 – 1968: Descubrimiento de la primera estrella pulsar
Viernes 24 – 2011: A bordo del transbordador espacial Discovery viaja R2, el primer robot humanoide en el espacio
Domingo 26 – 1842: Nace Camile Flammarion, astrónomo francés
NOTA: Esta información puede transmitirse libremente.

video

jueves, 26 de enero de 2017

EL MURO


“Los hombres construimos demasiados muros y no suficientes puentes”
(Isaac Newton)

Ahora que al presidente Donald Trump se la ha ocurrido construir un muro en la zona fronteriza con México con una extensión de 3.144 kilómetros, y que además quiere que su costo sea cubierto por su vecino, recuerdo un incidente que tuvimos con el señor de la casa de al lado.

Resulta que al vecino se le ocurrió construir un piso más, y sin mediar informe ni autorización alguna comenzaron a levantar la obra. Como las terrazas de ambas casas tenían diferente nivel resolvió levantar el muro medianero sobre nuestra terraza ocasionando grietas y desbarajustes en nuestra casa.

No hubo poder alguno para que desistiera de su abusivo comportamiento. Hacía poco le habíamos puesto a los muros medianeros del solar y de una terraza interior unos lagrimales para evitar que se mancharan las paredes; y este señor sin que nos enteráramos resolvió retirarlos y apoderarse de ellos.

Pueden imaginarse las incomodidades y los disgustos que sufrimos durante el tiempo que tardó esa construcción. Ruido de martilleos desde el amanecer hasta el anochecer, polvo y tierra por doquier. Hasta que terminaron y pensamos que había llegado el momento de la paz. 

Cuan equivocados estábamos. Una mañana sonó el timbre de la casa y al abrir la puerta estaba el vecino con cara de pocos amigos y con una factura en la mano reclamando un dinero, que según él, debíamos darle por “mejoras”.
No sobra decir que inmediatamente lo mandé a freír espárragos.

Hay gente que nació para importunar, molestar, acosar, acribillar, abusar, apestar, asaetear, asediar, atafagar, atosigar, brear, cansar, cargar, chingar, jeringar, jorobar, crucificar, fastidiar, fregar, incitar,  incordiar, insistir, machacar, majar, marear, martillear, martirizar, mosconear, perseguir, porfiar. Y hay más palabras para describir a esta indeseable ralea de malos vecinos que desafortunadamente abundan, pero que me abstengo de escribirlas aquí por ser muy fuertes.

El asunto es que no hay razón ni sustento legal para que nadie tenga que pagar el muro que levante el vecino para su propio disfrute o beneficio.  

Al comprar una casa, piensa en el vecino que adquirirás con ella.
(Proverbio)

lunes, 23 de enero de 2017

EL AUTÓGRAFO

De cómo un momento incómodo se tornó  gracioso.


Antes yo era hasta avispado. Sucedió que hace ya muchos años estaban anunciando una campaña de recolección de dinero para ayudar a los minusválidos de Antioquia.

Se me ocurrió que podía recolectar algunos recursos entre mis amigos radioaficionados y fue así que a través de la frecuencia de los 27 MHz. comencé a solicitar aportes voluntarios.

No tardaron en responder al pedido algunos colegas
radioaficionados muy solidarios con esta campaña. Al día siguiente comencé a visitarlos para recolectar el dinero. Quedé sorprendido con la confianza que todos depositaron en mí al no aceptar los correspondientes comprobantes de recibo.

Claro que lo que sí hice fue asentar en un cuaderno, frente a ellos la lista de sus nombres especificando la cantidad recibida.
Después de tres días de ires y venires la suma recolectada llegó a los $250.000.

El evento se celebraría en el hermoso teatro Lido ubicado en el parque de Bolívar. Como supe que mi amigo y reconocido cantante Carlos Arturo se presentaría allí lo llamé para que me orientara sobre la forma en que debería entregar el dinero. Me dijo que fuera el día del evento y le dijera al portero del teatro que él me estaba esperando en el segundo piso para hacerme anotar en la lista de donantes.

Llegada la fecha me dirigí al teatro en compañía de un amigo y luego de comentarle al portero el motivo de mi visita muy amablemente nos permitió entrar, a pesar de que aún no iniciaba el ingreso de la segunda tanda de asistentes, pues el lugar estaba lleno.

Las hermosas escaleras de caracol que llevaban a la segunda planta estaban custodiadas por dos jóvenes scouts armados con sendos bordones de madera. Les dijimos que queríamos subir para encontrarnos con nuestro amigo el Señor del Bolero, como era conocido el cantante.

Nos miraron en silencio de arriba abajo, hasta que uno de ellos nos dijo:
_ ¿Amigos del cantante?, ¿ustedes con esa facha?
Esa sentencia nos cayó como un baldado de agua fría. Revisé con disimulo mi indumentaria, tal vez tendría el cierre del pantalón abierto o algún botón de la camisa mal puesto. O tal vez mis zapatos se habrían enlodado, o algo colgaba de mi nariz sin enterarme.

No hallé nada raro en mi revisión relámpago. Ellos cruzaron sus bordones de madera cerrándonos el paso. Me hicieron recordar una ilustración del libro de religión de mi escuela primaria que mostraba a un ángel expulsando a Adán y Eva del paraíso, armado con una espada de fuego. Fue una incómoda sensación de rechazo que ahora rememoro con algo de disgusto.

En ese momento Carlos Arturo se asomó desde la chambrana del piso superior y presenció el bochornoso incidente y entró en cólera.
_ Si mis amigos no pueden subir entonces yo tampoco voy a cantar, dijo con tono enérgico, comenzando a descender velozmente para abandonar con nosotros el lugar.

Acto seguido el director del evento atraído por los gritos intervino despidiendo a los sui géneris guardianes, luego de darles un merecido repelo. Subimos entonces al segundo piso donde nos atendieron muy bien. Lo que si me había quedado muy claro, y no olvidaré, fue la actitud solidaria de nuestro amigo, una cualidad muy escasa en estos tiempos.

Allí estaban las personalidades más encumbradas de la ciudad, políticos, autoridades militares y eclesiásticas; los actores y cantantes esperaban su turno para amenizar la velada que estaba siendo manejada en su emisión de televisión por J. Mario Valencia como coordinador.

Mientras conversaba con Carlos Arturo vi a unos metros detrás de él a Fernando González Pacheco, sin duda la persona más famosa del país en ese entonces. Estaba solo, muy elegante y serio, mejor dicho se veía bastante aburrido. Algunas damas comenzaron a rodearlo y a mirarlo como se mira un objeto del museo de oro. Sin duda estaba incómodo; había leído que era un hombre bastante tímido.

Comenzó Pacheco a llamar a Carlos Arturo en voz baja:
- Caliche… Caliche…
Carlos Arturo seguía hablando conmigo sin atender el angustioso llamado.
- Caliche…, seguía diciendo Pacheco mientras aumentaba su grupo de admiradoras. Le pedí a mi amigo que por favor lo atendiera para que lo sacara de ese apuro.
Así lo hizo y seguidamente me invitó a unirme a su charla luego de presentarnos. Luego se unió al grupo el cantante Mario Javier, intérprete de música de los años sesentas. El corrillo de admiradoras se hizo inmenso al ver juntos a estos grandes representantes de la farándula nacional.

Hicieron muy juiciosas la rigurosa fila, libreta y bolígrafo en mano. Una a una le solicitaron el autógrafo, primero a Pacheco, luego a Carlos Arturo y después a Mario Javier. No quiero olvidar cuando la primera jovencita de la hilera llegó a mi lugar observándome con cara de ¿Y este quién es?, y luego de pensarlo un momento me entregó su libreta y su bolígrafo. Fue el primero y sin duda el último autógrafo que me pedían, bueno aún no el último, pues las otras muchachas siguieron desfilando y ya sin dudarlo pidieron mi autógrafo. Nos reímos un rato por la curiosa escena que acabábamos de protagonizar.

Lo que siguió si se apegó al libreto, nos acomodaron en el teatro y al poco rato nos llamaron al escenario para hacer la entrega de la donación de los radioadicionados. Antes de esto Tola y Maruja habían entregado su donación, creo que fueron dos mil pesos. Subió entonces una señora que llevó veinte mil pesos y algo avergonzada dijo que disculparan lo poquito, pero que era con mucho amor; Tola los recibió a nombre de El Comité, mientras decía: - Eh… cual poquito mija. Yo ni sabía que había billetes de veinte mil.

viernes, 20 de enero de 2017

UN MUNDO SIN NEGROS

QUÉ SERIA DEL MUNDO SIN NEGROS.
Makungu para el Desarrollo.

"Cuando conozco a alguien no me importa si es blanco, negro, judío o musulmán. Me basta con saber que es un ser humano".
(Walt Whitman)


Esta es la historia de un niño que despertó una mañana y le preguntó a su madre, Mamá: 
¿QUÉ PASARÍA SI NO HUBIERA NEGROS EN EL MUNDO?

Su madre pensó por un momento, y luego le dijo: Hijo, hoy tú me vas a acompañar, y veremos cómo sería la vida si no hubiera negros en el mundo. Dijo la madre, ahora ve a vestirte para que empecemos. El niño se marchó a su cuarto, para ponerse su ropa y zapatos.

Su madre lo miró y le dijo, hijo, ¿dónde están tus zapatos? Y esa ropa que llevas está arrugada, yo tendré que planchártela. Pero cuando ella fue en busca de la mesa de planchar, esta no estaba allí. Ves hijo, Sarah Boone, una negra, fue quien la inventó y Jan Matzliger, un negro, fue quien inventó la máquina que se usa para adherir el zapato a la suela.

Bueno, dijo la madre, ve y hazte algo en el pelo. El niño corrió a su cuarto para peinarse, pero el peine no estaba allí. Ves, le dijo su madre, Watter Sarnmons, un negro, inventó el peine. El niño opto por cepillarse su pelo, pero el cepillo tampoco estaba allí. Tu vez, le dijo su madre, Lydia O. Newman, una negra, inventó el cepillo para el pelo.

La madre dijo luego a su hijo, vamos a hacer las tareas de la casa y luego vamos a la tienda a hacer mandado. El niño tenía como tarea barrer el piso. El niño barrió sin descansar. Cuando el fue en busca del recogedor de polvo, este no estaba allí. Tú ves, le dijo su madre, Lloyd P. Ray, un negro, inventó el recogedor de polvo. El tuvo que amontonar la basura en una esquina de la casa y dejarla allí.

El niño luego decidió trapear el piso, pero cuando fue en busca del trapeador, este no estaba allí. Ves, le dijo su mamá, Thomas W. Stewart, un negro, inventó el trapeador. El niño grito a su madre, mamá, yo no tengo suerte. Bueno hijo, déjame terminar de lavar la ropa para que preparemos una lista de mandado para ir a la tienda a comprar.


Cuando la ropa terminó de ser lavada, ella fue a colocar la ropa en la secadora, pero la secadora no estaba allí. Tú ves mijo, dijo la madre, George T. Samon, un negro, inventó la secadora.
La mamá le solicito un lápiz y papel a su hijo, para preparar la lista de mandado que llevarían al mercado. El niño corrió a buscar el papel y el lápiz, pero notó que el lápiz estaba despuntado. El joven esta vez también tuvo poca suerte, porque John Love T, un negro, inventó el sacapuntas.

La mamá trato de conseguir una pluma, pero tampoco había pluma, porque William Purvis, un negro, inventó la pluma fuentes. A propósito, Lee Burridge, un negro, fue quien inventó la máquina de escribir, y W. A. Lovette, otro negro, inventó la máquina impresora avanzada. El niño y su madre decidieron marcharse al mercado. Cuando el niño abrió la puerta de su casa, notó que el pasto estaba tan alto como él. Su madre le dijo, ves, la cortadora de grama la inventó John Burr, un negro.

Ellos se dirigieron al automóvil, y se encontraron con que este no arrancaba. A lo que su madre le dijo, ves, Richard Spikes, un negro, inventó el sistema automático de velocidades y Joseph Gammel, otro negro, inventó el sistema de supercargado para máquinas de combustión interna.


El niño y su madre también observaron que los vehículos en circulación chocaban con mucha frecuencia, por la falta de semáforos. Ella le señalo, tú ves, Garret A. Morgan, un negro, inventó el semáforo. Ya se estaba haciendo tarde, y decidieron continuar su camino hacia el mercado, realizaron su compra y regresaron a casa. Al llegar a su hogar, después de sacar la leche, los huevos y la mantequilla de sus bolsas, notaron que el refrigerador estaba ausente. A lo que dijo la madre, tú ves mijo, John Standard, un negro, inventó el refrigerador. 
Entonces decidieron dejar los comestibles sobre la mesa.

A todas estas, el niño empezó a sentir frío. La mamá fue a encender el aparato de calefacción, el cual no estaba allí. Ella le dijo a su hijo, sabes, Alice Parker, una negra, fue quien inventó el aparato de calefacción. Aun en el verano, ellos tampoco habrían tenido suerte, porque Frederick Jones, un negro, fue quien inventó el aire acondicionado.


Era casi la hora de que el padre del niño llegara a casa. El mencionado señor, usualmente toma el autobús para dirigirse a su casa. Pero no había tal autobús, porque el precursor de ese medio de transporte fue el tranvía eléctrico, cuyo invento lo realizo Elber R. Robinson, un negro. El papá del niño, quien trabaja en una oficina de un veinteavo piso, usa el elevador frecuentemente, pero esta vez no había elevador, porque Alexander Miles, un negro, fue quien lo inventó. El niño también acostumbraba arrojar sus cartas a un buzón de correos de la localidad, pero ahora el buzón no estaba allí, porque Philip Downing, un negro, fue quien lo inventó. 

Y a propósito, fue también un negro, William Berry, quien inventó el matasellos de correos. Después de un arduo día, el niño y su madre se sentaron ante la mesa del comedor, con la cabeza entre sus manos. Cuando el padre por fin llego a casa, este les pregunto, ¿por qué están sentados a obscuras? Bueno, porque Lewis Howard Latimer, un negro, fue quien inventó el filamento que contienen los bombillos, Aquí no estamos mencionando si el niño estuviese enfermo y necesitase una transfusión sanguínea para salvar su vida. Esta habría podido realizarse, debido a la proeza que hiciera el doctor Charles Drew, un científico negro, quien consiguió la forma para preservar y almacenar sangre, lo que dio inicio al primer banco de sangre del mundo. 

¿Qué tal si el niño hubiese necesitado de una cirugía del corazón? Esto no habría podido ser posible, sin la primera operación de corazón abierto realizada por el doctor Daniel Hale Williams, un científico negro.

El niño pronto aprendió, como sería la vida si no hubiera negros en el mundo. Si usted alguna vez se ha hecho la misma pregunta que este niño. ¿Dónde estaría la humanidad sin nosotros? La respuesta es muy simple.
Estaríamos en una gran obscuridad.

martes, 17 de enero de 2017

CUATRO TORNILLOS

 Los cuatro tornillos de la corrupción.


Una mañana salí a comprar cuatro tornillos con sus tuercas para reemplazar los del banco del edificio. Entré a la ferretería del barrio llevando uno de ellos de muestra y los solicité. Debe cancelar $4.000, me dijo el dependiente, y agregó: - Por favor deme el número de su cédula de ciudadanía.

Eso me extrañó bastante, por lo que le pedí que me explicara para qué necesitaba ese dato.

El me explicó que la DIAN estaba enlazada con la base de datos de la ferretería para garantizar los cobros del IVA. 

En verdad no me molestó el asunto, aunque si me dejó claro que todos nuestros movimientos podían ser monitoreados. Había quedado registrado que ese día, a esa hora y en ese lugar, yo había comprado cuatro tornillos con sus tuercas por $4.000 y había pagado el IVA.

Eso fue hace unos dos años, pero rememoré ese hecho al ver las noticias que denuncian graves casos de corrupción de niveles impensables.

Como puede ser que si el sistema registra la compra de cuatro tornillos, no se habían enterado del gran detrimento patrimonial que durante muchos años estaban causando funcionarios y contratistas de las megaobras con sobrecostos inventados que sumaban billones de pesos. Y eso que lo que se ha descubierto es solo la punta del iceberg.

Cuando abrí la cuenta en el banco para depositar $200.000 me solicitaron infinidad de datos personales y una constancia tangible del origen de esos míseros pesos. Entonces como se explica que las consignaciones o aperturas de cuentas bancarias de los responsables de recibir mil millonarios sobornos para apalancar contratos, se hagan bajo una misteriosa sombra de complicidad.

Seguramente se abren a nombre de testaferros, familiares o amigos. ¿Cómo pasan el filtro del origen tangible se esos dineros? 

Cuantas personas andan hoy día en lujosos vehículos y compran mansiones sin acreditar el origen honesto de su fortuna. Que hacen los entes de control en estos casos, parece que nada; o tal vez mucho, siendo esto último fácil de imaginar, piensa mal y acertarás.

martes, 10 de enero de 2017

Zygmunt Bauman

Presentación animada para el blog

El filósofo y sociólogo polaco Zygmunt Bauman falleció el domingo 8 de enero a los 92 años. La noticia fue publicada por Gazeta Wyborzca, el diario de su país. Bauman fue uno de los intelectuales más importantes del siglo XX y el creador del concepto de la “modernidad líquida”, que reflexiona, entre otros aspectos, sobre la debilidad de los nexos sociales y emocionales, la incertidumbre sobre el futuro y los cambios que ha traído la globalización al poder del Estado-nación.

Testigo de primera mano de las transformaciones que experimentó la sociedad europea, Zygmunt Bauman  no dejó descansar su brazo y su cerebro y continuó escribiendo y reflexionando sobre la realidad sociopolítica mundial hasta su último día de vida. Su trabajo fue reconocido en 2010 con el Premio Príncipe de Asturias, que compartió con Alain Touraine.

En los últimos años se le vio mucho más preocupado por comprender cómo las redes sociales habían cambiado la interacción entre las personas, así como la instrumentalización de la ciberseguridad para usos políticos.
Fuente: Periódico El Espectador de Bogotá.