sábado, 24 de septiembre de 2016

EL ROSARIO EN CASA

Quiero compartir esta historia que muchos vivimos para que recordemos esos tiempos de nuestra niñez, y para presentársela a los que no la conocieron. 


Familia antioqueña rezando el rosario. Dibujo de Horacio Longas
Como olvidar ese tiempo en que sin falta rezábamos el santo rosario en la casa. Se hacía siempre esto a las seis de la tarde lloviera, tronara o relampagueara.
Antes de esa hora generalmente los niños estábamos en la calle haciendo nuestro trabajo, jugar. Las niñas jugaban a la cocinita con sus muñecas, y nosotros, los varones, casi siempre jugábamos fútbol, guerra libertada, pipo y cuarta, con bolitas de cristal. La vuelta a Colombia con tapas de gaseosa llenas de parafina para darles peso y posteriormente, siguiendo el respectivo turno, irlas empujando con el dedo pulgar por una carretera pintada en el suelo con tiza.

Jugábamos también “bate”, una especie de beisbol usando como bate un palo de escoba y como bola una pequeña pelota de letras. Lo más cercano a un dispositivo electrónico que en ese entonces muy pocos teníamos era la maquinita View-Master, con la que podíamos ver las fotos estereoscópicas que traían sus discos, Era de baquelita, ya que aún no se había inventado el plástico. Una maravilla que no requería pilas ni cables USB. La buena noticia es que todavía se consigue.

* Como dato curioso acabo de ver que ahora el precio oscila entre los $177.000 y los $309.000, tengo dos guardadas con varios discos que me costaron $20.000 cada una.

Y agárrense de la silla, la View-Master 65 aniversario se consigue por $508.300. otra buena noticia para los que tengan una view-master entre sus chécheres.

View-Master de baquelita con sus discos.

La golosa (Rayuela en otros países), era un juego unisex, para niñas y niños. En época de viento elevábamos las cometas (Papalotes), eso era muy emocionante.

Pero todo esto paraba de repente cuando empezábamos a escuchar las voces de todas las madres, que desde puertas, ventanas y balcones  gritaban:
- Luis… Pedro…. María… José… A rezar el rosario.
No había tutía, nadie eludía el llamado y solo se veían niños y niñas corriendo en todas direcciones. Ese era el mejor reloj que teníamos a esa hora, sin duda eran las seis de la tarde.

Al llegar a la sala, con el rostro sudoroso, ya mi mamá estaba acomodada en el sofá empuñando la camándula y mi padre medio con cara de aburrido a su lado bostezando. Mis hermanitos se habían acomodado, unos en el piso y otros alrededor de mamá, todos esperando el comienzo del  rosario.

- Los misterios que vamos a contemplar hoy son los gozosos. Decía mi madre. Y luego continuaba, Santa María madre de Dios….
Todos contestábamos medio adormilados: - Dios te salve María, el Señor es contigo…

Cuando terminábamos mi mamá nos mandaba a lavar las manos para ir al comedor a esperar a que la señora del servicio, que en ese tiempo se la decía sirvienta, nos trajera la comida. No miento, y lo digo a los que no vivieron esos años, que todos los días comíamos frisoles con coles, arroz, chicharrón, tajadas, papitas fritas, pero hechas en casa, aguacate y arepa. La sobremesa era leche con dulce de mora o brevas. A mí nunca me gustó la mazamorra, pero tampoco faltaba con un pedazo de dulce macho.

¿Creyeron que era todo?, pues no, diariamente poco antes de acostarnos se acostumbraba la merienda: Chocolate, arepa con mantequilla y quesito, si se atravesaba un pandequeso no se despreciaba.

jueves, 22 de septiembre de 2016

ROOSEVELT CASTRO

JUEGO LIMPIO
"Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad".
Séneca


La puntualidad dice mucho de quienes la ejercen, es sinónimo de responsabilidad, buena educación y genera confianza. Esto hizo Roosevelt Castro al llegar muy puntual a la entrevista que habíamos concertado y que resultó muy amena e interesante.

QUIÉN ES ROOSEVELT

Roosevelt Castro nos presenta la tarjeta verde
Bueno, Roosevelt Castro es un loco de atar, como se dice en el argot popular. Un hombre preocupado por las cuestiones de agresividad y violencia que se mueven el fútbol y que ha cambiado los paradigmas en la cuestión del arbitraje, y también en el periodismo deportivo. Soy hijo de Cecilia Bohórquez de Castro y Roosevelt Castro, quien fue técnico agrónomo de la Federación Nacional de Cafeteros.
Nací en Villarrica Tolima, llegamos a Antioquia en 1959 cuando a mi papá lo nombraron para trabajar en esta región.

Inicialmente vivimos en Heliconia, después pasamos a Sonsón, Betania, Caramanta y Santa Bárbara, para finalmente luego trasladarnos a  Medellín. Llegué muy pequeño a Antioquia por lo que ha sido el lugar donde me crié y tuve mis primeras experiencias en mi proyecto de vida, como la filantropía, valores y finalmente el periodismo, con el que hice una especie de simbiosis con el fútbol. Siendo niño jugué fútbol, pero era muy malito; era algo así como el patrocinador del equipo, pues era el dueño del balón y eso me daba la ventaja de jugar siempre (Risas).

Soy egresado del Liceo Marco Fidel Suarez de la ciudad de Medellín, y fue allí donde hice mis primeras incursiones en el periodismo en una publicación llamada El líder juvenil. Igual en esa época de bachillerato tuve la oportunidad de hacer radio al lado de Guillermo Hinestroza Isaza en su programa Goles y comentarios en Radio Popular, del Sistema Federal de Antioquia, que luego paso a ser Grupo Radial Colombiano y finalmente Colmundo Radio.

LA TARJETA VERDE

Bueno, como todo tiene su comienzo quiero anotar que me inicié jugando fútbol por el sector de Florida Nueva, cerca de las piscinas olímpicas, pero como ya lo dije no era muy bueno en esto. Luego tuve la oportunidad de ser director técnico de los equipos de la Universidad Pontificia Bolivariana, fui parte de los inicios del torneo Baby fútbol, idea de Guillermo Hinestroza, que se hizo hasta el año de 1973 cuando se lo entregó al Deportivo Independiente Medellín, muchos jugadores para el fútbol profesional de nuestro país.

Fue así que en 1979 nos llamó Hernán Gómez Agudelo, padre del Bolillo Gómez, para que reviviéramos el Baby fútbol, pero como parte de las divisiones inferiores del Independiente Medellín, pues del torneo de 1973 surgieron grandes figuras para el Rojo de la Montaña, como Orlando Pérez, Gustavo “Nilsen” Zapata, Rogelio Zapata, entre otros. Estaba dispuesto a asumir la reedición del torneo cuando algún problema surgió entre Guillermo Hinestroza y don Hernán Gómez, que nos sacó de taquito y le encargó el asunto a Ricardo Ramaciotti y al doctor Antonio Franco y en 1980 se revivió el torneo ya con el nombre de “Nueva Generación”, en el Coliseo Cubierto Iván de Bedout.

En 1984 me llamó Guillermo otra vez para proponerme que iniciáramos de nuevo el Baby fútbol. Le contamos la idea al doctor Antonio Franco, odontólogo del Seguro social y hombre de fútbol, para que nos diera el puntapié inicial.

¿Qué pasó?, se robó la idea…. (risas), de ahí surgió la Corporación Baby fútbol Los Paisitas, que más adelante se llamó Corporación Deportiva Los Paisitas. Cuento esto para que la gente sepa que todo esto partió de nosotros y que ahora nada nos reconocen, muy curioso ese cuento, gajes del oficio.

En 1982 hago mi primer curso arbitral con Gonzalo Valderrama en Comfama de San Ignacio. Hago luego otros cursos con Juan Manuel Gómez y Octavio Sierra en el 85 y el 86. En 1986 debuto como árbitro de fútbol, paralelamente con el periodismo y otras actividades. Mi arbitraje desde entonces ha sido didáctico, enseñándoles las normas a los niños.

Corría el año 1997 cuando estudiaba historia y comunicación social en la Universidad de Antioquia cuando me llama Juan Manuel Gómez Botero para que haga parte del Colegio de árbitros de la Liga Antioqueña. Yo acepté gustoso esa invitación y empiezo a meterme en la parte axiológica, es decir, de los valores.

Empecé con la laminita de El Divino Niño, en cuyo reverso había una especie de manual de convivencia que le daba a los niños.
Vi que esto transgredía en algo el aspecto espiritual, ese variopinto  paisaje que manejaba las distintas creencias, pues habían entre los niños  algunos Testigos de Jehová, otros Evangélicos, otros Musulmanes y hasta Budistas. Entonces pensé que ese código no iba a pegar.

Esto me llevó a repasar la historia de las tarjetas del fútbol, y allí encontré que el inventor de estas, el inglés Ken Aston, se inspiró en algo que aceptan todas las culturas, el semáforo. Él resolvió entonces que el rojo era para detener la violencia y el amarillo para estar en alerta, faltaba un color, el verde entonces cambié la lámina de El Divino Niño por una tarjeta de ese color, para completar la triada cromática de Aston.  Ahí nace la tarjeta verde en el año 2007 cuando estaba trabajando en otras estrategias interesantes para la paz y la convivencia en los escenarios deportivos, como una transmisión de fútbol profesional con humor llamada “El Despelote Deportivo, “la Pelotera Deportiva”, “El Preliminar..por humor al deporte”, “Historias a la Redonda, entre otros. Desde entonces he venido usando esta nueva herramienta que presenté en una Cumbre Mundial de Paz que se celebró en Bogotá.

De igual forma se la presenté a la Liga Antioqueña de Fútbol, a diferentes comités deportivos, y a la gente involucrada en este tema para que acogieran mi idea. No olvido una respuesta lapidaria que recibí de un dirigente de nuestro fútbol hace ya casi 20 años:
“Eso lo prohíbe la FIFA”.
Yo les respondí:
Para ustedes lo prohíbe la FIFA, a mí no me lo prohíbe nadie”, y seguí con mi propuesta.

 Desde entonces la he socializado en la Cumbre Mundial de Paz. Igualmente en el  Congreso Internacional de Comunicación Social para la Paz y en diferentes escenarios en los que he estado, tanto académicos como deportivos..
Creo que así empezó a rodar la idea que surgió ya hace treinta años y que en septiembre del 2015 se visibilizó internacionalmente cuando la segunda división del fútbol italiano la implementó como estandarte para el juego limpio.
Me alegró mucho un mensaje que recibí vía internet de alguien que decía que esto se había hecho gracias a las huellas que yo había dejado en la red con mis actividades en el deporte de Antioquia.

La tarjeta inició con esta frase en el reverso de la laminita del Divino Niño: “Yo amo, tolero y respeto a mi adversario”. Luego de cambiar a la tarjeta verde incluí la oración por la paz de San Francisco de Asís y finalmente la complementé con esta frase con y contribuyo con el juego limpio”.

Muchas gracias Roosevelt por atender nuestra entrevista y compartirnos estas cosas tan interesantes, no dudo que la tarjeta verde será finalmente aceptada para completar el semáforo de Ken Aston. Mientras tanto te muestro esta que me regalaste para premiarte por tu juego limpio:






martes, 20 de septiembre de 2016

MI CUADERNO DE NOTAS

Una expedición al fondo de la memoria.


Si un hombre cualquiera, incluso vulgar, supiera narrar su propia vida, escribiría una de las más grandes novelas que jamás se haya escrito”.
Giovanni Papini.


Durante muchos años he estado escribiendo los recuerdos que muchas veces de manera espontánea van llegando a mi mente. Retazos de mi vida y también de la de otros que me han acompañado por este camino de la vida. 

Al comienzo los escribía en un cuaderno, luego en la máquina de escribir, y finalmente en el blog, con la esperanza de publicarlos en un libro algún día.

Primero llegó la oportunidad de editar el libro del Diccionario paisa, una de las entradas más leídas del blog, que tuvo la fortuna de recibir muchos comentarios de amigos lectores que gentilmente aportaron nuevas palabras.


Dos autoediciones han salido de este Dicionario cuyo objetivo principal es preservar esas palabras que usaban nuestros ancestros y que poco a poco han ido desapareciendo. Cierto es que el tiraje de estas dos ediciones no ha sido numeroso, pero han quedado en manos de personas que aprecian su objetivo y que sin duda lo compartirán con las nuevas generaciones.

Este es el caso del Banco de la memoria que ha incluído palabras del Dicccionario paisa en esa importante página gracias a Daniel Alejandro Vergara León.

Dar click para aumentar el tamaño de las imágenes

Ahora le ha llegado el turno a la historia de mis vivencias, que poco a poco van saltando al nuevo libro que estoy preparando. Hasta ahora van estos capítulos:

Paisaje de pueblo     
El bobo del pueblo                                 
Ovnis                                                             
La milagrosa                                                
El extra                                                         
Lección de ventas                                          
El avaluador                                                  
El circo                                                          
El exorcista                                                   
El incendio y La Macuá                                
El internado                                                   
El esqueleto de Tascón                                
Hora de lectura                                              
El coro y la violencia                                    
El comediante                                               
La inundación                                               
Licencia de bicicleta                                     
Los churros de Larita                                    
Las tiendas de mi barrio                               
El mercado del doctor Pulgarín                    
El portero                                                     
El terremoto                                                 
Fui testigo                                                    
Kandelo Festo Klubo                                   
La biblioteca del colegio                              
La fábrica de aviones                                   
La historia del piojo                                   
Los bailes del barrio                                    
Mauro se fue                                               
El armario de Orlando                                 
La Maquina de moler                                         
El Berraco de Guaca                                   
Dorian Gray paisa
El anciano y el niño                                    


Este libro no será una biografía, esas solo son cosas de grandes personajes que consignan en ellas sus vidas para trascender en el tiempo.

Será un viaje al fondo de mi memoria para buscar en ella las cosas vividas y convividas que seguramente no son muy distintas a las de muchos, que reconocerán al leerlas algunas similitudes a su propia vida.
Estará impreso en papel ecológico proveniente de la caña de azúcar


jueves, 15 de septiembre de 2016

AMANECER EN MEDELLÍN

Al ver el extraordinario amanecer que tuvimos en Medellín el 15 de septiembre de 2016 sentí algo así como un Déjà vu: "Esto ya lo he visto".

Arriba: serie El Domo - Abajo: foto de Víctor Ortega. 
Pues acabo de recordar donde lo había visto, primero en la película de los Simpsons que muestra como cubren a la ciudad de Springfield con una cúpula para aislarla por el riesgo de contaminación que ofrece. La otra similitud es la que muestra la serie basada en la novela "Under Dome" (El Domo),de Stephen King, que muestra el domo con el que cubrieron el poblado de Chester's Mill. Un curioso Déjà vu resuelto.

Cúpula sobre Springfield

sábado, 10 de septiembre de 2016

EL PLEBISCITO

SÍ O NO
He ahí el  dilema.



"Sí o no son palabras demasiado cortas pero demasiado fuertes, la mayoría de nuestros problemas vienen por decir “Sí” muy rápido o “no” demasiado tarde". 

Estas palabras, aunque muy cortas, deben ser bien pensadas antes de ser dichas, pues casi siempre deciden asuntos trascendentales.

Sí (del latín sīc) es una de las palabras más usuales en español, la gramática tradicional lo analiza como un adverbio de afirmación que se suele emplear respondiendo a una pregunta.

Pero "sí" no se queda ahí y puede cambiar su significado según el tonito en que se diga o cuando se use un signo de interrogación o admiración. No entendemos lo mismo cuando alguien diga “si” a secas y golpeado denotando que lo que se afirma es algo que no admite discusión y que es una decisión inamovible. El sí también lo usamos algunas veces para reforzarlo. “Sí, yo estuve en el concierto”.

Algo muy diferente entendemos cuando escuchamos ese “sí” expresado como interrogación con una curva tonal alargada, ¿SiiiiIiiii…?, que nos hace entender que es una afirmación llena de dudas y una decisión aún no tomada. En este último caso sería como decir ¿Como así? o No te creo.

Pero por regla general el “sí” es lo opuesto lógico del no, y eso implica una tremenda responsabilidad para decirlo.

"Muy curioso es que algunas lenguas no tienen la conjunción “Si”, que tienen las lenguas romances o las lenguas germánicas occidentales. En esas lenguas ante preguntas, se repite el verbo. Entre las lenguas que carecen de «sí» están el latín y algunas lenguas celtas insulares.
Así en latín ante una pregunta como Vēnistine herī? (‘¿Viniste ayer?’) se puede responder de alguna de las siguientes formas": Sīc est (‘así es’). (Wikipedia)

Algo muy similar al sí ocurre con el “no” que denota la no aceptación de algo, pero que según el tono en que se diga da a entender que es o no cosa decidida y que no admite discusión, como cuando un padre le niega el permiso de salir a un hijo y se lo dice muy corto y golpeado: NO, eso deja claro que ni insista, que es un hecho que esa noche no saldrá. Cuando se dice alargado, con tonito y agregando una interrogación: ¿No...? no quedan dudas que más que una negativa es una duda.

EL ACUERDO DE PAZ ¿SÍ O NO?
El plebiscito.

Ahora entenderán el por qué del largo preámbulo, por el plebiscito. Del latín plebiscitum, un plebiscito es una resolución tomada por un pueblo a partir de la pluralidad de votos. Se trata de una consulta realizada por los poderes públicos para que la ciudadanía se exprese mediante el voto popular directo respecto a una determinada propuesta.

El plebiscito es una elección que nace por propuesta de los representantes constitucionales. Suele crearse a partir de la fórmula “sí o no”, donde los votantes deben responder a la pregunta planteada por un ente electoral.

No hay duda de que esta decisión en trascendental, pues implica el futuro de nuestro país, por eso es tan importante conocer las 297 páginas del documento que vamos a aprobar, o rechazar con un sí o un no.

Las consecuencias de esta decisión solo las dirá el tiempo y la historia, pues nadie conoce el futuro. Lo único que se puede hacer es conjeturar sobre los posibles efectos que traerían ambas decisiones, esto es lo que escuchamos diariamente de los analistas expertos, algunos muy metódicos y prudentes, pero lamentablemente algunos sesgados y oportunistas.



Conociendo la importancia de un sí o un no en este momento coyuntural de Colombia tomemos nuestra opción de voto de manera responsable, pero sobre todo respetando la decisión de los otros, reconociendo que en ambas partes hay argumentos respetables y sólidos. Igual no podemos negar que no faltan los que pontifican sin conocimiento de causa descalificando a los que no secunden sus despropósitos, en estos casos lo mejor es seguir de largo y no entrar en discusiones inútiles, ¿Siii?, sí: ¿Nooo?; no.

En este enlace puede leer o guardar el acuerdo de paz
PLEBISCITO


viernes, 9 de septiembre de 2016

FABIO RESTREPO

ACTOR Y ESCRITOR

Fabio Restrepo es ahora un reconocido actor de cine y televisión. Ya no pasa desapercibido en ningún lugar, y al verlo sus admiradores lo rodean para pedirle autógrafos y tomarse fotos con él.

Amablemente me recibió en su casa para concederme la entrevista que le había solicitado. En medio de una amena conversación me enteré de que antes de ser actor había escrito un libro, Verdugo de verdugos, que se agotó rápidamente. Ahora está pensando en publicar la segunda edición.


VERDUGO DE VERDUGOS
Los malos del barrio y otros relatos

Fabio Restrepo y su libro.
Fabio Restrepo descubrió su vena literaria cuando comenzó a escribir durante sus ratos libres de trabajo. Aprovechaba esos momentos para escribir en un cuaderno las duras historias de esa Medellín que vivimos cuando tuvimos una absurda ola de violencia y terror.

- Una de estas historias me la contó una señora vecina que ayudaba en mi casa,  en aquel tiempo no le decíamos a esto servicio doméstico. Entonces decidí plasmar en un cuaderno la conmovedora situación que vivió esta mujer que cuando niña fue raptada por “Tarzán”, un vecino de ella, que la convirtió en su esposa sometiéndola a una vida de esclavitud y maltratos.

- Para mí fue fácil recrear el relato, pues memoricé todos los detalles de la historia que me había contado esta señora, que había sido ni más ni menos la mujer del Tarzán.

La vida de Fabio no era fácil pues se quedó sin empleo y se la rebuscaba manejando un taxi. Un día decidió ir a visitar al director de cine Víctor Gaviria para enseñarle sus historias, y llegó en el preciso momento en que este estaba haciendo el casting para la película Sumas y Restas.

- Ven, te invito a que hagas el casting, me dijo Víctor, al tiempo que recibía mi cuaderno de relatos, prometiendo que lo leería luego.

Fabio nos cuenta que entonces él no tenía idea de lo que era un casting, pero como buen paisa aceptó el reto y lo presentó, no sin algo de nervios.

El camarógrafo le dio el pié de la escena que debía recrear:
- Vas  ser un traqueto que tiene una cocina de droga, descubres que un empleado está consumiéndose mucha parte de lo producido y debes llamarlo a rendir cuentas, cámara acción.
Fabio algo confundido comenzó así:

-  Vení un momentico por favor, vos que es lo que has estado haciendo…

- Corten, corten, gritó el camarógrafo, que al tiempo era el que hacía el papel del empleado.
- Tu personaje es un atarbán, que de educación no tiene nada, y mucho menos diría: Por favor.
- Vamos a repetirlo.
- Fabio comprendió la situación y se preparó para el segundo intento.
- 3, 2, 1, Cámara, acción…

Fabio comenzó entonces con un sartal de groserías que en su vida había dicho, pues en su casa su papá ni decir carajo les permitió.
_  Quihubo pues gono…, malp…, hijue…, “#$,/&=, etc, etc…
La cosa salió tan convincente que el compañero de actuación le dijo:
- Listo, ya.

Fabio pensó que eso era parte del diálogo improvisado y lo encuelló diciéndole:

- Listo qué, gran hijuep…, &%$,/(#”…
Los asistentes no aguantaron la risa y tuvieron que intervenir para dar por terminada la prueba. No sobra decir que Fabio coprotagonizó la película Sumas y Restas.

- Tiempo después Víctor Gaviria habló muchas veces conmigo, le habían gustado mucho mis relatos, hasta me dijo que pensaba en la posibilidad de llevar al cine alguno de ellos; en especial le gustó el del justiciero que había decidido acabar él solo con los delincuentes de los barrios, algo así como un superhéroe criollo.


Agregó que los escritos eran tan buenos que merecían publicarse en un libro.
Víctor me visitaba para hablar de otras historias del cuaderno, como la de la niña raptada. No solo le di más detalles, sino que lo llevé al barrio Popular y le presenté a la mujer de Tarzán, que entonces ya era una mujer hecha y derecha.
Anduvimos por las calles del sector al tiempo que le mostraba sitios y personajes inherentes a mis relatos.

El tomaba notas, y en otras ocasiones grababa nuestras conversaciones.

Lo veía cada vez más interesado en llevar esto al cine, tanto que dijo que estaba hablando con algunos productores.
Víctor me había ilusionado mucho con esto y hasta me mencionaba que yo obtendría ganancias monetarias si esto se cristalizaba, pero el tiempo fue pasando hasta que no volví saber de él.

Yo estaba viviendo una difícil situación económica  y decidí enviar el cuaderno de crónicas a una convocatoria para publicar un libro, y aunque no gané, uno de los jueces del concurso, Juan José Hoyos, me recomendó llevarlo a Editorial Planeta, cosa que hice.


Gracias a esto en el año 2002 se publico el libro Verdugo de verdugos, que contiene unas veinte historias, entre estas, la del Animal.
- Yo a Víctor lo he tenido en el mejor de los conceptos, como director,  y lo más importante, como persona. Es exigente con su trabajo, al punto que en algunas ocasiones ha puesto nerviosos a los productores, que quieren ver terminadas las películas rápidamente. Él se toma el tiempo con más calma a la espera de lograr las condiciones de ambientación que tiene ya preconcebidas.
Por eso me extrañaba mucho que no me hubiera vuelto a llamar para decirme en que iba el asunto de la película. Cuando tenía oportunidad le preguntaba que si ya había hablado con el productor y el siempre me respondía que estaba en eso, pero el tiempo pasaba sin que se concretara nada, eso me hizo sospechar que algo me ocultaba.

- En cierta ocasión mi hijo le preguntó por qué  no aparecía el productor que estaba interesado en el proyecto, a lo que le respondió con evasivas. Mi hijo le pegó tal encerrona que yo sentí pena ajena, tuve que calmarlo y le dije, venga mijo, deje que yo hablo con él.
Mi hijo me contestó que yo era muy ingenuo, que esta situación estaba muy dudosa.

No quiero dejar de mencionar que un productor nos visitó en cierta ocasión para hacer un documental sobre mi relato del justiciero.

Él nos estaba entrevistando de una forma que consideré algo incómoda, prudentemente  le reclamé por esto, cosa que parece le molestó, pues nos dijo que sin documental no habría película.
Yo le respondí: - Bueno, está bien, y él se marchó.

TARZÁN vs EL ANIMAL

El relato de la polémica.

Lo de Víctor va quedando claro, si bien la crónica del justiciero arrancó con el pié izquierdo, él tomó la de Tarzán, que hace parte de “Los malos del barrio”, página 36 de mi libro, y comenzó a rodar la película. Solo que cambió los nombres de los personajes y la tituló: “La mujer del animal”.

Me dijo en una ocasión que mi crónica solo tenía tres páginas y que en ella yo mencionaba a Tarzán, mientras que el personaje de su película era El animal. Parece que había olvidado todos los detalles que le había revelado en nuestras charlas y sobre todo el haberle presentado a la esposa de Tarzán. Los nombres de los personajes del libro yo igual los había cambiado por sugerencia de la Editorial Planeta, y así se hizo.

Tengo el guión de la película y vi que en él aparecíamos entre los personajes, mi papá, mi hermana, mis hermanos y yo.

Víctor un día me dijo que para evitar problemas nos iba a excluir del guión, a lo que le respondí que podía hacerlo, pero que lo que debía quedar claro era que la idea original era mía. Pero era indudable que él me quería sacar del proyecto.

De pronto apareció aquí otra vez, él no pelea con nadie, yo tampoco. Él es un hombre muy querido, prudente y carismático y en resumen un genio; lo que me duele es la falta de reconocimiento que ha tenido sobre el origen de su película, yo me confié como amigo.

Un conocido que vive en Canadá me envió una publicación del periódico El Mundo del  9 de Octubre de 2015 en la que aparece una entrevista que le hicieron a Víctor Gaviria, yo no la conocía. En esta, Víctor claramente dice que la idea de su película surgió de las crónicas de mi libro Verdugo de verdugos, inicialmente del justiciero, aunque luego optó por la crónica de la mujer de Tarzán, que el rebautizó como la mujer del animal.
Aquí un extracto de esta entrevista y el enlace.
El Mundo

“El mal es tan grande que puede manifestarse de muchas maneras. Hasta puede llegar sensual y atractivo, para seducir las papilas cinéfilas de un director.
Y  Víctor Gaviria lo sabe. A él se le apareció primero Verdugo de verdugos, libro de Fabio Restrepo que cuenta la maldad de su personaje, pero el destino se encargó de desbancarlo como protagonista de su nueva película”.


Ahora ese sueño mío está el festival de cine de Toronto, sin mí.
Yo soñaba viendo los créditos finales de la película, en los que aparecía mi nombre:
“Idea e historia original de Fabio Restrepo”
Del libro Verdugo de verdugos.

Víctor me quitó ese sueño. Él es un gran director, a los otros directores en los festivales los aplauden, a Víctor lo ovacionan, él no necesitaba hacerme eso.

Fabio finaliza la entrevista diciendo esto sin poder ocultar su decepción:
- Fue que yo confié como amigo.

video

lunes, 5 de septiembre de 2016

RETRATOS DE COLOMBIA

Evento apoyado por el Ministerio de Cultura  
Programa Nacional de Concertación Cultural

Mis fotos en el concurso:

Son cuatro tomadas en Marinilla y otra en Guatapé. Al abrir cada una verá las opciones de calificar con estrellas y luego hacer un comentario y enviar.

Espero su apoyo, calificación (6 estrellas ******) y comentarios.
Cierra el 2 de octubre del 2016

Este enlace lleva a mis fotos:
Foto 1
Foto 2
Foto 3
Foto 4
Foto 5


Mis fotos de Marinilla señaladas

Objetivo del concurso

Dar a conocer y/o promocionar los atractivos, lugares representativos, eventos o sucesos importantes de Colombia, mediante la fotografía, con el fin de armar un retrato que represente a Colombia en el 2016.
Tema

Colombia: sus municipios, veredas, corregimientos, comunas, barrios, paisajes, gente, eventos, fiestas, celebraciones, estampas típicas, actividades industriales, artesanales, familiares o deportivas; en fin, se puede participar con cualquier fotografía tomada en Colombia en los últimos años que el concursante considere representativa de Colombia.