lunes, 3 de agosto de 2020

Astropuerta agosto de 2020



Hola: 

El evento celeste del mes es la “lluvia” de meteoros de las Perseidas, entre la noche del 10 y la mañana del 13 de agosto. La conjunción de Júpiter y Saturno será un espectáculo todo el mes, a simple vista, con binoculares y telescopios. Continúo con las conferencias virtuales y ventas de libros por Internet. Puede consultar en: 

Saludos Germán Puerta Bogotá, Colombia
  Cel 315-3473859 
Twitter/Instagram: @astropuerta 

En seguida los eventos del mes. 

1. Principales eventos celestes de Agosto 2020 

Domingo 2– Conjunción de la Luna, Júpiter y Saturno 
Lunes 3 – Luna llena 
Domingo 9 - Conjunción de la Luna y Marte 
Domingo 9 - Ocultación Marte por la Luna visible en el Sur de Chile y Argentina, y en Uruguay 
Martes 11 – Luna en cuarto menguante Miércoles 
12 – Lluvia de meteoros de las Perseidas 
Jueves 13 – Elongación máxima Oeste de Venus 
Miércoles 19 – Luna nueva Martes 25 – 
Luna en cuarto creciente 
Sábado 29 - Conjunción de la Luna, Júpiter y Saturno 

2. Principales efemérides históricas de Agosto 2020 

Miércoles 5 – 1930: Nace Neil Armstrong, primer hombre en la Luna Viernes 7 – 1959: El Explorer 6 envía la primera imagen satelital de la Tierrra 
Lunes 10 – 1877: El astrónomo Asaph Hall descubre a Deimos, luna de Marte 
Miércoles 12 – 1672: El astrónomo holandés Christiaan Huygens descubre los casquetes polares de Marte 
Jueves 13 – 1898: Gustav Witt, Feliz Linke y Auguste Charlois descubren a 433 Eros, el primer asteroide cercano a la Tierra Domingo 16 – 1877: Asaph Hall descubre a Phobos, luna de Marte Miércoles 19 – 1803: Se termina la construcción del Observatorio Astronómico de Bogotá, el más antiguo de América 
Sábado 22 – 1966: La sonda Lunar Orbiter 1 toma la primera foto de la Tierra desde la Luna 
Domingo 23 – 1989: La nave Voyager 2 envía las primeras imágenes cercanas del planeta Neptuno 
Domingo 23 – 2006: Plutón es reclasificado como “Planeta Enano” por la Unión Astronómica Internacional 
Domingo 23 – 2016: Se confirma la existencia de un planeta habitable orbitando la estrella Proxima Centauri, la más cercana a nuestro sistema 
Lunes 24 – 2009: Corea del Sur lanza su primer satélite artificial Jueves 27 – 1789: William Herschel descubre a Enceladus, luna de Saturno.
NOTA: Esta información puede transmitirse libremente

lunes, 20 de julio de 2020

VACÍO • Videodanza

BALLET METROPOLITANO DE MEDELLÍN

En medio de la pandemia COVID-19 seis compañías de danza, Danza Concierto, A Puro Tango, Sankofa, Elements Danza, Ballet Metropolitano de Medellín y Balcón de los Artistas nos llevan a un encuentro audiovisual por Medellín, una ciudad soñadora, unida y fuerte.  

domingo, 19 de julio de 2020

100 días a bordo de mí mismo.

Pensamientos de pandemia.



Aunque me gusta la soledad y la disfruto y aprovecho para hacer, escribir, leer, soñar y pensar lo que a bien  tenga. Aún así, estos días de encierro obligatorio por pandemia se van haciendo pesados pues una soledad impuesta se hace jarta.

Vivir con uno mismo inevitablemente nos lleva a hurgar el cajón de los recuerdos y descubrir que es cierto que hemos tenido varias vidas anteriores, pero en esta misma. 

Algunas llenas de momentos felices y otras no tan agradables en las que hemos conocido penas y dolores.

En otra estuve al borde de la muerte, en la boca del túnel, y felizmente resurgiendo cual cigarra para continuar andando el camino.

Nada se olvida, aunque a veces pensamos eso, todo queda guardado en el baúl de los recuerdos neuronales, e inevitablemente en en los registros akashicos que reposan en la web profunda de la nube cósmica, donde solo pueden ser consultados por los que trascendemos espiritualmente.

"Porque nada hay oculto, que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de ser conocido, y de salir a luz".

Más de 100 días a bordo de mi mismo en esta soledad impuesta redescubren mis afectos y carencias afectivas propias de la condición humana: esos te extraño y me haces falta que había tras la neblina de lo cotidiano. 

100 días que pueden convertirse en una eternidad mental, donde el reloj parece andar marcha atrás buscando el génesis de nuestra vida que dormita en nuestra célula primigenia, origen del big bang de nuestra existencia.

100 días que pueden ser 200, 1.000 o para siempre, viviendo a bordo de mi mismo y sintiendo que te extraño y me haces falta.

sábado, 18 de julio de 2020

PABLO TOBÓN URIBE

HISTORIAS INCREÍBLES.




Este fotomontaje de la plaza de Santa Bárbara Antioquia tiene mucho que ver con Don Pablo Tobón Uribe, de quien se dice que era algo excéntrico y que nunca tuvo carro. 

Dicen que se pasaba los días leyendo, no le gustaba viajar y pensaba que la mejor manera de conocer un lugar era a través de la lectura. Lo cierto es que fue un gran filántropo que favoreció a Medellín con su generosidad.

Pablo Tobón Uribe 
*Medellín, 1882 - † Medellín, 15 de marzo de 1954

Ya les había contado que en Santa Bárbara, Antioquia, vivió un hombre que tuvo 186 hijos, 22 propios y 84 "adicionales", que fueron apareciendo de cuando en cuando llegados de las tierras que recorrió de joven por los caminos que llevaban a Ecuador.

Entre los propios que tuvo Don Alejo con su esposa Evita se destacó por su belleza Alicia, cuya hermosura despertó tal revuelo entre los muchachos del pueblo, que arriesgaban su vida subiéndose en los postes y árboles para contemplarla, así fuera por un instante, cuando salía al patio de su casa. 

En una ocasión un chico cayó de una rama y terminó en una clínica de Medellín con fractura de cráneo y en coma profundo; del que milagrosamente despertó musitando el nombre de su amor platónico... Alicia...

¿Pero que tiene que ver esta historia con Pablo Tobón Uribe?

Resulta que el joven Pablo Tobón supo de esta historia y se le metió en la cabeza que tenía que conocer a la muchacha que producía tal revuelo en Santa Bárbara. Era entonces un joven aventurero y buen mozo que se arriesgaba a hacer cualquier cosa, tentando la suerte haciendo sus proezas con tal que le dieran la oportunidad de probar que él era mucho más intrépido que el resto de los antioqueños.

Entonces salió para Santa Bárbara en su nuevo convertible, un lujoso Cadillac que hasta entonces nadie había visto en Colombia. El motivo de su insólita visita sería convencer a Alicia para que participara en el  primer concurso departamental que escogería a la mujer más bella entre centenares que llegarían de los rincones más apartados del país paisa.
(Este dato desmiente eso de que Pablo Tobón nunca había tenido carro)




Cuando Pablo llegó al pueblo, la gente quedó tan pasmada viendo aquel lujo de automóvil que le impidieron el paso. Se pararon frente al vehículo carmesí como si estuvieran hechizados, sin temor a ser pisados, por más que Pablo usara el melodioso pito para pasar entre la muchedumbre que lo rodeó.

Cuando se dio cuenta que no podría seguir al volante porque los aldeanos rechazaron moverse, sin querer herir a nadie y temiendo que le estropearan su magnífico coche, se bajó y les dijo: 
- Bueno, si no me van a dejar pasar, ayúdenme al menos a lavarlo y a lustrarlo pues se empolvó mucho durante el viaje, y no quiero aparecerme en un carro tan mugroso en la casa de la que va a ser la máxima reina de belleza de la gran Antioquia.

Apenas dijo lo que dijo, todos supieron que se refería a Alicia Mejía y entonces la noticia de la participación de la beldad en el codiciado concurso de la belleza se regó por todo el municipio.

Trajeron baldes de agua, unas bolas negras que llamaban jabón de tierra y trapos.Lavaron el automóvil por fuera y lo limpiaron por dentro con un esmero supremo; dejándolo más brillante de lo que era cuando lo desempacaron nuevecito al llegar de los Estados Unidos. 

Alicia va a representar a Santa Bárbara en el concurso de belleza de Medellín, proclamó uno de los aldeanos, al oir las palabras de Pablo. 
Finalmente le cedieron el paso, confiados en la victoria de su candidata.

Tenemos a la mujer más hermosa del mundo entero y ya la van a contratar en la capital. ¿No se los dije pues?, agregó otro, ufanándose, como si él tuviera acceso a noticias privilegiadas que nadie más en el mundo sabía.

Amor a primera vista.

Ya cuando Pablo Tobón logró por fin llegar a la casa de los Mejía en la Calle del Alto, todo el pueblo conocía su propósito y dieron por hecho que ella se ganaría el concurso, sin ápice de duda. Lo que nunca supieron, ni se hubiera atrevido a sospechar el mismo Pablo, fue que en el exacto instante de ponerle el ojo encima por primera vez, se arrepintió de haber venido con el propósito de enlistarla en el concurso, porque quedó irremediablemente enamorado de ella y no quería que la viera tanta gente, pues entonces surgirían rivales indeseados.

Pero ya había arrojado la suerte de sus dados sobre la mesa de su destino y no hubo manera de echarse para atrás, habló primero con Evita, pidiéndole que le diera su permiso para la participación de su hija en el concurso, e invitando también a sus padres a que fueran con ella a Medellín.
- La que decide es Alicia, respondió Evita.

Alicia dijo que sí al concurso de belleza y no al paseito en el lujoso 
convertible. Pero las mellizas no la dejaron tranquila hasta que llenaron el automóvil con nueve hermanas; incluída Alicia. Se encaramaron por todas partes del vehículo, y salieron a pasear descrestando a los aldeanos con sus cantares y chilladas alrededor de la Plaza de la Pila.

Cuando el clan de los Mejía llevó a Alicia al gran concurso de Medellín unos meses después, se hospedaron en la casa de un pariente. Pablo comenzó a cortejarla constantemente, haciéndole mil atenciones. 

Ya una vez que Alicia se ganó el concurso y la coronaron como primera reina de Antioquia, comenzó a sudar la gota gorda, porque los que presumían ser galanes en aquella provincia de paisas, vinieron como abejas al rosal para estar cerca de ella, para festejarla y tratarla de "su majestá", tratando de conquistarla mientras que Pablo estaba convencido de que estaban hablando con la que sería su futura esposa y madre de sus hijos.

Ella apenas lo toleró. Pero sin embargo permitió que siguiera trayendo orquídeas, bombones y chocolates extranjeros que compraba en la nueva heladería y confitería Astor, fundada por una familia de suizos, expertos en el arte de la bizcochería.

Alicia lo acompañó a fiestas con orquesta, lo dejó alquilar taxis para llevarla por toda la pequeña ciudad con su familia al Club Unión y al  Campestre, donde los atendieron como si ella fuera una verdadera reina, y como si él ya fuera el mismo rey; hasta el día que Donalejo le dijo a su hija:

- Este joven tan guapo, y de una familia tan pudiente se está quebrando el alma, por no referirme a otra porción de su anatomía, haciendo cosas por vos, y yo noto que te gusta la atención que te presta pero al mismo tiempo no te veo como muy entusiasmada por él. La cosa no me parece muy justa.

- Es que es muy creído papá. Y es muy embuchador* y hace unas paradas que no me gustan.
(*En el lenguaje paisa, "embuchar" es hastiarlo a uno con pesadeces intolerables; y "paradas" es una manera criolla de referirse al comportamiento de una persona de forma estrambótica).

- A veces mija los que tienen tanta plata pa gastar son así. comentó muy enigmáticamente Donalejo, a quien no le habían causado buena impresión las maniobras del galán.

- No sé que hacer con él, dijo ella al fin.

- Pues si no sabés mi reinita, es mejor frenarle sus bríos y no darle más alas a sus esperanzas. Ya con más tiempo sabrás que hacer con ese joven tan entusiasmado.


La última estrategia.

Pero Pablo Tobón no era de los que se daban por vencidos fácilmente. Sintió que algo no marchaba buen cuando Alicia le dijo que le diera un tiempo para decidir si quería formalizar su noviazgo. Entonces se la jugó toda y el mismo día en que Alicia regresó a Santa Bárbara alquiló una de las primeras avionetas que llegaron a Medellín y tomó lecciones de vuelo.

El primer día recibió diez lecciones en un curso intensivo, y el segundo día cinco horas de vuelo, Pablo nos sorprende ahora por su arrojo, pues entonces alzó vuelo en solitario, volando sobre la cordillera andina rumbo al pueblo de su amada. Por ser Santa Bárbara tan filudo no había forma de aterrizar allí, por lo que tuvo que conformarse con maniobrar el Marichú, nombre que había puesto al avión, y hacer círculos sobre la casa de Alicia, espantando a la gente que pensó que iba a estrellarse en el barrio de los 
blanquitos.




El hombre hacía mover las alas de la avioneta de un lado para el otro para mostrar la desesperación de un amor no correspondido. Y así desde entonces Pablo regresó todos los días arrojando ya, volantes de papel con frases de amor sobre la casa de los Mejía, volantes que viento se llevaba para caer en todos lados, menos en la casa de Alicia.

- ¡Ay que pena me da con toda la gente, sabiendo que es por mí que está haciendo esas maromas tan peligrosas!, no voy a poder salir y dejarme ver. 

Ese hombre es un loco y mientras menos le correspondo más maromas hace. Un día de estos se va estrellar o va a destruir una casa. Dios mío y la que va a chupar soy yo, sintiéndome culpable por sus pendejadas, dijo Alicia.

Un día lo vio abandonar los controles del avión cual barón rojo y ondear sus brazos con una agitación febril, con casi medio cuerpo afuera. Entonces como lo de los papelitos no funcionó, él había conseguido un pesado ramo de flores que lanzó hacia el solar de los Mejía, con tan mala suerte que golpeó un palo de mionas que había en el callejón, el mismo del que se había caído el muchacho de la 
historia. Entonces en lugar de ramo, lo que cayó en casa de Alicia fue un gajero de mionas.

- Entonces mijita, ¿que vas a hacer con él?, le preguntó la madre a Alicia.
- De lo que sí estoy bien segura es que con él no me caso ni multada. Ni en sueños me casaría con un hombre tan chocante, y tampoco me convendría tener un marido tan loco, por más buen mozo y rico que sea el aventurero ese. ¿Un hombre pavoneador y que siempre se sale con la suya?, no faltaba más, ni riesgos.

Así llegó a su fin la lucha de Pablo Tobón por el amor de Alicia, la mujer más hermosa de Antioquia y tal vez del mundo. Pablo continuó en sus labores comerciales y llegó a ser uno de los hombres más ricos del país. Se destacó por su filantropía al donar recursos para construir un hospital y un teatro. 

Igual hizo importantes aportes para la Catedral de Villanueva, Campanas, vitrales pilas bautismal y de agua bendita traídas del extranjero. Solo esto y muchos otros aportes a la ciudad derriban cierta fama que le crearon de ser avaro. Y su lucha por el amor de su vida no deja duda de que fue un ser apasionado y coherente a sus principios. Pablo murió soltero.

Alicia terminó casándose con uno de sus vecinos, amigo de la familia desde su niñez, Miguel Noreña, un joven ingeniero acabado de graduarse en la Escuela de Minas en Medellín, tan interesado en carreteras que terminó construyendo las más importantes de la Antioquia de la mitad del siglo XX. Entre la preciosa Alicia y él tuvieron un reguero de hijos que se hicieron profesionales y ocuparon importantes cargos, algunos en altos eslabones de la industria. Pero esa es otra historia.

(Versión libre extraída del libro: Don Alejo y sus 186 hijos) de Andrés Berger-Kiss +, amigo desde la niñez del nieto de Don alejo Hernán Mejía, que lo convirtió en testigo de primera mano de los hechos narrados)


Ñapa.

Don Pablo Tobón Uribe.




Hijo del matrimonio del médico Fermín Claudio Tobón y María de Jesús Uribe, siempre se distinguió por su espíritu generoso y filantrópico; por ello recibió la Cruz de Boyacá en el grado de Gran Caballero, distinción que le fue otorgada por Rojas Pinilla en 1953.

Fue uno de los hombres más ricos de la Medellín de su época: el mayor accionista de la Colombiana de Tabaco y de Cervecería Unión y dueño de varios bienes raíces en toda la ciudad. Fue cofundador y colaborador de publicaciones como la Revista Colombia, La Paira y El Sol.

Don Pablo Tobón Uribe murió soltero en 1954, donando su fortuna para la construcción de un Hospital y un Teatro que llevan su nombre y que son símbolos de la ciudad, igualmente, donó la custodia, las gigantescas lámparas de bronce y los confesionarios de mármol de Carrara que tiene la imponente Basílica
Metropolitana de Medellín (la más grande del mundo construida en ladrillo cocido).

Don Pablo Tóbon U. pasaba las mañanas encerrado en su solariega mansión revisando los diarios capitalinos (de Santafé de Bogotá) y de provincia; vestido hasta el mediodía en pijama y levantadora.

Don Pablo fue conocido como un hombre un poco excéntrico y de costumbres extrañas: no tenía carro y prefería alquilar uno de servicio público; se pasaba los días leyendo, no le gustaba viajar y pensaba que la mejor manera de conocer un lugar era a través de la lectura; sólo salió del país en 1952 cuando estuvo en Rochester, Estados Unidos, para someterse a un tratamiento médico.

En su casa no tenía teléfono ni radio y durante su convalecencia hizo suprimir el timbre eléctrico, usando en su lugar un pito para llamar a su hermana María o a las criadas.
(Medellín viejito).

Enlaces relacionados:
Don Alejo compilación.
Donalejo II
Andres Berger-Kiss
A nadie le gusta que lo jodan

miércoles, 1 de julio de 2020

LA VERDADERA HORA DE COLOMBIA

Bobadas mías.




Hace tiempo tengo la idea de que la verdadera Colombia es más grande de la que percibimos en nuestra mente. Más grande que esa que muestra la hermosa esfera giratoria del mapamundi, y muchísimo más de la que aparece en el planisferio de mercator, que respeta las formas de los continentes pero no los tamaños.

Además ya sabemos que la tierra no es una esfera perfecta, sino que es achatada, siendo su radio ecuatorial más grande que el polar; cosa que también incide en las verdaderas proporciones de los continentes.




Países inmensos como Estados Unidos, Brasil y México tienen tres husos horarios UTC: Este, Centro y oeste, para ajustar la hora real en esas tres regiones.

En Colombia solo tenemos un huso horario, que es UTC-5 horas. Pero pienso que es solo una generalización tomada del meridiano que pasa cerca de Bogotá. 

La idea que planteo por sentido común, es que siendo nuestro país relativamente grande la hora no debe ser la misma en  Riohacha que en Bahía Solano.

Por casualidad escuché a los amigos de un familiar que lo  visitaron en mi casa, ellos vinieron de Bucaramanga y conversaban en la sala en un momento que pensaban que nadie los escuchaba.

- ¿Te has dado cuenta de lo perezosos que son los paisas?. Mientras nosotros nos levantamos a las cinco de la mañana ellos solo lo hacen casi a las seis. En ese momento yo pasé y los saludé  y entonces cambiaron el tema. 

Obviamente la hora de levantarnos en Antioquia depende del inicio de nuestras actividades, así, los que comienzan su jornada a las seis de la mañana se estarán levantando a las cuatro o cuatro y media de la madrugada. 

No se trata entonces que alguien sea perezoso por iniciar su día a las seis.

No pude dejar de imaginarme que en Bucaramanga ya se estén viendo los primeros rayos del sol a las 5 de la mañana, mientras que en Medellín la oscuridad nocturna aún perdura. 

Excepcionalmente el pasado 20 de junio vi el lapislázuli inicial de la alborada a las 5:15 A.M. en Medellín, cuando comenzaba el día más largo del año del equinoccio de verano.

Aún no encuentro la forma de precisar la hora exacta de mi ciudad basada en los ajustes de geolocalización, sin duda debe haber una diferencia apreciable entre el este y el oeste del Colombia.


Revista Semana, Colombia.

"Siempre nos dijeron que Colombia limita con Panamá, Perú, Venezuela, Ecuador y Brasil. Sin embargo, a este listado le hacen faltan seis países. La razón es que el mar ha sido ignorado en el mapa de Colombia.

Este olvido es solo una muestra del poco contacto y conocimiento que tenemos del agua. Con costas en el mar Caribe y el Océano Pacífico, Colombia posee 3.189 kilómetros de litorales, que cubren 12 departamentos y 49 municipios, 4 archipiélagos, al menos 100 islas, 17 cayos, 42 bahías, 5 golfos y profundidades marinas de hasta 4.860 metros, según datos de la Dirección General Marítima (Dimar). 

Además, de acuerdo con el Instituto de Investigaciones Marinas y Costeras (Invemar) cuenta con 2.860 kilómetros cuadrados (Km2) de áreas coralinas y en general 928.660 km2 de mar, según la Comisión Colombiana del Océano (CCO).

Debido a sus fronteras marinas, además de los cinco países ya mencionados, Colombia limita con Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Jamaica, Haití y República Dominicana".
(Revista Semana).



ASTROPUERTA JULIO DE 2020



Hola:

Las 20 conferencias de temas de astronomía que realicé en Facebook Live en esta temporada pueden verlas aquí:

En Facebook/astropuerta

En seguida los eventos del mes de julio.

Saludos

Germán Puerta

Astropuerta
cel 315-3473859 
Twitter @astropuerta
Germán Puerta Restrepo

1. Eventos celestes principales de Julio 2020

Domingo 5 – Luna llena
Eclipse penumbral de Luna visible en América, África y el Oeste de Europa
Conjunción de la luna, Júpiter y Saturno
Sábado 11 – Conjunción de la Luna y Marte
Domingo 12 – Luna en cuarto menguante
Martes 14 – Oposición de Júpiter
Viernes 17 – Conjunción de la Luna y Venus
Lunes 20 – Luna nueva
Lunes 20 – Oposición de Saturno
Miércoles 22 – Elongación máxima Oeste de Mercurio
Lunes 27 -  Luna en cuarto creciente
Lunes 27 -  Lluvia de meteoros de las Delta Aquaridas del Sur 

2. Efemérides históricas principales de Julio 2020

Jueves 2 – 2018: En la estrella PDS 70, primera imagen directa de un exoplaneta
Sábado 4 – 1054: Astrónomos chinos observan una supernova en Tauro, conocida como M1, la Nebulosa del Cangrejo                         
Sábado 4 – 2005: La sonda Deep Impact produce una explosión en el cometa Tempel 1
Viernes 10 – 1962: Lanzamiento del Telstar, primer satélite privado de telecomunicaciones
Sábado 11 – 1979: Cae la estación espacial Skylab
Martes 14 – 1965: La nave Mariner 4 envía las primeras imágenes cercanas de Marte
Martes 14 – 2015: La sonda New Horizons sobrevuela a Plutón y su sistema de lunas                
Jueves 16 – 1969: Despegue de la misión Apolo 11
Jueves 16 – 1994: El cometa Shoemaker-Levy 9 impacta en Júpiter
Jueves 16 – 2011: La sonda Dawn, primera nave en orbitar un asteroide, Vesta.  
Viernes 17 – 1850: Primera fotografía de una estrella, Vega
Viernes 17 – 1975: Acoplamiento de las naves Apolo y Soyuz
Sábado 18 – 1980: India lanza su primer satélite artificial
Lunes 20 – 1969: La misión Apolo 11 aluniza con los primeros seres humanos
Lunes 20 – 1976: La nave Viking 1 aterriza en Marte
Viernes 24 – 1950: Primer lanzamiento de un cohete desde Cabo Cañaveral, Florida
Lunes 27 – 2005: Se anuncia el descubrimiento de 2003 UB 313, Eris, planeta enano similar en tamaño a Plutón                  
Martes 28 – 1851: Primera fotografía de un eclipse total de Sol
Martes 28 – 1919: Fundación de la Unión Astronómica Internacional, IAU
Miércoles 29 – 1958: Fundación de la NASA
Jueves 30 – 1610: Galileo Galilei observa con su telescopio las “orejas” de Saturno
Viernes 31 – 1971: El Lunar Rover en la Misión Apolo 15, primer vehículo manejado en la Luna                  
Viernes 31 – 2008: La sonda Phoenix descubre agua en Marte

NOTA: Esta información puede transmitirse libremente.


domingo, 21 de junio de 2020

MI PRIMER DÍA DE ESCUELA

Como en mis tiempos no había ni jardín, prekinder ni kinder, entrábamos de una a la escuela primaria.

Escuela Cristóbal Colón (ahora Pedro de Castro) La América 1952


Lo recuerdo como si fuera ayer, La escuela no quedaba a más de cincuenta metros de mi casa, pero en mi percepción infantil, el primer día que asistí llegué a sentir que estaba en las antípodas.

La señorita Zenaida Ferrer fue la primera maestra que tuve, era la vecina que vivía en una casa frente a la mía. Era una señora chocoana de una dulzura y paciencia infinita, cosa que ahora valoro con gran gratitud. El primer día de clase, a pesar de mis aprensiones, no estuvo tan mal. Doña Zenaida nos llevó a un recorrido por la escuela para que la conocieramos, e hizo especial énfasis en los orinales, a los cuales dijo, podíamos ir sin restricción cada que quisieramos hacer pipí.

De nuevo en el amplio salón de clase nos asignó un pupitre que de ahí en adelante sería nuestro. Un confortable mueble de madera de una sola pieza, asiento y escritorio con un espacio con tapa abatible donde podríamos acomodar nuestras cosas.Hizo el primer llamado a lista de toda la asistencia por apellido en orden alfabético, cosa que poco me agradó porque de ahí en adelante siempre fui el último de la lista; hasta que por allá en bachillerato me desplazó de mi sitio un compañero de apellido Zuleta.

En el muro, arriba del tablero, había una cruz de madera que mostraba sin lugar a dudas que estábamos en una escuela católica. Además antes del inicio de la clase, cuando aún estábamos en pie, nos bendecíamos y rezabamos el Ave Maria y luego repetíamos con la maestra una arenga que en pocas palabras nos comprometía a hacer valer nuestros derechos y a respetar los de los demás:

- "Mis derechos llegan hasta donde comienzan los de los demás".

.No estuvo mal ese primer día, con varios descansos en los que salíamos al patio a jugar y a hacer la fila para hacer pipí.

Fue al día siguiente cuando me despertaron para que asistiera al segundo día de clase cuando comprendí el nuevo compromiso que había adquirido:

- ¿Como?, dije aún entredormido y algo disgustado, ¿es que eso es todos los días?

Pero solo fue un sentimiento pasajero, ir a la escuela fue una experiencia maravillosa que nos abría las puertas a la vida y al mundo.

ESTUDIA

AUTOR: Elías Calixto Pompa

Es puerta de la luz un libro abierto,
entra por ella niño y de seguro
que para ti serán en lo futuro
dios más visible, su poder más cierto.

El ignorante vive en el desierto,
donde es el agua poca, el aire impuro.
Un grano le detiene el pie inseguro,
camina tropezando, vive muerto.

En esa de tu edad abril florido
recibe el corazón las impresiones
como la cera al toque de las manos.

Estudia y no serás cuando crecido
ni el juguete vulgar de las pasiones,
ni el esclavo servil de los tiranos.

miércoles, 10 de junio de 2020

DON ALEJO Y SUS 186 HIJOS. II

Al fin conseguí un ejemplar de este libro de Alejandro Berger-Kiss (Szombathely 1927 - U.S.A. 2016), escritor nacido en Hungría y criado en Medellín, Colombia.

Sus padres eran actores de teatro y huyeron antes del  Holocausto, en el que perecieron catorce miembros de la familia de su padre. Llegaron a Medellín, Colombia en 1931, cuando él tenía solo cinco años.

Vivieron el el barrio Los Ángeles, donde fueron vecinos y amigos de la familia Mejía. Se hizo amigo de Hernando Mejía, un niño de su misma edad y nieto de don Alejo. Fue así que conoció a don Alejo y su maravillosa historia. 

Don Alejo y sus 186 hijos, ECOE Ediciones (Botogá, Colombia), 2005.
Hace mucho tiempo no disfrutaba tanto de un libro, escrito con un estilo casi cinematográfico, que nos cuenta minuciosamente la vida de este personaje tan sui géneris que dejó 22 hijos con su esposa y un reguero de 164, hijos adicionales, por los caminos que llevan de Santa Bárbara a Ecuador. Todo esto lo dejó consignado en un cuaderno en el que iba apuntando con detalle sus nombres y el de sus madres a medida que se presentaban en su finca. 

Finalmente calculó el número de sus nietos, 930 mal contados. A todos sus hijos los reconoció y dio su apellido, e igualmente les otorgaba un generoso plante para que mejoraran sus vidas.

El estilo de Berger-Kiss se descubre desde el principio del libro, cuando describe la primera aventura amorosa de don Alejo a sus16 años. Felicia fue la chapolera que en los cafetales a la luz de la luna le ofreció la manzana prohibida. 

Felicia tiempo después viajó a Medellín para trabajar como sirvienta en una casa de ricos. Entonces de nuevo el autor se luce describiendo esto:


"Se fue a vivir a un par de días a caballo al pueblo grande de Medellín, la encantadora capital de Antioquia. Es un valle verdeazul llamado Aburrá, rodeado de eucaliptos de donde se desprendían en ráfagas deleitables los aromas más sutiles de las montañas.

En aquellos tiempos los campesinos de los pueblos de Antioquia, lo que hoy día son las provincias de Quindío, Risaralda, Caldas y hasta en el Valle del Cauca, solían decir, meneando la cabeza y volteando los ojos soñadores hacia arriba. que ir a Medellín era comparable con ir al propio cielo.


La parábola del perro muerto.

Esta historia me la sueño para hacer un piloto para un cortometraje.

Resulta que el padre de Alejo negociaba ganado allá en Santa Bárbara y a falta de posadas en el pueblo alojaba a sus clientes en su casa, situada en la Calle del Alto, sector en el que vivían los ricos.

En cierta ocasión alojaron a don Fulgencio Villanova Ibañez del Gamonal, que presumía ser pariente de de los marqueses de la Casa de Lumbria en España. Era un viejo grandulón y presumido oriundo de Lorenza. Cuando llegaba a Santa Bárbara, nadie sabía a que atenerse, por tener una lengua venenosa, emparejada con un genio atroz.

Después de cenar lo invitaron a la sala, y al instante don Fulgencio dominó a la familia con su verborragia petulante, que no dejaba hablar a nadie.

Nada le complacía; todo lo que existía en el universo estaba por debajo de su majestuosidad; ninguna rosa olía tan bien como las de su jardín en Medellín. Quejicoso inveterado, a todas horas hablando mal del prójimo. Detestaba las bendiciones del trópico, siempre hacía mucho calor y los zancudos lo atormentaban. La gente le parecía estúpida y fea, banal y ridícula, o peor... desaseada.

- Ah, como extraño a Madrid, esa si es una ciudad, aquí estamos es en el ano del mundo. Con solo escucharlo todos se deprimían.

Don Fulgencio se tomó su trago y fumó su habano, expulsando luego un perfecto aro de humo azul que todos contemplaron hasta que se estrelló en la lámpara del techo.

Alejito miraba fijamente a don Fulgencio sin espabilar esbozando una sonrisita maliciosa. Entonces el hombre lo confrontó, intuyendo el reto que le tenía alguien tan joven.

- Oye muchacho,¿Tienes algo en defensa de este pueblo tuyo?

Entonces el chico le respondió:
- Don Fulgencio, ¿conoce usted la parábola del perro muerto?
No, ¿pero y eso que tiene que ver con el pueblo?

- Bueno... dicen que cuando Nuestro Señor Jesucristo caminó una vez con sus discípulos por el desierto, encontraron un perro muerto.  Cuando los doce apóstoles caminaron alrededor del perro muerto, uno de ellos dijo, "¡Qué horror!"  Otro que "Los moscos le sacaron los ojos....me enfermo viéndolo".  Un tercero dijo que la piel del perro estaba marchita.  

San Pablo, que olía muy maluco y se tapó la nariz.  San Pedro voltió la cabeza haciendo malacara y exclamó, "Gas, fo."  Cada uno añadió algo cruel acerca del perro muerto.  Pero cuando le tocó el turno a Jesús para pasar junto al perro muerto, llamó a sus discípulos y les dijo:  "¿Habéis visto alguna vez una dentadura tan limpia y perfecta como ésta?"

Sin quitarle los ojos de encima, Alejandro terminó diciendo: Esa, don Fulgencio, es la parábola del perro muerto.

Más tarde, cuando ya don Fulgencio se hubo ido le pregunta­ron al muchacho dónde diablos había oído semejante historia.

- Yo no me acuerdo de esa parábola en el Nuevo Testamento, observó su madre.

- No la encontraste porque yo fui el que la inventó, contestó el muchacho, pa aplastar a ese señor tan malcriado.

Ahora me consta que esta parábola la trajo prestada Berger-Kiss de un cuento de León Tolstoi. 

El eclipse de sol.




Resulta que en su época escolar Donalejo encontró a quien iba a ser su mejor amigo, compañero de pilatunas y hasta primeros negocios. Pedro Horacio Bueno. Llegó a mitad de año a la escuela y desde el primer día se convirtió en objeto de burlas y agresiones por parte de sus compañeros, solo por el hecho de ser negro.

Y no era que en Santa Bárbara no hubiesen conocido gente de color, pero es que el caso de Pedro Horacio si era especial pues había llegado de Cartagena y era descendiente de esclavos que se habían refugiado en San Basilio de Palenque. O sea que fue el primer alumno negro puro en la escuela del pueblo. 

Le mentaban la madre y le echaban en cara ese color de medianoche de su saludable piel, tan dignamente heredada de sus antepasados del Congo. En  cierta ocasión un compañero le dijo:
- Oye costeño ¿Vos sos invisible por la noche?


Pero un día que iban a golpear al negro apareció Donalejo y les dijo:

- Si van a joder a Pedro Bueno lo tendrán que hacer luego de vérselas conmigo, manada de güevones.

Todos se retiraron de inmediato dejando en paz a Pedro Horacio desde ese día.

El siguiente relato debió ocurrir en el año 1860 o 61, estoy tratando de ubicar la fecha exacta de este fenómeno.

"Antes del eclipse total de sol que oscureció los cielos de toda Antioquia en la mitad de un día de verano a fines de su primer año escolar en Santa Bárbara, Pedro Bueno decidió seguir las instrucciones de uno de sus maestros de la escuela; cuya goma era la astronomía. El letrado había dicho que la mejor manera para observar el eclipse era ahumando un pedazo de vidrio, para proteger los ojos que de otra manera sufrirían si se miraba la actividad solar directamente.

Lo que se necesitaba era un par de gafas negras, pero en el pueblo no existían. Pedro Bueno se apresuró a ir a su casa y horas antes del desenlace del gran evento cosmológico cortó y desarmó con gran cuidado todas las hojas de vidrio que encontró, incluyendo la de la ventana predilecta de su madre, la de su propia alcoba.

Encendiendo una vela, las ahumó y las repartió entre los muchachos que encontró en la calle para que pudieran estar en posición ventajosa de disfrutar el formidable espectáculo celestial que se avecinaba. Se quedó con el vidrio más grande, para poder ver el eclipse  a sus anchas con su amigo Dobalejo.

Dio la casualidad que Rosaurita Sarmiento de Bueno, la madre de Pedro Horacio, llegó a casa en el momento preciso cuando los cielos comenzaron a oscurecerse en medio del griterío ensordecedor que estalló por las calles:

- ¡Ayyyy, se llegó el juicio final! ¡Jesús, María y José, ayúdanos!, lloraron las beatas vestidas de negro y cubiertas de ceniza, cargando sus imágenes predilectas, las que según ellas, nunca fallaban durante sus tiempos de necesidades, especialmente la santa patrona del pueblo quien, sobra decirlo, no era otra sino la misma Santa Bárbara de gran fama andina".




Viendo como los dos muchachos sostenían un gran pedazo de vidrio ahumado frente a sus ojos y miraban extasiados a través de la transparencia
Rosaurita se les acercó con curiosidad y preguntó con su acento cartagenero, sin saber que miraban a través de su favorita y única ventana de su dormitorio.

- ¿Qué andan haciendo muchachoj con ese zipote vidrio que parece toda una ventana?

- Aquí viendo como se oculta el sol de mediodía. Mamá, arimate pa que veaj también el eclipse. Mi maestro noj enseñó que era malo pa los ojos atisbalo en directa, sin la protección de un vidrio ahumado.

Ella se apretujó entre los dos chicos, quienes se movieron un tris para darle cabida. 

Más tarde, una vez que se despejó la oscuridad, cuando el sol volvió a establecer su dominio en el firmamento, retornando la normalidad al mundo, al postrarse todas la beatas para agradecerle a mi Dios por haberles perdonado la vida esta vez, la madre de Pedro entró a la casa y cayó en cuenta de que fue a través de su propia ventana que gozaron tan holgadamente de sus observaciones astrales.

Iré agregando pasajes destacados del libro para que se animen a leerlo, si es que pueden conseguirlo.

Entradas relacionadas: Don Alejo