jueves, 14 de julio de 2011

LA ULTIMA TRIBU

Todos estaban reunidos en el sagrado recinto del gran templo, esperaban la solemne ceremonia de inicio del nuevo año, que coincidía con el paso al nuevo siglo. Según las Divinas escrituras en unos minutos ya sería el año PH 901* del siglo X, la población entera de la ciudad Miracle llenaba el lugar esperando el ingreso del gran sacerdote Jam, que personalmente oficiaría el solemne acto.

Según los relatos de los primeros ancianos el pueblo de Miracle, habían llegado al planeta en el año PE 1 en número no superior a veinte a bordo de Arca, Habían sorteado con éxito miles de dificultades en su periplo por el mar cósmico hasta encontrar el Planeta Red, llamado así por el color de su superficie.

Era un selecto grupo elegido por Creador con el objetivo de preservar su raza. Traían con ellos los siete pilares del conocimiento, semillas y otros menajes para reiniciar la civilización lejos de su tierra natal. Habían sido previamente preparados para la gran odisea y se les había entregado las instrucciones precisas para construir a Arca.



Llegados a Red hallaron como se les había predicho los túneles de acceso a ciudad Miracle, en donde desde entonces moran en paz y acato a las normas de Creador.

Adaptaron los espacios más amplios para cultivar las semillas conservadas de cereales, leguminosas y frutales, hicieron de esos sitios maravillosos invernaderos que recibían la luz de Astro a través de una inmensa cúpula de cristal.



En otro lugar construyeron los depósitos de agua, que obtenían en abundancia del subsuelo. Iluminaban la eterna oscuridad de las grutas con rocas luminiscentes que habían encontrado en las grutas, otro regalo de su Protector. Formaron grupos familiares acorde a las costumbres de su tierra y con el tiempo prosperaron bajo el manto protector de Creador.

En el gran templo aún se conservan los trajes de los primeros ancianos, los que vestían cuando llegaron a Red. Se descubrían solo en los días de año nuevo para que fueran contemplados por todos los pobladores y no fuera olvidada la historia de su estirpe. De su tierra natal solo quedaban los relatos consignados en el Antiguo Rollo, pues esta había desaparecido en el día H, el de la gran hecatombe, y sus trozos viajan errantes por el espacio, yermos y sin rumbo.

La multitud ansiosa esperaba escuchar la lectura del Antiguo Rollo, para saber de su tierra de origen, donde se dice había grandes lagos y ríos bajo un inmenso cielo azul. Muchas otras maravillas guardan los escritos de los primeros ancianos que siempre maravillan y conmueven a la concurrencia hasta las lágrimas.

Reposa también en el Templo, el Nuevo Rollo, que narra la historia a partir de la llegada a Red, y que describe como se construyó la ciudad nueva en los túneles y grutas prometidas. Todo ese conocimiento se enseña a los niños en las escuelas de ciudad Miracle.

Las jerarquías allí son bien claras y otorgadas por El Gran Concejo, están en primer lugar: El clan de los ancianos directores, el sumo sacerdote y los sembradores, luego los maestros, los constructores, a las madres y a los niños se les otorga gran cuidado y respeto. Los exploradores son un grupo selecto que se aventura a subir a la superficie, debidamente protegidos a inspeccionar y a buscar minerales.

El corno dorado suena solemne anunciando el ingreso del Venerable sacerdote Jam, todos guardan silencio para escuchar sus divinas palabras.

Jam se para frente al gran atril, esculpido en bella y brillante piedra roja mientras dos jóvenes iniciados van desplegando el Antiguo Rollo para que lo lea.

Comenzó Jam su lectura:

“En el año primero arribaron los Ancianos a bordo de Arca al nuevo mundo, el que les había sido prometido por Creador para que se perpetuara nuestro bendecido pueblo después de ser salvado de la hecatombe del mundo. Mucho tiempo tuvo que transcurrir para que la penosa travesía por el mar cósmico llegara a su fin. Ellos habían sido elegidos en el tiempo previo de la caída de los fuegos del cielo y reunidos en el valle escondido, fueron instruidos en los siete conocimientos. Creador había enviado a Ibargel para reunirlos para tal fin e igualmente ayudarlos en la secreta construcción de Arca.

Diez varones y diez hembras eran los elegidos, perfectos en belleza y sabiduría. Llegado el día, Ibargel los despidió cuando ya las antorchas del cielo estaban muy cerca del mundo, entonces ellos entraron al ingenio y sellaron la puerta. Se ciñeron sus trajes herméticos y se conectaron a las máquinas de aire, Ajustaron las gruesas correas de cuero a sus asientos y luego de ver que todo estaba bien emprendieron su veloz ascenso poco antes de que el mundo recibiera las descomunales descargas de las candelas del cielo.

Naad asumió el control de Arca y comenzó a guiarla hacia el distante punto rojo que le había sido indicado. Entrados a la zona de la nada pudieron despojarse de sus trajes y flotaron como livianas plumas dentro de Arca y cada cual asumió las responsabilidades dispuestas para la travesía, a pesar de ser de día pudieron contemplar el brillo de las estrellas como nunca antes nadie vio. Y concluyó así Jam esta primera lectura agregando: - “Esto dice el Antiguo Rollo”

La multitud levantando los brazos contestó cantando a coro: Y verdad dicen los ancianos”

En ese momento ya el sagrado contador Quartz que había sido hallado en una antigua tumba de sus antepasados y que portaba en su muñeca, por obvio derecho el sumo sacerdote, mostraba los últimos movimientos para llegar al cenit y comenzar el nuevo año y el nuevo siglo. Con su brazo derecho levantado y sin quitar la vista del recorrido de la minúscula varita indicadora del contador, estaba listo para anunciar el momento exacto de la transición. Comenzó su conteo regresivo mientras el pueblo contenía su emoción. Fan…, Nuan…, Otuan…, Setuan…, Sean…, Cian…, Cuan…, Tran…, Duan…, Uan…, Nan.

Los gritos de alegría retumbaron y el grupo de animes comenzó a tocar sus extraños instrumentos imitando el sonido de las esferas. Se abrazaban y besaban en hermosa comunión, celebraban otro año de supervivencia en ese nuevo mundo, 900 años de gloria bajo el manto protector de Creador, Los coros se iniciaron de nuevo: “Eso dijeron los ancianos, y verdad dicen los ancianos”.

*PH: Post hecatombe

lunes, 11 de julio de 2011

FACUNDO CABRAL

EL CANTOR Y EL POETA


No es un adiós Maestro, es un hasta pronto.

La Plata, Argentina 22 de mayo de 1937 – Ciudad de Guatemala julio 9 de 2011, Hijo de Sara y de Rodolfo.


La noticia nos tomó de sorpresa, la radio anunciaba que Facundo Cabral había sido asesinado. Quedé petrificado al oír ese inconcebible hecho, como alguien puede cegar la vida de un hombre que se había pasado la vida pregonando y dando amor, con una vocación y entrega incontrovertible, con esa pasión que solo le otorga la vida a los seres de luz. Se confirmaba que este es un mundo de locos, en el que no hay espacio para la verdad.

Su canción de cuna “Vuele bajo” fue uno de los éxitos de su carrera, grabada por numerosos artistas. El artista la compuso cuando apenas tenía 17 años.


“Un vagabundo en la calle me iluminó a Dios al relatarme el Sermón de la Montaña, entonces me sentí desamparado y necesité acunarme a mí mismo. Por eso volví corriendo y compuse ‘Vuele bajo’, allí comenzó todo”. (Facundo Cabral).

Fue analfabeta hasta los 14 años, enviudó a los 40 y conoció a su padre a los 46. Se confesó admirador de Jorge Luis Borges, a quien citaba de memoria en sus presentaciones, siempre en diálogo intimista con el público, Cabral se jactaba de haber recorrido al menos “165 países en casi 50 años” de trayectoria.

Facundo Cabral fué cantante, compositor, escritor y dibujante.

“Soy un agradecido de la vida, jamás pensé hacer tanto, nadie pensaba eso porque nadie daba nada por mí, yo soy un milagro”, dijo alguna vez Cabral sobre sí mismo.
Aquejado por problemas de salud, en los últimos años se movilizaba auxiliado por un bastón y lamentaba “ya no poder viajar tanto”.


Callaron al hombre, al empaque, pero no al espíritu que clamó por todo el mundo el amor, la paz y la justicia. Maestro, aceptamos con gusto esa herencia suya llena de frases cargadas de verdad y salpicadas a veces con fino humor, frases para ser habladas, cantadas, meditadas y finalmente, lo más importante, para ser parte de nuestras acciones diarias.

Citamos entonces aquí parte de esas palabras que fuiste regando por el mundo enredadas en las notas de tu guitarra, Hasta pronto Maestro, porque como lo recordabas con frecuencia, solo te has adelantado un poco a ese viaje ineludible, del que todos tenemos tiquete desde el momento en que nacemos.

“La vida no te quita cosas, te libera de cosas. Te aliviana para que vueles más alto, para que alcances la plenitud. De la cuna a la tumba es una escuela, por eso lo que llamas problemas son lecciones. No perdiste a nadie, el que murió simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón. ¿Quién podría decir que Jesús está muerto? No hay muerte: hay mudanza. Y del otro lado te espera gente maravillosa: Gandhi, Michelangelo, Whitman, San Agustín, la Madre Teresa, tu abuela y mi madre, que creía que la pobreza está más cerca del amor, porque el dinero nos distrae con demasiadas cosas, y nos aleja porque nos hace desconfiados “ Extracto del su poema, No estás deprimido, estás confundido”.

Cuando un pueblo trabaja dios lo respeta. Pero cuando un pueblo canta, dios lo ama.

Ama hasta convertirte en lo amado, es más, hasta convertirte en el amor.

Nacemos para vivir, por eso el capital más importante que tenemos es el tiempo, es tan corto nuestro paso por este planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, con el favor de una mente que no tiene limites y un corazón que puede amar mucho más de lo que suponemos.

De mi madre aprendí que nunca es tarde, que siempre se puede empezar de nuevo; ahora mismo le puedes decir basta a los hábitos que te destruyen, a las cosas que te encadenan, a la tarjeta de crédito, a los noticieros que te envenenan desde la mañana, a los que quieren dirigir tu vida por el camino perdido.

No te sientas aparte y olvidado, todos somos la sal de la tierra.

“Mi vida es caminar por la calle sin maletas, soy libre”, decía Cabral, que se jactaba de no tener propiedad alguna y cuya residencia eran cuartos de hoteles de Buenos Aires.

Ahora mismo le puedes decir basta al miedo que heredaste, porque la vida es aquí y ahora mismo.

En la tranquilidad hay salud, como plenitud, dentro de uno. Perdónate, acéptate, reconócete y ámate. Recuerda que tienes que vivir contigo mismo por la eternidad.

Si estás atento al presente, el pasado no te distraerá, entonces serás siempre nuevo.
Borra el pasado para no repetirlo, para no tratarte como te trataron ellos; pero no los culpes, porque nadie puede enseñar lo que no sabe, perdónalos y te liberarás de esas cadenas.

¡Pero no digas no puedo ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio, y te lo recordará cada vez que lo intentes!

"Bienaventurado el que no cambia el sueño de su vida por el pan de cada día."

"Bienaventurado el que sabe que compartir un dolor es dividirlo y compartir una alegría es multiplicarla."

"El conquistador por cuidar su conquista, se convierte en esclavo de lo que conquistó. Es decir, que jodiendo se jodió."

"Escapa de los que compran lo que no necesitan, con dinero que no tienen, para agradar a gente que no vale la pena."

"Estábamos un día en Nueva York y, a la salida del teatro Lincon Center, se me acercó un periodista y me espetó: “Señor Cabral, Yo estoy de acuerdo en todo lo que usted ha dicho esta noche, excepto en que Dios es siempre justo. Si Dios fuera siempre justo, usted debería tener tanto difusión, tanto éxito como Julio Iglesias.” A lo que yo le respondí: “Claro que Dios es siempre justo. Julio Iglesias tiene más difusión, más éxito que yo puesto que necesita del dinero mucho más que yo para vivir. Yo, que necesito más libertad que Julio para vivir, por eso Dios me hizo más libre."

"Fui analfabeta hasta los 14 años, por eso cuando me dicen ‘no puedo’, yo les digo ‘no jodas’."

"La gente es todo lo vieja que quiera ser. He visto algunas muchachas con 20 años totalmente envejecidas, por el contrario, conozco a una muchachita con 83 años, Teresa de Calcuta, que nos enseña a vivir todos los días."

"La pobreza no es una virtud, salvo que favorezca tu libertad."

"La sociedad humana esta tan mal por las fechorías de los malos, como por el silencio cómplice de los buenos."

"No canto por cantor, sino que digo por hombre."

"No era tan inteligente, seguro se perdió."

"Nunca voy con los que lloran y siempre con los que cantan. Los paisanos de mi pueblo cuando tienen un dolor, en lugar de andar llorando, cantan debajo del sol."

"Para vivir mejor, hay que ser mejor. Nadie puede hacerlo por vos."

¿Para qué quiero yo una agenda si solo hago lo que amo?.

"Que no nos distraigan las noticias."

"Si amas al dinero a lo sumo llegarás a un banco, pero si amas a la vida, seguramente llegarás a Dios."

"Si los malos supieran lo buen negocio que es ser bueno, serían buenos, aunque sólo fuera por negocio."

"Siempre, con lo que tengas, se puede, se debe empezar de nuevo. Tenemos el deber de ser felices."

"Tienes un cerebro como Einstein, tienes un corazón como Jesús, tienes dos manos como la Madre Teresa, tienes una voluntad como Moisés, tienes un alma como Gandhi, tienes un espíritu como Buda. Entonces, cómo puedes sentirte pobre y desdichado."

"En el Campo di Fiore, en el trastevere romano lo encontré, dándole migajas a las palomas. Le pregunté: ¿Usted es el que yo creo? y me dijo: Yo soy el que tú quieras. Le pregunté: ¿Usted es el maestro? Y me dijo: No, maestro es el que te puso delante de mí y a mí delante de ti. Yo soy Arthur Rubinstein".


VUELE BAJO




CABRAL HABLA DE SU VIDA





FACUNDO EN CONCIERTO


video