sábado, 17 de diciembre de 2011

ASTROPUERTA DICIEMBRE 2011

Recibimos el informe Astropuerta cortesía de Don Germán Puerta Restrepo, director del planetario de Bogotá a quien agradecemos su deferencia. incluyo el video elaborado para Horizontes TV.

Hola:

El planeta Venus, protagonista de Diciembre sobre los cielos de Oriente al atardecer.

Enseguida los eventos del mes.

Saludo cordial

Germán Puerta
cel 315-3473859

www.astropuerta.com.co
www.rac.net.co
@astropuerta
Facebook: RedAstrocol


1. Principales eventos celestes de Diciembre 2011

Viernes 2 - Luna en cuarto creciente

Sábado 10 - Luna llena
Eclipse total de luna visible en Europa, Asia, Australia y Norteamérica

Martes 13 - Lluvia de meteoros de las Gemínidas

Sábado 17 - Luna en cuarto menguante

Jueves 22 - Solsticio

Viernes 23 - Elongación máxima Oeste de Mercurio
Conjunción de Mercurio y la Luna

Sábado 24 - Luna nueva


2. Principales efemérides históricas de Diciembre 2011

Viernes 2 - 1971: La sonda Mars 3 efectúa el primer aterrizaje controlado en Marte

Sábado 3 - 1973: La nave Pioneer 10 envía las primeras imágenes cercanas de Júpiter

Miércoles 7 - 1905: Nace Gerard Kuiper, astrónomo holandés

Viernes 9 - 2010: Primer viaje espacial privado por la cápsula Dragon de la empresa Space X

Miércoles 14 - 1546: Nace Tycho Brahe, astrónomo danés
1962: La nave Mariner 2, primera en cruzar la órbita de Venus

Jueves 15 - 1970: La sonda Venera 7 efectúa el primer aterrizaje controlado en Venus

Viernes 16 - 1857: Nace Edward Emerson Barnard, astrónomo estadounidense

Sábado 17 - 1903: Primer vuelo de un avión a motor de los hermanos Wright

Domingo 18 - 1672: Giovanni Cassini descubre a Rhea, luna de Saturno

Sábado 24 - 1968: La misión Apolo 8, primeros hombres en orbitar la Luna

Domingo 25 - 1642: Nace Isaac Newton

Martes 27 - 1571: Nace Johannes Kepler

Esta información puede reproducirse libremente





video

martes, 13 de diciembre de 2011

EL PESEBRE

TODO HA CAMBIADO
Y dijeron que estaba bien


El pesebre en mi casa
Las costumbres fueron cambiando poco a poco y dijimos que estaba bien. El pesebre en nuestras casas al comienzo compartió el espacio de la sala principal con un incipiente árbol de navidad que no pasaba de ser un chamizo seco forrado con algodón con unas bolas navideñas y una, ahora prehistórica, instalación de bombillos de colores de 110 voltios, que peligro.


La tecnología avanzó y las luces de navidad cambiaron afortunadamente a bombillitas de 12 y 6 voltios y el árbol de un chamizo a un árbol sintético que imitaba bien a un pino. El pesebre se fue achiquitando y dijimos que estaba bien.

Igual pasó con las reuniones familiares inherentes a la navidad. Antes esa época era una oportunidad para reunir a las familias, a los amigos y vecinos, después las reuniones en los clubes y las rumbas en las fincas fueron ganando adeptos en detrimento de los ágapes familiares en torno al tradicional pesebre con olor a aserrín y a musgo fresco, en los que de niños, construíamos caminos con arena, lagos con espejos y ríos con tiras de celofán brillante, hacíamos hileras al borde de esos senderos con casitas de cartón.

Pero con el tiempo el pesebre quedó confinado en un rinconcito mientras el árbol de navidad ocupaba ostentosamente el mejor lugar de la casa, y dijimos que estaba bien.

Pesebre Iglesia de La Floresta
De niños no pasábamos de encender chispitas siempre con la supervisión de nuestros padres, ahora los jóvenes y hasta los niños queman petardos que quiebran los cristales del vecindario ante la mirada desinteresada de sus progenitores, y dijeron que estaba bien.

Ya el pesebre es considerado de mal gusto y los pocos que aún lo hacemos, somos tildados de retrógrados o mañés. El niñito Jesús que tanto ansiábamos ver en su cuna en la noche de navidad y las otras figuras como las de San José, la Virgen María, los reyes magos, pastorcitos, ovejas y casas de cartón, pararon en la basura y en el mejor de los casos en el fondo del cuarto de san Alejo. Y dijeron que estaba bien.


De la noche a la mañana el papá Noel se apoderó de las fiestas y es el que trae los regalos a bordo de en extraño carruaje que vuela tirado de unos renos traídos de otras culturas. Los traídos ya no llegan a las camas de los niños para que los descubran con sorpresa al despertar. Ahora reposan bajo el prepotente árbol durante todo el día y son destapados a las doce de la noche sin sorpresa alguna. Aclaro que no estoy en contra del árbol de navidad, solo quiero defender la ancestral costumbre del hermoso pesebre en nuestros hogares.


Las fiestas comenzaban el 16 de diciembre, cuando sin falta se hacía la novena de aguinaldos en todos los hogares al son de los villancicos con maracas y panderetas. Ahora de repente comienza con un jolgorio desde el amanecer del primero de diciembre con la llamada alborada, que no es más que un caos colectivo de ebriedad y ruido de pólvora detonante, y muchos dicen que está bien.


Olvidan la esencia de la navidad, el hecho histórico de ese niño que nació en Belén hace 2011 años para traer a este planeta la paz, el respeto hacia los semejantes y en conclusión a despertar el sentido común de la humanidad, que desafortunadamente sigue siendo el menos común.

Pesbre de una casa, Barrio El Danubio.
Si los pocos que hemos dicho no está bien somos tildados de anacrónicos, retrógrados, mañés, no importa, ser coherentes con nuestros principios es suficiente incentivo para seguir haciendo nuestros pesebres en la sala principal, de continuar dejando que sea el niño Dios quien traiga los regalos a nuestros niños, llenándolos de alegría y sorpresa, de rezar la novena cantando el Tutaina en la sala de la casa degustando un plato de natilla y buñuelos, seguimos siendo felices conmemorando el verdadero espíritu de la natividad y propiciando que nazca el divino redentor en nuestros hogares.

Pesebre en mi casa, año 2011

Feliz navidad para todos y que el espíritu de Dios more en sus corazones.