jueves, 27 de diciembre de 2012

EL BOLIGRAFO DE GEL VERDE


Cuando una editorial como Espasa pone sus ojos en un escritor que se ha lanzado a la aventura de publicar por sus propios medios una novela hecha sin más pretensiones que volcar en ella lo que a él mismo le hubiese gustado encontrar en los escaparates de las librerías sin esperar nada distinto que compartir una historia con toques de realidad, es que hizo muy bien su tarea.

Con la difusión de su obra a través de las redes sociales y la búsqueda personal de lectores logró convertir un libro autoeditado en un éxito de ventas y lo trajo a esta entrada de mi blog al que envió su maravillosa historia para que hiciéramos eco de ella y sirviera de incentivo a los nuevos escritores que arden en deseos de ser leídos.

Su novela se hace tan universal que logra que nos identifiquemos plenamente con el relato, con la cotidianidad que vivimos día a día los pobladores de las grandes urbes y comprendamos que no es coincidencia que seamos tan parecidos y vivamos o dejemos de vivir experiencias tan similares.

Eso es lo que hace Eloy Moreno en su obra “El bolígrafo de gel verde”. El bolígrafo es la herramienta que lo lanza a una búsqueda que lo lleva a encontrar el alma y la psiquis de la gente común y corriente, su narrativa nos hace ver por los ojos y sentir por la piel del personaje principal, del que curiosamente no se menciona su nombre, pero que si nos lleva al mundo de los retazos de sus recuerdos.

La historia nos atrapa y por eso no queremos soltar el libro hasta conocer el desenlace.

Obra altamente recomendada.

En el 2011 Eloy Moreno hizo la primera autoedición de su libro y se aventuró a salir a las calles con una maleta a vender su obra a los transeuntes y a dejar algunos ejemplares en consignación en librerías. Su madre también jalonó las ventas llevando en su cartera ejemplares que ofrecía a sus amigas en el salón de belleza. Eloy difundió su libro a través de las redes sociales y el correo electrónico y fue así que recibí un correo suyo solicitándome hacer una reseña en mi blog. Me dediqué entonces a leer "El bolígrafo de gel verde" y ahora con mucho gusto la publico. 

La historia de este cruce de correos con el autor la resumí en el siguiente gif animado. 


Dar click a la imágen para verla grande
Extracto ahora esta nota publicada el periódico El Tiempo de Bogotá:
EL TIEMPO 

Cansado de no dar con algo que lo enganchara, una tarde del 2006 se dio a la tarea de escribir el texto que le gustaría encontrar en los estantes: "Una historia del día a día capaz de permanecer en el recuerdo". Trabajaba en casa, después de su jornada laboral en el Ayuntamiento de Castellón, una ciudad de casi 200.000 habitantes.

Aunque su familia no tiene tradición literaria, desde muy joven Moreno había redactado relatos cortos, de seis a ocho páginas.

Dos años y medio le tomó esta aventura solitaria, que no compartió con nadie, cuya trama aborda la rutina y la falta de tiempo que viven los individuos de hoy. El bolígrafo de gel verde 'vio la luz' a mediados del 2009.


Eloy Moreno
"Después de escribirla, no sabía qué hacer. Si la enviaba a una editorial, a lo mejor nunca me harían caso. Entonces pensé que yo podía ser mi propia editorial", dice el valenciano, apasionado por la obra de sus paisanos Juan José Millás y Ana Matute.

La señal para lanzarse al agua le llegó meses después, cuando volvió a leer su historia, que estaba engavetada. "Sentí cosas: algunas partes me hacían llorar o reír. Luego se la di a leer a tres personas más, entre ellas una profesora de literatura, que me dijeron que estaba muy bien".

El paso siguiente fue comprar en Internet los derechos de la foto que le serviría de carátula y conseguir una imprenta para producir 300 ejemplares. Luego, con la ayuda de sus padres y de las redes sociales, inició un plan de distribución y promoción, maleta en mano, por las principales librerías de su ciudad y de otras cercanas.

"Hablaba con los libreros para dejarles algunos ejemplares y para que me permitieran pararme en la puerta y comentarle mi caso a la gente que iba entrando", cuenta Moreno, que no encontró problemas en los locales pequeños, pero que tuvo que insistir para poner su obra en las cadenas El Corte Inglés y Fnac.

Al cabo de ocho meses de 'maletear' y de pasar la voz en sitios como Facebook, El bolígrafo de gel verde había vendido 3.000 copias.

Espasa "se pellizcó"

El fenómeno llegó a oídos de la editorial Espasa, en Madrid. "Un día recibí una llamada y pensé que era una broma. 'Hola, soy Ana Rosa, directora de Espasa. Nos ha gustado tu novela y queremos publicarla en toda España'. Yo temblaba por la sorpresa.

El libro, relanzado con otra portada el 13 de enero de 2011, ya va por los 70.000 ejemplares vendidos. "¡Imagínate: yo que iba de 300 en 300!".

Aunque ya tiene en mente otro libro, no ha podido sentarse a trabajar, pues la promoción de su ópera prima lo absorbe. Además de haber sido traducida al catalán, acaba de lanzarse en Italia. Colombia es el primer país hispanoamericano al que llega. "De otros sitios, como Argentina y México, han tenido que pedir el libro por Internet", comenta este escritor que calcula en más de 5.000 los mensajes que ha recibido de sus lectores: "Los contesto todos. Me gusta esa conexión directa".

Editorial Espasa
317 páginas
$ 42.000