jueves, 12 de diciembre de 2013

LAS AVENTURAS DE MONTECRISTO

MONTECRISTO
LA AVENTURA DEL HUMOR




“Me hubiera gustado ser médico. Pero de todas formas he sido médico porque he quitado la tristeza"
(Guillermo Zuluaga.  El Colombiano, junio de 1991)

Si hablamos de retazos de la vida no podían faltar esos que se pegaron a la colcha de los recuerdos en los tiempos de Guillermo Zuluaga “Montecristo”, ese magnífico humorista que tenía un programa radial llamado “Las aventuras de Montecristo”. De lunes a viernes a la 1:30 P.M., era el programa más esperado y escuchado por miles de personas en esa Medellín de los años sesentas. Se escuchaba el chirrido de las bisagras de una vieja puerta mientras el locutor decía: “Se abren las puertas de la alegría y el buen humor…

Todos en la casa nos sentábamos alrededor del radio, que era el rey en ese tiempo, para escuchar el programa que tenía diversión garantizada durante sus 30 minutos de emisión.
Lo que me angustiaba era que no podía escucharlo completo pues diariamente tenía que estar en la escuela a las 2 P.M. Ya tenía calculado el momento exacto de salir corriendo y estar a tiempo en la escuela que afortunadamente estaba muy cerca de la casa.

La magia de la radio nos transportaba a través de las historias que interpretaban los personajes de la comedia: Justiniano Portales Grajales Risaralda y Dosquebradas" (Aníbal Calderón) "Agapito Mediometro de la Vara" (Alberto Arenas), "Temelasco Jerías Frías" (Octavio Tobón), "Doña Queta Legona" (Maruja de Serna), "Pochocha Bacana" (Luz Mery Agudelo), Celio Arruga y "Montecristo Santuario y Zuluaga" (Don Guillermo Zuluaga). Montecristo interpretaba varios personajes: Montecristo, Montecristote, Montecristina, Montecrisñato, Montoño, Mister Nera y Montecristico entre otros.

Las historias eran muy divertidas y su humor era blanco y apto para todo público. Muchos fueron los dichos y palabras que Montecristo puso de moda y de los que aún se conservan algunos: Ya voy Toño, eso está “Galleta”.

El programa se hacía en vivo desde radioteatros que había en la ciudad y de los que desafortunadamente ya no queda ninguno. Solo tuve la oportunidad de asistir a una de estas presentaciones en el teatro América que quedaba en mi barrio y que fue la última pues la empresa radial suspendió el programa que creo llevaba 35 años al aire, que mal estuvo eso.

Lo conocí personalmente cuando visitó la empresa Novolit - Novoplast en la que estaba haciendo mis prácticas de publicidad, allí llegó Don Guillermo para supervisar una revista de las aventuras de Montecristo con caricaturas que iba a sacar al mercado, nosotros la ilustrábamos y escribíamos los textos en los globitos con plumas y tinta china, todo a mano alzada, las computadoras y los programas de imágenes y texto no existían ni en nuestra imaginación.

Lo recuerdo muy bien, alto y elegante, inspiraba mucho respeto. Mientras el director de arte le explicaba el proceso de la revista el curioseaba nuestro trabajo en silencio. Se despidió de manera muy formal y nos dejó la impresión de ser un hombre muy serio.

Esa impresión duró poco pues al poco rato comenzamos a escuchar las carcajadas que venían desde el salón de producción del primer piso. Don Guillermo había improvisado una presentación para los trabajadores y los estaba haciendo gozar de lo lindo. La revista quedó muy bien elaborada y los libretos eran igualmente buenos, pero creo que la venta de la publicación no fue lo que se esperaba y no se volvió a editar. Cuanto lamento no haber guardado un ejemplar.

Guillermo Zuluaga Azuero nació el 10 de febrero de 1924 en el barrio Buenos Aires de la ciudad de Medellín, Antioquia. Sobre esto él dijo jocosamente que en la casa donde había nacido había una placa recordatoria:
En la casa donde nací, en la calle Ayacucho, hay una placa” dice, y a continuación redondea: “Una placa con el número de la puerta, el 40-31”. Y en serio creo que aún esa casa se conserva en el barrio Buenos Aires de Medellín.

Sus padres fueron Baudilio Zuluaga Gómez (Médico Santuariano y columnista del Colombiano) y Carolina Azuero Ordoñez, Bogotana.

Su primera esposa fue Ema Bonilla de Zuluaga, con ella tuvo diez hijos: Guillermo, Hernando, Mario, Lucía, Fernando, María del Socorro, Carlos Eugenio, Andrés, Diego y Álvaro.

Su segunda esposa fue Flor María Duque, con ella tuvo seis hijos: Diana Patricia, Flor María, William, Felix David, Monica María y María Teresa.

Con Erika Krum tuvo dos hijos: Gloria y Jaime.

BIOGRAFÍA

Transcribo esta entrada del blog “Ser Santuariano” que tiene la mejor información sobre la vida de Guillermo Zuluaga Montecristo que he visto. EL SANTUARIANO

En 1945 se presentó al programa "La hora variedades" en la ciudad de Cali, Contó un chiste, aplaudido por todos los asistentes y así empezó su carrera humorística. A la gente le gustaba que imitara personajes, entre los cuales estaban pastusos, costeños, paisas, bogotanos, chismosos, sordos, bobos entre otros. Luego comenzó a crear los personajes de la familia Santuario y Zeta: Montoño, Montecristina, Montecristico, Montecristeso, Montecrispucho y Montecrisñato.

MONTECRISTO:

Fue considerado el mejor humorista de America Latina, por su originalidad e inteligencia, además porque él amaba su profesión. Su humor fue considerado picaresco, representando situaciones cotidianas y fantásticas, con las que llegó a ser el mejor humorista del país por más de 40 años, gran parte de ellos en diferentes programas de la radio. Entre ellos LAS AVENTURAS DE MONTECRISTO,  transmitidos por Caracol, RCN y Todelar.

Su amor por El Santuario fue tal que decía: "El Santuario es mi tierra y tiene la mejor gente del mundo". Precisamente como un homenaje a todos sus paisanos, al iniciar el programa radial Montecristo Santuario y Zuluaga, fue la mejor manera que encontró para agradecer a la tierra que el consideró su patria de corazón.
A lo largo de su vida recibió más de 200 reconocimientos, entre menciones y condecoraciones, como el mejor humorista de America Latina.

SU MUERTE:

Falleció el 17 de octubre de 1997 a los 73 años de edad. Como memoria perenne para El Santuario, en el año de 1990 donó todos sus reconocimientos para un espacio en el museo que lleva su nombre. Por esto y mucho más, El Santuario siempre le recordará con eterna gratitud.

Publicado por Ramon Arturo Gomez Zuluaga.

DOS ARTICULOS DE DOS REVISTAS DIFERENTES EN AÑOS DISTINTOS

Guillermo Zuluaga, Montecristo actor, presentador, humorista.

En 1946, Guillermo Zuluaga era un modesto empleado en Cali de la Compañía Colombiana de Tabaco. Ya estaba casado con Emma Bonilla. Y no daba asomos de querer ser algo diferente de "un buen padre de familia".

En la fábrica era considerado como un buen narrador de cuentos. Algunos de sus amigos estimaban que también tenía capacidades de cantante. Estos últimos lo convencieron de que se presentara en un programa de aficionados al canto. Guillermo fue a "Radio Cultura' acompañado de un guitarrista que tenía oído de artillero".

El resultado -dice- fue desastroso. El iba por un lado, solitario con su guitarra, totalmente distanciado de mí. Nos encontramos a la salida, después de que nos dieron una tremenda silbatina.
Guillermo se disgustó con los amigos que lo habían incitado a cantar, les hizo varios reclamos, pero éstos le dieron otro estímulo:

-Preséntate como "contador" de cuentos -le dijeron.

El aceptó. Fue a "Radio Calcará' nuevamente a pedir cupo para narrar varios cuentos. Y triunfó.

-La gente se rió -recuerda-. Yo tuve que hacer varias salidas. El director de la emisora quedó bastante satisfecho conmigo.

Así fue su comienzo.

El programa en que debutó se llamaba "La hora variedades". Entusiasmado por el éxito el locutor de la estación le obsequió un saco verde para que actuara en próximos programas. Cuando Guillermo entró al radioteatro, luciendo el saco, el locutor dijo:

-Ahí llega el Conde de Montecristo. Fue su bautizo. “Monte" -como se le dice entre amigos- no recuerda el nombre de ese locutor. Lo que sí recuerda es que el saco se lo comió una vacamientras él se bañaba en un río de Cali.

-Si mi memoria no me falla, dice, era un señor de apellido Ruiz. Después, hace unos catorce años, me lo encontré en Barranquilla en una reunión social. El me dijo que llevaba muchos años tratando de conocerme. Y le recordé entonces lo de Cali, el día que me bautizó. Fue tal la alegría de los dos, que nos emborrachamos. En medio de la borrachera le pregunté por su nombre, pero no se me quedo en la memoria. Sigo recordando únicamente que es de apellido Ruiz.

Meses después de estar trabajando en "Radio Cultura", "Montecristo" fue llevado a Bogotá para actuar narrando cuentos en una gran velada en el Teatro Colombia. A la velada asistieron destacadas personalidades de la capital. 'Monte' fue aplaudido con delirio.

Al día siguiente regresó a su trabajo de Cali, pero convencido de que tenia "todas las de salir adelanté'. Y renunció en la compañía.

-Me equivoqué por completo, dice ahora. Yo creí que me iba a llenar de plata, pero sucedió todo lo contrario. Aguanté más hambres que un chivo en un garaje.
Sin empleo estable, `'Montecrlsto" aceptó cupo como humorista en la Carpa Martín, que  viajaba por todo el país. Con ella fue en gira de Cali hasta Manizales, donde recibió la noticia de que su primer hijo -Jaime- estaba agonizando.

Los hermanos Hernández: Pocho, Gonzalo, y Héctor, que deseaban sacarlo de la Carpa para vincularlo artísticamente a otro grupo, le reunieron cíen pesos para que volviera a Cali, pero su esfuerzo de nada sirvió. Jaime murió como consecuencia de la incontrolable gastroenteritis que lo afectaba.

Lo más dramático sucedió horas después de su deceso. "Montecris to" no tenía con qué pagar los gastos de su funeral. Y fue así como tuvo que hacer humor en una emisora en el programa "La última chiva" mientras el cadáver de su hijito esperaba ser sepultado.

Eduardo Gómez Alzate, periodista, vio llorar a "Montecrísto" durante la actuación. Le preguntó por la razón. El humorista se la dio. Y ello bastó para que le pagaran doble el programa. Le dieron cien pesos, apenas suficientes para financiar el "entierro".

Días después, cuando pensaba en "hacer algo distinto a contar cuentos", fue contratado para participar en una gira con el cantante Leo Marini. En Medellín lo conoció el finado Willíam Gil Sánchez, máximo ejecutivo de "Caracol". Este, al comprobar sus cualidades lo contrató como artista exclusivo de la cadena.

Son, pues, veinte años que lleva Guillermo Zuluaga como humorista de la principal cadena de radio de Colombia. Veinte años haciendo chistes para todo un país. Veinte años de servicios a un país que apenas está aprendiendo a reír.

En el lapso de los primeros nueve, "Montecristo" trabajaba tres veces por semana. Pero su éxito creció hasta tal punto, que la cadena tuvo que contratarlo para un programa diario.

Podría decirse que el programa de "Montecristo" es el más atractivo como factor de ventas en la programación diaria de Caracol.
Tomado de la Revista Cromos No. 2629, abril 1 de 1968

Montecristo se alista para celebrar sus 71 años de vida el 10 de febrero. Se pasea por Medellín satisfecho con lo que ha hecho en 51 años de vida artística. Hace unos días se sometió a una segunda operación por problemas de vejiga.

Su carrera humorística comenzó después de prestar servicio militar en Palmira. El día de su salida imitó públicamente a los altos mandos del batallón y a sus compañeros. Contó chistes y se burló de todos. Gustó tanto que alguien lo invitó a Radio Cultural de Cali al programa La hora de las variedades. Llegó a cantar pero fue desastroso. Entonces pidió que le dejaran contar un chiste. Fue tan bueno que contó otro y así siguió hasta hoy.

Un día llegó a la cabina con un saco amarillo y verde que hoy no se explica cómo se ponía sin sonrojarse. Miguel Ruiz, quien trabajaba en Caracol dijo: Y aquí llegó el conde de Montecristo. Después de tres años se encontraron pero Miguel no recordaba que se habían conocido cuando Guillermo Zuluaga apenas comenzaba. Después me quité lo de conde porque no tenía nada que esconder.

El momento más difícil de su carrera lo vivió en Cali por allá en el año 45 o 46. Perdí a mi primer hijo y me tocó actuar para poder enterrarlo porque no tenía con qué.Salía de pueblo en pueblo montando su show y vendiendo cuñas a los comerciantes.  Todos le preguntaban que cuál era la garantía de su inversión si no lo conocían. Yo les decía: escúchenme y si no les gusta no me pagan. Nunca dejaron de pagarme.

En el 57 llegó a Caracol con Las aventuras de Montecristo, programa que ha mantenido al aire durante 17 años.
Exhibe 198 placas y condecoraciones en su museo construido en el municipio de El Santuario. Lee cuentos de pistoleros, de humor y de García Márquez. Esa es la vida de quien dice sin ostentaciones que contará chistes hasta que la salud se lo permita y el público se lo aguante.

Tomado de la revista TV y Novelas No. 099, 30 de enero de 1995.
Publicado por Ramon Arturo Gomez Zuluaga.

GUILLERMO ZULUAGA, MONTECRISTO

Actor y humorista colombiano. Montecristo de el municipio de El Santuario, Antioquia,
Colombia, aunque dicen que Nació en el barrio Buenos Aires de Medellín EL día 10 de febrero de 1924. De todos modos se ubicó y declaró hijo de El Santuario, Antioquia, una ciudad que reía como si fuera un pueblo donde casi todos se conocían y que cada día están de humor. Falleció en Medellín el 17 de octubre de 1997. víctima de un cáncer.

Hijo del muy recordado médico y dirigente político Doctor Baudilio Zuluaga y su señora esposa, la Bogotana Doña Carolina Azuero de Zuluaga.

Sin cumplir los 16 años de edad ya era voluntario del ejército. Primero estuvo en el Batallón Bomboná de Rionegro, luego en la guardia presidencial, gracias a que cuando fue boy scout aprendió a tocar tambor y cornetas.

Después paró en la escuela de ingenieros militares de Ibagué como tambor mayor, y terminó su carrera en el batallón Codazzi de Palmira, y a la vez empezó su carrera como humorista nacional. Todo porque en el juramento de bandera se puso a imitar oficiales y a contar historias, y la risa de todos lo convirtió en ejemplo para el escuadrón.

Para celebrar el día de su salida de la milicia imitó públicamente, con un sentido muy cómico, a los altos mandos del batallón y a sus compañeros. Contó chistes y se burló de todos. Gustó tanto su actuación que alguien lo invitó a la emisora Radio Cultural de la ciudad de Cali, al programa La hora de las variedades.
Llegó a cantar, pero en este oficio fue desastroso. Entonces pidió que le dejaran contar chistes. Fue tan bueno en esta actividad, que contó otro y otro, y así siguió hasta su muerte.

Guillermo Zuluaga Azuero, el popular Montecristo, "Monte", hizo sin lugar a dudas que el humor de Antioquia y Colombia se catalogara "antes de él y después de él". Su larga carrera, su total dedicación al humor, e indudablemente la calidad del mismo, lo hicieron acreedor al mote de "El mejor humorista de América".

Es quizá el más famoso cómico y humorista colombiano del siglo XX. Fue considerado por muchos como el padre del humorismo colombiano.
Creo una serie de personajes que dieron vida a su estilo y sus chistes originales e ingeniosos, conjugando con la gracia donairosa que le imprimía a cada una de sus excelentes actuaciones.

Algunos de sus personajes y programas radiales son:
Montoño, Montecristico, Montecristote, Montecrisñato, Montecristezo, Montecrispucho y muchos más que hicieron reír a los colombianos desde el dial antioqueño con todas sus ocurrencias durante más de 50 años.

El primero de los más famosos programas radiales de Montecristo fue llamado "El Café de Montecristo", un espacio de humor costumbrista originado en "La Voz de Antioquia" de la Cadena Radial Colombiana (Caracol). El programa tomó después varios nombres más y se emitió por varias cadenas radiales.  El Granero de la Esquina en la radio Antioqueña recuerda su programa El café de Montecristo, a la 1:30 P.M. tan exitoso que lo llegaban a repetir hasta cuatro veces el mismo día. Y nunca ni siquiera cuando estuvo en silla de ruedas víctima de una polineuritis, dejó de hacer su programa en vivo.

Guillermo Zuluaga en su vida artística ha creado una serie de personajes que dan vida a su estilo y sus chistes originales e ingeniosos, conjugan con la gracia donairosa que le imprime a cada una de sus excelentes actuaciones. Las Aventuras de Montecristo, El Hotel Bochinche, fueron algunos de esos exitosos nombres.
La naturaleza armó a Guillermo del chiste incisivo, de la sátira mordicante, de la expresión aguda y picante, pero en su vida social jamás hace uso de estas armas, y se presenta sencillo, suave, exquisito, con la delicadeza y con toda seguridad, Montecristo es la persona que más ha hecho reír a los colombianos y definitivamente se ha consagrado para orgullo de todos como EL PRIMER HUMORISTA DE AMERICA
 .

En sus andanzas conoció a un trío llamado los hermanos Hernández ellos lo invitaron a una fiesta del bambuco en el teatro municipal de Cali donde conoció a William Gil, fundador de caracol, quien se lo llevo para la voz de Antioquia. De ahí lo mando a una gira nacional como animador . A los dos meses volvió encabezando el elenco como el primer humorista nacional.
En la radio Antioqueña recuerda su programa El café de Montecristo, a la 1:30 P.M. tan exitoso que lo llegaban a repetir hasta cuatro veces el mismo día. Y nunca ni siquiera cuando estuvo en silla de ruedas víctima de una polineuritis, dejó de hacer su programa en vivo.

Guillermo Zuluaga en su vida artística ha creado una serie de personajes que dan vida a su estilo y sus chistes originales e ingeniosos, conjugan con la gracia donairosa que le imprime a cada una de sus excelentes actuaciones.

En uno de sus chistes, Montecristo relataba la historia de un paisa que, muy orgulloso,contaba: Salí en mi mula de Pereira a las ocho de la mañana y llegue a Anserma a las 9.

A las pocas horas estaba en Santa Bárbara, a la una estaba en Envigado y al entrar a Medellín noté que la mula estaba como maluca.

El animalito cayó al suelo y como me asusté mucho llamé al veterinario. El la examinó, le abrió un ojo, me miro muy triste y me dijo. Esta mula viene muerta desde Pereira...

Publicado por Ramón Arturo Gómez Zuluaga.

Foto: Álbum de José René Higuita



2 comentarios:

Miguel Alvaro Sarmiento A. dijo...

En Colombia primero, luego en otros rincones, antes de Chespirito, vimos, leimos y escuhabamos religiosamente a 'Las Aventuras de Montecristo'... Don Guillermo Zuluaga quien con un repertorio enorme de chistes, un mundo de personajes - Montecristeso, Montecristina, Montecristico, Montonio, - un gran elenco de artistas - Don Justi, Agapito Mediometro de la Vara, la Pochocha, entre otros y un grupo de librestistas a los que Guillermo Zuluaga "Montecristo" supo que darles credito con su calidad profesional y su magistral intepretacion de los libretos que se escribian a diario... Recuerdo que mi papa, quien ademas de ser ejecutivo de la empresa fue un amigo personal y librestista de Monte, nos preguntaba como hablabamos en el colegio para recoger la terminologia del momento y usarla en el personaje de Montecristico y Montecristeso... En mi casa se confundian la realidad con el mundo de las Aventuras de Monte... Cuando Agapito Mediometro de la Vara, Alias "Arenitas" (lo escribo al verres pa'que me lo entedas omme muelon!) que tenia problemas de trago y caia en bebetas, no habia mas remedio que mandar a su personaje de 'viaje'... El ruido que se escucha durante la presentacion del programa, es una grabacion de la puerta del banio de la emisora La Voz de Medellin ... Junto con mi padre produjeron la revista (comic, como le dicen por ahi) Las Aventuras de Montecristo; tambien sacaron un producto "Montecristrago" y viajaron a Mexico para competir en primer concurso de humor de ls Americas. El concuro lo gano Monte venciendo a Cantiflas y a Bob Hope... Asi fue como un Paisa de Pura Cepa y Sanatndereano, Don Gilberto Sarmiento, a quien Paisalandia le dio las Llaves de la Ciudad y lo acogio como un hijo mas de la Monatanias de Mi Tierra, le regalaron a Colombia un premo unico e irrepetible (pa'usa una fras cajon y dejar esta nota guardadita ahi en ese cajon de los recuerdos)

danubio dijo...

Hola Miguel,excelentes comentarios. Muchas gracias por compartirlos.