sábado, 18 de abril de 2015

LA COLCHA DE RETAZOS

Rodrigo Correa Palacio nos ilustra de una manera amena la tradición de tejer colchas de retazos


Rodrigo Correa Palacio (1923-1996), nació en la hidalga ciudad de Sonsón (Antioquia), el 14 de junio de 1923. Hijo de don Félix Antonio Correa Arango y doña Esther Palacio Mejía. Casado con Miryam Vélez Trujillo, el 19 de marzo de 1948; cinco hijos: Ricardo, Magaly, Héctor Rodrigo, Cristian y Octavio Augusto. Nueve nietos.

El maestro Rodrigo Correa Palacio, como era llamado, estudió su primaria en la Escuela Antonio José de Sucre (Sonsón) y su secundaria en el Colegio de Sonsón.
Desde muy joven casi un niño, se inicio en la investigación y promoción del folklore colombiano especialmente el antioqueño, así mismo penetro en el conocimiento del mundo de la poesía, algo que se le facilitó, ya que la familia Correa Palacio siempre ha estado relacionada con el mundo de los libros como bibliotecarios y libreros.

El maestro Rodrigo Correa Palacio, fue reconocido como uno de los principales hombres que ha dado la radio latinoamericana habiéndose destacado por su rectitud, capacidad de trabajo, dominio del lenguaje y una de las más perfectas dicciones de este medio.
Sus inicios en la radiodifusión fueron en su tierra natal, en la emisora Ecos del Capiro, en 1941. Donde conoció los principios básicos de esta actividad. Al poco tiempo ingresó a la Voz de Antioquia, en la cual se desempeñó como Productor, Director General y Artístico, Maestro de ceremonias y Libretista. Estas mismas actividades las desempeñó en Radio Libertad, Radio Cadena Nacional y Todelar.

En la década de los 60' fue un distinguido presentador y animador en varios programas de la televisión nacional. En esta misma época entró a formar parte del elenco artístico de RCN. A finales de esta década regresa a Medellín y se incorpora a Todelar. Donde desempeñó aparte de las funciones anteriormente mencionadas, actividades especiales como la destacada en Cabo Kennedy, Houston, por la transmisión del vuelo Apolo 11, en 1969, (llegada del hombre ala luna).

Al mismo tiempo que tenía su actividad permanente en radio, se dedicó a promover y defender, los patrimonios culturales y éticos propios de la antioqueñidad, convirtiéndose así en el folklorista quizá más respetado y querido por los colombianos especialmente en Antioquia, el Eje Cafetero y norte del Valle.

La bandera del folklore siempre la llevó por medio de su reconocido programa Arrieros Somos, decano de los programas de tradición folklorica, el cual fue emitido al aire por 50 años ininterrumpidamente.

Una de sus principales actividades fue su gran trayectoria como declamador, considerado uno de los mejores del mundo de habla hispana, tuvo incontables presentaciones nacionales e internacionales.
Su voz y perfecta dicción y entonación le permitió interpretar la poesía universal de los grandes poetas de habla hispana desde el “Castellano Antiguo” hasta el lenguaje poético del folklore.
En el mundo de la poesía fue la gran voz, que dio a conocer la magistral poesía del poeta de la raza, Jorge Robledo Ortiz.
Su actividad discográfica fue de gran magnitud, ya que llevó la poesía universal a más de 30 discos (LP), siendo artista de las casas disqueras como Sonolux, Codiscos y Discos de Suramérica, a la hora de su desaparición dejó cinco discos inéditos.
En la década de 80' brinda su apoyo a la Gobernación de Antioquia, en la actividad de promotor de literatura en la Extensión Cultural Departamental.
Escritor fluido de temas folklóricos, con un lenguaje sencillo, ágil y agraciado, reconocido libretista, columnista y colaborador de varios periódicos, además entre sus obras podemos destacar los libros: "Arrieros somos", "Enjalmas y muleras" y "Carriel y ruana".

Se destacó como asesor cultural para entidades gubernamentales y empresas privadas, participó como miembro activo en varios centros de historia, y como jurado de los principales eventos folklóricos presentados en la región paisa.
Gran Maestre Fundador de la distinguida Orden del Arriero, principal orden en Colombia promotora de los valores éticos y culturales, de carácter privado, que enaltece la labor desempeñada de los grandes hombres de nuestra raza.
En su trayectoria artística lo llamaban “El Arriero Mayor”, “El Caballero del Romance” y “La Voz”.

Durante seis años llevó a la televisión regional su reconocido programa “Arrieros Somos” . Magazin folklórico cuyo espíritu es resaltar y mantener vigentes las costumbres, leyendas y tradiciones de la tierra antioqueña.
El maestro Rodrigo Correa Palacio, le fue reconocida su labor con distinguidas condecoraciones, de las cuales podemos destacar algunas como:

El Gran Arriero de Bronce Rodrigo Correa Palacio (Condecoración que lleva su nombre, perteneciente a Turantioquia).
El Arriero de Oro

Comendador de Honor de la Orden Bizantina de Constantino El Grande
Estrella de Antioquia (Gobernación de Antioquia)
Hacha Simbólica (Alcaldía de Medellín)
Zipa de Oro 1978
Mérito a las Comunicaciones (Ministerio de Comunicaciones)
Mazorca de Oro, Guinche de Oro (Municipio de Sonsón)
Medalla Pedro Justo Berrío (Ministerio de Educación)
Medalla Camilo Torres (Máxima condecoración educativa)
Medalla Porfirio Barba Jacob
Mención Especial (Municipio de Medellín, Secretaría de Educación)
Orden Cámara de Comercio 1996

Además gran cantidad de condecoraciones otorgadas deferentes entidades gubernamentales y privadas de Colombia y otros países. (mas de centenar de reconocimientos y condecoraciones).
Rodrigo Correa Palacio falleció en la ciudad de Medellín, departamento de Antioquia, Colombia, el 21 de enero de 1996.

Considerado el mayor defensor y exponente de las tradiciones folklóricas, siendo el abanderado en la defensa de los valores familiares, artísticos, culturales y éticos de la antioqueñidad.

Leer más: RODRIGO CORREA PALACIO