viernes, 19 de junio de 2015

FELIZ DÍA DEL PADRE

DÍA DEL PADRE
21 de junio de 2015.



"Cuando un recién nacido aprieta con su pequeño puño, por primera vez, el dedo de su padre, lo tiene atrapado para siempre"
(Gabriel García Márquez)

¿QUE ES SER PADRE?

Según la Real Academia de la lengua padre es: “varón o macho que ha engendrado”, “varón o macho, respecto de sus hijos”; “macho en el ganado destinado a la procreación”; “cabeza de una descendencia, familia o pueblo”. Aquél que es cabeza de familia (Proviene del vocablo pater, patris).

Por extensión a lo anterior, también significa “origen, principio”. También se extiende el concepto a “autor de una obra de ingenio, inventor de otra cosa cualquiera”.

En la religión católica el padre es la primera persona de la santísima trinidad, el creador del universo. Igual la palabra “padre” es usada para referirse a los sacerdotes.
Esta palabra en México se utiliza para indicar que algo o alguien es estupendo.

Pero todos sabemos que ser padre es mucho más que eso, porque procrear puede hacerlo cualquiera, pero ser padre, lo que se dice padre es una cualidad de grandes hombres.

Ser padre es amar a esa criatura que patea la pancita de su madre, que pone su oreja para escuchar sus latidos, que sueña tenerlo pronto en sus brazos.

Ser padre es pasearse como loco por los pasillos del hospital esperando el llamado de la enfermera  con el corazón en la boca.

Ser padre es sentir la emoción infinita que produce el primer encuentro con su bebé recién nacido poniendo cara de bobo, sin poder evitar que rueden lágrimas por sus mejillas, a pesar de que “Los hombres no lloran”.

Ser padre es planear las idas al estadio, si es un niño, o enseñarle a montar en bicicleta y comprarle su primera Barbie, si es niña, mientras aún están en la cuna.

Ser padre es ser su caballito fantástico, aunque le quiebren la espina. Quedarse como estatua cuando usen tu brazo como almohada para quedarse dormidos, aunque se te encalambre la mano.

Ser padres es comprenderlos, amarlos y hasta reprenderlos cariñosamente para guiarlos por el camino de la vida.

Ser padre es caerse de la risa cuando se embadurnen la cara con chocolate disfrutando de un buen  helado, a pesar de la angustia de su madre.

Ser padre es extasiarse viéndolos crecer contemplándolos en silencio mientras duermen.

Ser padre es conocer las vicisitudes de cargar en un paseo dominical el pesado bolso de los pañales, teteros, talco, aceite, pañitos húmedos, etc, etc.

Ser padre es contestar las primeras preguntas embarazosas de su adolescencia, sin que se enteren del terror que te producen.

Ser padre es estar cierto de que darías todo por tus hijos, sin lugar a dudas. Saber que siempre estarás para ellos sin importar las circunstancias.

Ser padre es sentir ira, aunque la disimules, cuando alguien los reprende en tu presencia.

Cuando pase el tempo, tu niña siempre será tu niña, aún después de que se case. Y tu niño igual siempre será tu niño, aún cuando tenga la barba más espesa que la tuya  y la voz más grave que la de pavaroti.



Ser un padre es mucho más que engendrar, ser padre es compartir tu alma con los hijos.

(Danubio 2015)