viernes, 9 de diciembre de 2016

ME LLEVARÁS EN TI

Me llamó la atención este libro de Iván Darío Obando. Seguramente lo estaré leyendo este fin de año.



La guerra de los Mil Días, la revolución bolchevique, la historia de la aviación, el accidente de Carlos Gardel, la Gran Depresión, la invasión de Varsovia y la Segunda Guerra Mundial son el escenario histórico y fantástico de esta novela.

Basada en la vida de un gran empresario latinoamericano y su romance con una condesa polaca, esta novela culta y entretenida se entreteje con la historia del siglo xx y la del hombre que trajo los primeros aviones a Latinoamérica, que fundó Avianca y Cine Colombia, y que cambió por hélices los barcos de vapor que navegaban los ríos Hudson y Magdalena.

«Me llevarás en ti. ¿Te acuerdas de esa frase que un día nos dijimos en Venecia? No sé si lo recuerdas tan bien como yo: era 1909 cuando nos besamos amorosamente por última vez en el vaporetto».

San Petersburgo en la Rusia de los zares; Jesolo, la playa cerca de Venecia; Roma y los parques de Villa Borghese; Lausana, a orillas del lago Leman; Varsovia y la Zelazowa Wola de Federico Chopin; y París y Medellín, por supuesto, son los escenarios fantásticos de esta historia de amor.

«Tu m´emmèneras, decía la nota que te dejé y que mi madre prometió entregarte junto con las direcciones de Varsovia y San Petersburgo, mi destino final, adonde podrías encontrarme.


Me quedé esperándote, me quedé esperando tus cartas, quise ir a buscarte, pero no sabía a dónde: ¿Roma, París, Medellín?».

jueves, 8 de diciembre de 2016

UN CUENTO DE MIEDO

Reeditado.


En el frío hospital general de la ciudad caminé por el pasillo del piso diez hacia los ascensores luego de visitar  a una amiga. Oprimí el botón de llamada  y al abrirse entré al cubículo que solo ocupaba un hombre maduro de cabello entrecano, vestido con traje negro y corbata.

La puerta se cerró y comenzamos a descender hacia el primer piso. Al llegar al piso dos la puerta se abrió y una mujer de una palidez infinita se preparaba para ingresar.

Violentamente el hombre  la empujó y cerró la puerta horrorizado. Intrigada por su actitud le pregunté el motivo de su extraña acción. Él con voz entrecortada me dijo:

- Yo soy el doctor Miranda y esa mujer que usted vio era mi paciente, ella falleció hace cinco años y yo mismo la dejé en la morgue.

¿Y usted como asegura que es la misma?, le contesté.
- Verá usted…  en la muñeca de la mano derecha  ella llevaba el brazalete que le colocamos a los pacientes fallecidos.

Luego doblando su brazo y remangándose la chaqueta continuó su explicación:
- Puede ver que era un brazalete igual a este que yo llevo.

video
Video creado en el año 2011



miércoles, 7 de diciembre de 2016

LA NOCHE DE LAS VELITAS

En la acera de mi casa.
El 7 de diciembre es inevitable recordar el comienzo de las navidades en los tiempos de nuestra infancia. La inmaculada concepción de María ha sido celebrada encendiendo velitas y faroles en las noches del 7 y 8 de diciembre para jolgorio de los pequeños y unión de nuestras familias.

El padre Gonzalo Gallo González nos invitó hoy a encender cada velita con un significado especial, Se me ocurren algunos:

Enciende una velita por la protección y felicidad de los niños.

Otras: 
Por la salud y bienestar de tu familia y amigos.
Por la reconciliación de los hermanos.
Por la luz que muchos necesitan para encausar sus vidas.
Por la armonía en los hogares.
Por la prosperidad en el nuevo año.
Por la salud y éxitos de los lectores.

Inspírense en estas fechas y enciendan sus velitas con la luz de sus corazones. Felices fiestas.


Así era la navidad en la Medellín de los 60s