viernes, 13 de junio de 2008

Banquete de letras

BANQUETE DE LETRAS.

Como leer es un ejercicio enriquecedor e incomparable, quiero anexar una serie de escritos que estoy seguro disfrutarán tanto como yo, algunos de ellos anónimos, unos muy conocidos, otros no tanto.
Muchos se han atribuido la autoría del siguiente texto, pero en verdad es de un autor Mexicano: Nadine Stair.



EN VIDA HERMANO.

Si quieres hacer feliz a alguien que quieres mucho, dícelo hoy, sé bueno...
En vida hermano, en vida.

Si deseas dar una flor, no esperes a que alguien se muera; mándala hoy con amor... En vida hermano, en vida.

Si deseas decir “Te quiero” a la gente de tu casa, y al amigo cerca o lejos...
En vida hermano, en vida.

No esperes a que se muera la gente para quererla y hacerle sentir tu afecto.
En vida hermano, en vida. Tú serás mucho más feliz si aprendes a hacer
felices a todos los que conozcas... En vida hermano, en vida.

Nunca visites panteones, ni llenes tumbas de flores, llena de amor
corazones... En vida hermano, en vida.



SI PUDIERA VIVIR NUEVAMENTE.


Si pudiera vivir nuevamente mi vida, en la próxima trataría de cometer más errores. No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más. Sería mas tonto de lo que he sido; de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad. Sería menos higiénico. Más fácil con todo, mucho más fácil. Correría más riesgos, claro y haría más viajes, contemplaría mas atardeceres, subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares, a donde nunca he ido, comería más helados y menos sopas, tendría más problemas reales y menos imaginarios. Yo fuí de esas personas que vivieron sensata y prolíficamente cada minuto de su vida; claro que tuve momentos de alegría; pero si yo pudiera volver atrás, trataría de tener solo buenos momentos.

Por si no lo sabes, de eso está hecha la vida, solo de momentos; no se pierdan el ahora.

Yo era de esos que nunca iba a ninguna parte sin un termómetro, una bolsa de agua caliente, un paraguas, un paracaídas y muchas otras cosas. Si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano. Si pudiera volver a vivir, comenzaría a andar descalzo a principios de primavera, y seguiría así hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en coches de caballos, contemplaría más amaneceres, jugaría con más niños y recogería más margaritas, si tuviera otra vez la vida por delante.”


(El anterior texto lo atribuyen muchas personas a Jorge Luis Borges; dice Doña Lucila Gonzalez de Chavez que lo ha visto en varios libros firmado por
NADINE STAIR).



ESTUDIA NIÑO.

Es puerta de luz un libro abierto:
Entra por ella niño y de seguro,
que para ti serán en lo futuro,
Dios más visible y su poder más cierto.

El ignorante vive en el desierto
donde es el agua poca, el aire impuro:
Un grano le detiene el pié inseguro;
camina tropezando: Vive muerto.

En ese de tu edad abril florido
recibe el corazón las impresiones
como la cera el toque de las manos;

Estudia, y no serás cuando crecido,
ni el juguete vulgar de las pasiones,
ni el esclavo servil de los tiranos

Elías Calixto Pompa.

CARTA DE UN HIJO.
-A todos los padres del mundo.-


No me des todo lo que pido, a veces solo pido para ver hasta cuanto puedo pedir.
No me grites; te respeto menos cuando lo haces, y me enseñas a gritar a mí también.

No me des siempre órdenes; si me pidieras las cosas, yo las haría más rápido y con más gusto.

Cumple las promesas buenas y malas. Si me prometes un premio, dámelo. Si me hice
merecedor de un castigo prometido, cúmplelo también.

No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana. Si me haces lucir
mejor que los demás, alguien puede sufrir. Si me haces lucir peor, seré yo el que sufra.

No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer. Decide y mantén esa decisión
si tu conciencia te dice que es correcta.

Déjame valerme por mí mismo; si haces todo por mí, nunca podré aprender.

No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti; me haces sentir mal
y perder la Fé en todo lo que dices.

Cuando hago algo malo, procura no exigirme la explicación de por que lo hice; a veces ni yo mismo la sé.

Cuando descubras que te has equivocado en algo, admítelo; crecerá la opinión que yo tengo de ti, y me enseñarás a admitir también mis errores.

Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con la que tratas a tus amigos, porque seamos
tu familia, no quiere decir que no podamos ser amigos también.

Cuando te cuente un problema mío, no me digas:
“No tengo tiempo para bobadas”, “Eso no tiene importancia”. Trata de comprenderme y ayudarme.

Quiéreme y dímelo; a mi me gusta oírtelo decir, aunque no sea necesario.

( anónimo. )



DECÁLOGO DEL FRACASADO.


Nota: Para triunfar hacer lo contrario.


1. Espera sentado la oportunidad.
2. Comenta con todos la buena suerte de los demás
3. No te esfuerces por estudiar
4. Constántemente repite que “los tiempos están muy di fíciles”
5. Recuerda siempre que sin roscas ( padrinos) no se logra nada
6. Confía en tu suerte y aguarda a que vengan mejores tiempos.
7. Piensa que eres muy viejo para aprender o emprender proyectos.
8. Laméntate de lo que no has podido hacer , (inventa disculpas).
9. ..Repite con frecuencia que no tienes dinero ni tiempo para nada.
10. Critica y envidia lo que hacen los demás, te sentirás importante.

(De un libro de Don Aurelio Mejía).



LA ENSEÑANZA DE BUDA.


No temas a las fieras, pero teme al mal amigo. La fiera te destroza el cuerpo, pero el mal amigo hasta el alma.

El necio sufre pensando que su hijo y su riqueza le pertenecen, cuando ni el mismo es suyo,
¿ Como pueden ser de él su hijo y su riqueza?.

Pensar que se es necio siendo sabio, es mejor que pensar que se es sabio siendo necio.

Hay que respetar al que nos indica el error, el mal y las imperfecciones que uno tiene, como al que nos enseña el lugar del tesoro escondido.
Así como la firme roca no se inmuta con el viento, el alma del sabio no se preocupa por la fama y el honor.

Es de más valor vencerse a si mismo, que vencer a otros; es de más valor que vencer a millones en una batalla.

No hacer ningún mal, hacer toda clase de bienes, purificar el alma propia; esta es la enseñanza de Buda.

No sientas apego por las cosas agradables. De lo que te gusta nace la tristeza, el temor y la esclavitud.

Es fácil ver el error ajeno, pero difícil ver los propios. Desparramamos el pecado de los otros a los cuatro vientos, pero ocultamos los propios como el jugador oculta los dados falsos.

No dejes para mañana lo que tienes que hacer hoy, ni tampoco lamentes hoy lo que no quisiste hacer ayer.



LO QUE PUEDE LA EDICIÓN..

Hice un canto Bermudino
Al Cóndor;
Pero estaba en borrador
Y me pareció cochino.

Me lo hicieron publicar
En "El Día,"
Lo leí con alegría,
Y lo encontré regular.

Luego en una colección
De poetas
Lo insertaron con viñetas,
Y dije: es gran producción!
¡Lo que puede la edición!

Mi compadre Isaac Rengifo
Con capote
Andaba; y el monigote
Lo llamaban y el cachifo.

Después compró botas, frac
Y sombrero;
Robar pudo algún dinero,
Y se llamó Don Isaac.

Hizo luego una excursión
Por la Francia;
Vistióse con elegancia,
Y fue Monsieur Renjifon.
¡Lo que puede la edición!

Era Juana una indiecita
De Choachí;
Cargando leña la ví,
Y me pareció bonita.

Vino luego a la famosa
Bogotá,
Depuso el chircate, y ya
Me pareció muy hermosa.

Después tuvo crinolina,
Rico traje,
Y enaguas con fino encaje,
Y me pareció divina.

Mas tarde un buen corazón,
Pedrería
Dióle; y el mundo a porfía
La tributa adoración.
¡Lo que puede la edición!

Si yo, que soy campesino
Rematado,
En vez de estar empastado
En áspero pergamino,

Lo estuviera en tafilete
Con labores,
Y pajaritos y flores,
Y con dorado ribete;

No obstante mi cortedad
Y rudeza,
Pudiera entrar con franqueza
En la buena sociedad.

Y fuera hombre de razón
Y de peso;
Y diputado al Congreso
Me hansa sin ton, ni son,
¡Lo que puede la edición!

Ricardo Carrasquilla.



La hospitalidad soluciona un problema matemático.


Un gesto de hospitalidad y de generosidad ayudó a resolver un caso insoluble de matemáticas. Era un árabe del desierto, que tenía diecisiete camellos y tres hijos: Hasán, Hasín y Hasún. Cuando ya estaba para morir les dijo: «Riqueza suya son los camellos.Cuando yo muera los repartirán así: la mitad para Hasán, la tercera parte para Hasín y la novena parte para Hasún».


Aceptaron a gusto y al día siguiente el padre murió.Se pusieron a deliberar y no había manera de solucionarlo. La mitad de diecisiete eran ocho y medio. ¿Habría que matar un camello y quedarse con la mitad? Y lo mismo pasaba con la tercera y la novena parte. Entonces llegó un beduino montado en un viejo camello, pidiendo hospitalidad. Se la dieron y les ayudó a resolver el problema. Les dio su camello para que se repartieran los dieciocho. Hasán tomó la mitad, nueve; Hasín la tercera parte, seis, y Hasún la novena, dos. 9+6+2=17. Y al día siguiente marchó el beduino con su viejo camello que había sobrado. De la hospitalidad había salido la solución.



P. Justo López Melús.




Un sabiondo en el tren



Un joven universitario se sentó en el tren frente a un señor de edad, que devotamente pasaba las cuentas del rosario.El muchacho, con la arrogancia de los pocos años y la pedantería de la ignorancia, le dice: - “Parece mentira que todavía cree usted en esas antiguallas...”.


“Así es. ¿Tú no?”, le respondió el anciano. “¡Yo! –dice el estudiante lanzando una estrepitosa carcajada–. Créame: tire ese rosario por la ventanilla y aprenda lo que dice la ciencia”. “¿La ciencia? –pregunta el anciano con sorpresa–. No lo entiendo así. ¿Tal vez tú podrías explicármelo?”. “Déme su dirección –replica el muchacho, haciéndose el importante y en tono protector–, que le puedo mandar algunos libros que le podrán ilustrar”. El anciano saca de su cartera una tarjeta de visita y se la alarga al estudiante, que lee asombrado: "Louis Pasteur. Instituto de Investigaciones Científicas de París". El pobre estudiante se sonrojó y no sabía dónde meterse. Se había ofrecido a instruir en la ciencia al que, descubriendo la vacuna antirrábica, había prestado, precisamente con su ciencia, uno de los mayores servicios a la humanidad. Pasteur, el gran sabio que tanto bien hizo a los hombres, no ocultó nunca su fe ni su devoción a la Virgen. Y es que tenía, como sabio, una gran personalidad y se consideraba consciente y responsable de sus convicciones religiosas.


http://www.interrogantes.net/



GREGORIO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ



MEMORIA DEL CULTIVO DEL MAÍZ EN ANTIOQUIA



¡Qué bello es el maíz¡ Más la costumbre
no nos deja admirar su bizarría,
ni agradecer al cielo ese presente,
sólo porque lo da todos los días.



El don primero que con mano larga
Al nuevo mundo el hacedor destina;
El más vistoso pabellón que ondula
De la virgen América en las cimas.


Contemplad una mata. A cada lado
De su caña robusta y amarilla,
Penden sus tiernas hojas arqueadas,
Por el ambiente juguetón mecidas.


Su pie desnudo muestra los anillos
Que a trecho igual sobre sus nudos brillan,
Y racimos de dedos elegantes
En los cuales parece que se empina.


Más distantes las hojas hacia abajo,
Más rectas y agrupadas hacia arriba,
Donde empieza a mostrar tímidamente
Sus blancos tilos la primera espiga.


Semejante a una joven de quince años,
De esbeltas formas y de frente erguida,
Rodeada de alegres compañeras
Rebosando de salud y ansiando dicha.


Forma el viento al mover sus largas hojas,
El rumor de la dulzura indefinida
De los trajes de seda que se rozan
En el baile de bodas de una niña.


Se despliegan al sol y se levantan
Ya doradas, temblando, las espigas,
Que sobresalen cual penachos jaldes
De un escuadrón en las revueltas filas.


Brota el blondo cabello del filote,
Que muellemente al despuntar se inclina;
El manso viento con sus hebras juega
Y cariñoso el sol las tuesta y riza.

La mata el seno suavemente abulta
Donde la tusa aprisionada cría,
Y allí los granos como blancas perlas,
Cuajan envueltos en sus hojas finas.


Los chócolos se ven a cada lado,
Como rubios gemelos que reclinan,
En los costados de su joven madre,
Sus doradas y tiernas cabecitas.


¡Salve, segunda trinidad bendita ¡
¡Salve, frisoles, mazamorra, arepa ¡
Con nombraros no más se siente hambre.
¡No muera yo sin que otra vez os vea ¡


Pero hay ¡gran Dios ¡ algunos petulantes,
Que sólo porque han ido a tierra ajena
Y han comido jamón y carnes crudas,
De su comida y su niñez reniegan.


Y escritores parciales y vendidos
De las papas pregonan la excelencia,
Pretendiendo menguar la mazamorra,
Con la calumnia vil, sin conocerla.


Yo quisiera mirarlos en Antioquia,
Y presentarles la totuma llena,
De mazamorra de esponjados granos,
Más blanco que la leche en que se mezclan;


Que metieran en ella la cuchara,
Y la sacaran del manjar repleta,
Cual isla de marfil que flota en leche,
Como mazorca de nevadas perlas.


Y dejando chorrear el claro
La comieran después, y que dijeran,
Si es que tienen pudor, si con las papas
Alguno habrá que compararla pueda.


¡Oh, comparar con el maíz las papas,
es una atrocidad, una blasfemia ¡
¡Comparar con el rey que se levanta
la ridícula chiza que se entierra ¡


Y ¿qué dirían si frisoles verdes
Con el mote de chócolo comieran,
Y con una tajada de aguacate
Blanda, amarilla, mantecosa, tierna...?


¿Si una postrera de espumosa leche
con arepa de chócolo bebieran,
una arepa dorada envuelta en hojas,
que hay que soplar porque al partirla humea ¿


Y la natilla...! Oh, ¡ la más sabrosa
De todas las comidas de la tierra,
Con aquella dureza tentadora
Con que sus flancos ruborosos tiemblan...


Y tú también la fermentada en tarros,
Remedio del calor, chicha Antioqueña
Y el mote, los tamales, los masatos,
El guarrús, los buñuelos, la conserva.


Y mil y mil manjares deliciosos
Que da el maíz en variedad inmensa
Empero con la papa, la vil papa
¿que cosa puede hacerse ¿ no comerla


A veces el patrón lleva a la roza
A los niños pequeños de la hacienda,
Después de conseguir con mil trabajos
Que conceda la madre la licencia.


Sale la turba gritadora, alegre,
A asistir juguetona a la cogienda,
Con carrieles y jíqueras terciados
Cual los peones los costales llevan.


Quién puede calcular los mil placeres
Que proporciona tan sabrosa fiesta
Amalaya volver a aquellos tiempos,
Amalaya esa edad pura y risueña.


Avaro guarda el corazón del hombre
Esos recuerdos que de niño quedan;
Ese rayo de sol en una cárcel
Es el tesoro de la edad provecta.


También la juventud guarda recuerdos
De placeres sin fin... pero con mezcla
Las memorias campestres de la infancia
Tienen siempre el sabor de la inocencia.


Esos recuerdos con olor de helecho
Son el idilio de la edad primera,
Son la planta parásita del hombre,
Que aún seco el árbol su verdor conservan.


Pero en tanto vosotros pobres socios
De una escuela de artes y de ciencia
Siempre en medio de libros y papeles
Y viviendo en ciudades opulentas.


Nacidos en alcoba empalelada
De una casa sin patios y sin huerta,
Que jamás conocisteis otro árbol
Que el naranjo del patio de la escuela.


Vosotros ¡ay! Cuyos primeros pasos
Se dieron en alfombras y en esteras
Y lo que es más horrible, con botines,
Vosotros que nacisteis con chaqueta.


Vosotros que no os criasteis en camisa
Cruzando montes y saltando cercas,
¡oh, no podéis saber, desventurados,
cúanta es la dicha que un recuerdo encierra ¡


Con cuál, decidme, alegrareis vosotros
De la helada vejez las horas lentas,
Si no tuvisteis perro ni gallinas
Ni disteis muerte a patos ni culebras.


No endulzarán vuestros postreros días
El sabroso balar de las ovejas,
De las vacas el nombre uno por uno,
La imagen del solar, piedra por piedra.


Las sabaletas conservadas vivas
Sirviendo de vivero una batea;
Las moras y guayabas del rastrojo,
El columpio del guamo de la huerta;


La golondrina a la oración volando
Alrededor de las tostadas tejas,
La queja del pichón aprisionado,
La siempre dulce reprensión materna;


La cometa enredada en el papayo,
Los primeros perritos de Marbella...
En fín... vuestra vejez será horrorosa,
Pues no habéis asistido a una cogienda.


Gregorio Gutiérrez González
La Ceja, 1826 - Medellín 1872



Fragmentos del trabajo que como "memoria científica" en verso presentó Gregorio Gutiérrrez González al ser recibido en la Escuela de Ciencias y Arte y que a pesar de las palabras:


" Poco españolas que en mi escrito empleo,
pues como sólo para Antioquia escribo
yo no escribo español sino Antioqueño "