jueves, 27 de marzo de 2014

LA CULPA NO ES DEL PEPINO

Cosas que decimos sin saber por qué.

Usamos más por costumbre que por comprensión una  frase para indicar que algo o alguien no nos interesa ni poquito. Por ejemplo decimos: “Me importa un bledo”, yo pregunto, ¿Qué es un bledo?, ¿será que un bledo es algo tan insignificante que lo ponemos para referenciar esa frase tan despectiva y excluyente? Es más, hasta ahora que me dio por escribir esto yo no tenía idea de lo que era un bledo, y en verdad me importaba un bledo saberlo.

EL BLEDO.
El bledo
Para empezar miremos que es un bledo: m. “Planta rastrera de la familia de las amarantáceas, de unos 30 cm de largo, hojas triangulares de color verde oscuro y flores rojas y pequeñas”. (WordReference.com)

En las áreas urbanas de Baja Verapaz, el bledo puede adquirirse en los mercados, mientras que en las comunidades las familias lo colectan de manera silvestre o lo siembran.
El origen de esta planta es precolombino y, según excavaciones arqueológicas, se han encontrado vestigios de que fue consumido por las civilizaciones que florecieron en Mesoamérica. En Guatemala hacen con él una sopa estupenda.

La nutricionista Rubi Morales comentó que el bledo o amaranto tiene gran cantidad de proteínas, por lo que es recomendable para prevenir la desnutrición. De manera que en realidad es una deliciosa planta comestible y muy deliciosa… nada que ver con la acepción con la que la usamos para esa frase, por lo demás muy injusta con la plantita.
Ahora miremos otro uso de la frase:

ME IMPORTA UN PEPINO

El pepino
Esta vez si todos sabemos de que estamos hablando, de esa hortaliza que es la cuarta más sembrada en el mundo, con grandes propiedades alimenticias, cosméticas y hasta medicinales. Cuando vamos al mercado el pepino reina en los puestos de venta pues tiene una gran demanda.
Vaya a uno a saber a quién se le ocurrió inventar eso de que le importaba un  pepino, vegetariano no sería y además debió odiar al pobre pepino, Tranquilo Don Pepino, nadie es monedita de oro para todos.

ME IMPORTA UN RÁBANO

El rábano
Y siguen los enemigos de los vegetales usándolos para indicar el desprecio. El turno es para el rábano.
Hay ciertas subespecies que reciben nombres vulgares diferentes, por ejemplo, R. sativus var. sativus es el rábano o rabanito y R. sativus var. longipinnatus se conoce, entre otros nombres, como rábano blanco, rábano japonés o daikon. El rábano es un gran alimento, muy apetecido por sus cualidades nutricionales y medicinales, además la planta y sus flores son muy bonitas.

Debido a su alto contenido en agua, los rábanos tienen una baja aportación calórica, unas 16 calorías por cada 100 gramos, es por esto que forma parte de muchas dietas para perder peso.

El rábano supone un gran aporte de vitamina C y una consiguiente una acción antioxidante y beneficiosa para la formación de dientes, huesos, y aumento de los glóbulos rojos.

Asimismo, también destaca un alto contenido en fibra, muy favorable para el sistema digestivo, el tránsito intestinal y también para sentir sensación de saciedad.

En cuanto a los minerales, cabe resaltar la aportación de potasio, idóneo para el sistema nervioso central, y yodo, que regula y permite un correcto funcionamiento de la glándula tiroides permitiendo un sano crecimiento del metabolismo.

Tiene propiedades diuréticas, por lo que ayuda a eliminar piedras y arenillas de los riñones y de la vesícula.
Si deseas leer más artículos parecidos a cuáles son los beneficios del rábano, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Alimentación equilibrada.

El de rábano  jugo permite a una persona absorber mejor sus nutrientes y beneficiarse más rápidamente de sus propiedades curativas. El jugo de rábanos puede ayudar en el tratamiento externo, así como las enfermedades internas. Otra vez se pifió el que creyó que el rábano era una hortaliza despreciable y que importaba un comino… ¿Cómo? ¿Un comino?

EL COMINO

Semillas de comino
Pues el comino tampoco nos es desconocido, El comino es una planta herbácea y especia originaria de la cuenca del Mediterráneo, difundida en la actualidad también por América. El comino tiene un característico sabor amargo y un olor fuerte y dulzón gracias a su alto contenido en aceites. Se asocia a la cocina hindú, por estar presente en el curry y con otras cocinas exóticas (norteafricana, Guatemalteca y en su minoría la mexicana) aunque su uso está muy extendido en España, especialmente en la cocina del sudeste español. Los cominos constituyen el núcleo básico, majados entre los ajos, de los famosos mojos canarios. Es una de las especias más apetecidas para los platos más elegantes.

Es estomacal, carminativo y sedante con efectos parecidos a los del hinojo, anís o alcaravea. Su aceite esencial provoca relajación muscular. Galactogoga se recomienda infusiones para acrecentar la leche en las madres lactantes.
Se parece a la alcaravea.
¿Cómo se le ocurrió a quién sabe quien, quién sabe cuando, hablar tan mal de tan digna planta.

Luego de saber esto no puedo menos que escribir esta entrada para disculparme públicamente por mi grave falta contra tan respetables especies de la naturaleza, desde ahora no usaré mas eso de: Me importa un/bledo/pepino/rábano/comino, para tal fin hay otras frases más apropiadas, como por ejemplo: Me importa un $#”&, aunque de seguro para esa frase no dudo que más temprano que tarde también saldrá otro defensor.